La mujer que vivió el infierno de amar a Picasso

Françoise Gilot confesó haber amado muchísimo a Pablo Picasso pero al artista sólo podía admirársele de lejos, como se mira "a quien se cree Dios".

viernes Picasso conoció a Françoise cuando él tenía 61 años y ella 21. Él estaba en la cumbre de su existencia artística y ella estudiaba Derecho, era artista y escritora. Lo que tenían en común: su amor por el arte y, por supuesto, la belleza de Françoise hizo que el afamado pintor español fijara en ella su siguiente meta, su siguiente mujer-presa-musa. Y fue así como comenzó un amorío entre los dos artistas.

Francoise Gilot picasso

Lo había visto en la dicha y en la furia, sabía cómo actuaba cuando se enamoraba de alguna mujer y cuando más tarde quería olvidarla: las pintaba a todas durante un periodo completo para poder deshacerse de su amor. Su pintura era su catarsis, pero Françoise también pintaba y comprendía cómo funcionaban esas cosas, así que cuando sintió que él ya estaba haciéndole más daño que bien, decidió irse.

Tan sin tapujos es la personalidad de Françoise, que cuando se separó de Picasso y se llevó a sus dos hijos con ella, Claude y Paloma, no tardó en sacar un libro titulado “La vida con Picasso”, en el cual no tuvo miras para señalar con agudeza la percepción completa del artista, una: como un hombre encadenado perpetuamente a su propia inventiva, que no podía dejar de transformar cada idea en una obra de arte, con una energía interminable. Y dos: como una persona profundamente enredada entre amoríos, con poca estabilidad emocional y una cierta malicia y oscuridad para conducirse en el mundo. Por supuesto, Picasso enfureció cuando salió publicado, pero ya era demasiado tarde: Françoise se había deslindado ya de cualquier cosa que la atara a él, de acuerdo con Cultura Colectiva. 

Francoise Gilot inspiracion picasso

“La tragedia de esas otras mujeres es que les complacía que el famoso Picasso las pintara todo el tiempo porque eso las hacía sentirse importantes. Se sentían halagadas, pero estaban atrapadas y vivían a través de él. Pero como yo también soy pintora, ¡creo que eso es una estupidez! Como sabemos perfectamente todos los artistas, aunque Picasso estaba pintando el retrato de una mujer, siempre se trataba de su propio autorretrato. Todas las pinturas de Picasso son un diario de su vida”, consideró en una entrevista que le concedió a la periodista Jane Hawley.

Francoise Gilot vida sin picasso1

La misma Gilot confesó que en verdad amó muchísimo a Pablo Picasso y que en su momento, entregó su vida para amarlo y comprenderlo, pero llegó un punto en el que no fue suficiente; ella también quería ser amada y comprendida, y al artista sólo podía admirársele de lejos, siempre con una barrera invisible de quien se cree Dios.


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|02:02
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|02:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016