Pros y contras de los nuevos créditos hipotecarios

El Banco Central lanzó una nueva modalidad de ahorro y crédito para reactivar el mercado de créditos para cumplir el sueño de la casa propia. En esta nota, ventajas y desventajas en un panorama de inflación crónica.

No es una novedad decir que en el mismo nivel de prioridades y deudas (casi estructurales) para con los argentinos están la salud, la educación y la vivienda propia.

A propósito de este último punto pendiente, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) lanzó una nueva modalidad de ahorro y crédito para reactivar el mercado de crédito. Ahora bien, en un contexto de inflación crónica, ¿cuáles son su ventajas y desventajas?

Primero que nada, baste repasar que, el pasado 7 de abril, el organismo bancario que preside Federico Sturzenegger anunció una serie de instrumentos denominados en Unidades de Vivienda (UVIs). 

El valor inicial de una UVI al 31 de marzo de 2016 equivaldrá a la milésima parte del costo promedio de construcción de un metro cuadrado testigo, basado en las cifras conocidas para inmuebles de diverso tipo en las ciudades de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Salta y zona del Litoral (Santa Fe de la Vera Cruz-Paraná), ponderados por población. Ya que este metro cuadrado testigo se ubica en $14.053, el valor inicial de la UVI será de 14,053 pesos (14 pesos con 53 milésimos).

El valor de la UVI se actualizará diariamente por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), basado en el índice de precios al consumidor. 

El índice de precios al consumidor tiene una altísima correlación con el costo de la construcción, pero sufre menor volatilidad. De este modo, 1000 UVIs alcanzarán aproximadamente para construir 1m2 testigo en cualquier momento futuro. El valor diario de la UVI se publicará en la página web del Banco Central, según se informó en ese mismo sitio.

No obstante, como recuperó Clarín, este plan tiene sus fortalezas y debilidades. 

El primer punto a favor a destacar tiene que ver con la accesibilidad. Para un crédito indexable se necesitan ingresos demostrables menores), la cuota resulta sensiblemente más baja y por eso mismo, el monto al que se puede acceder es mucho más alto (ver infografía). Esto le abre la puerta al crédito para vivienda a familias que hoy ni se pueden asomar a preguntar condiciones a un banco.

Ahora bien, en un escenario de inflación alta y (casi) crónica resulta en contra la cláusula de indexación. Es que bien podría ocurrir que al cabo de un año y luego de pagar 12 cuotas, la deuda sea mayor que al arranque. Además, el deudor tiene que esperar la paritaria salarial anual para que la cuota (que se indexó cada mes) ocupe una porción menor de sus ingresos.

Algunos analistas sostienen, no obstante ello, que alcanzando valores normales de inflación este punto en contra podría, sino resolverse, al menos atenuarse.

El economista Ergasto Riva, especialista y un estudioso en este tipo de productos, aseguró que "la creación de la UVI es fundamental para que en la Argentina vuelva a haber créditos hipotecarios, siendo que éstos son la herramienta fundamental para combatir el creciente déficit habitacional. Lo es, en primer lugar, porque al eliminar el riesgo inflacionario para las partes, acreedor y deudor, las mismas pueden hacer arreglos a mayor plazo y a menor tasa con lo cual la cuota baja y por ende los ingresos requeridos", según informó Gustavo Bazzan para el matutino porteño, Clarín.

Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 22:53
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 22:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No es ser bicho de mal agüero, pero el modelo me hace acordar mucho a la 1050. Quiera Dios que me equivoque.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial