8 artistas que pagaron su rebeldía con la cárcel

Salvador Dalí estuvo 21 días encarcelado por una venganza contra su padre. Conocé este y siete casos más.

 Pintores, escritores, literatos y diferentes figuras artísticas nacieron con un espíritu vibrante y rebelde. Muchos hicieron esa rebeldía parte de sus obras: siempre contestatarias, arriesgadas, listas para atacar. 

A algunos más, las circunstancias los hicieron partícipes de una condena tras las rejas que sin remedio tuvieron que pagar.

David Alfaro Siqueiros

Siqueiros Orozco Rivera

Siqueiros, Orozco, Riveras

David Alfaro Siqueiros fue tal vez el muralista más aguerrido y activo en la política. Encarcelado en siete ocasiones, muchas de ellas se debieron a defender los intereses del pueblo. Luchó en la Guerra Civil Española y participó en la Revolución Mexicana. Fue parte de la huelga estudiantil en la Academia San Carlos y en la de la Escuela al Aire Libre. Fundó el periódico “El Machete” y el 1º de mayo de 1930 fue encarcelado por primera vez. Su carrera como pintor continuó en ascenso y cada vez su técnica pictórica era, igual que él, más rebelde y experimental.

Fundó la Escuela Experimental Siqueiros en Nueva York, donde tenía alumnos como Jackson Pollock, pero más tarde se trasladó nuevamente a México para intentar asesinar a Trotsky. Sin conseguirlo, huyó a Chile para exiliarse y no ser encarcelado, pero años después se vería involucrado nuevamente en una producción artística detrás de las rejas.

El 9 de agosto de 1960, Siqueiros formó parte de una intensa persecución de la que se refugió en la casa de Carrillo Gil. Unos policías lo detuvieron por portar armas, promover la resistencia, proferir injurias y disolución social, puesto que el pintor pertenecía al “Comité de presos políticos y la defensa de las libertades democráticas”. Permaneció encerrado cuatro años y durante su estancia realizó numerosos bocetos. En 1962 el gobierno mexicano le dio una sentencia de ocho años, pero sólo dos después fue indultado.

Dr. Atl

Desde joven, el Dr Atl había tenido espíritu revolucionario; en 1898, mientras se encontraba en Italia, los pobladores se manifestaban contra el alza del pan. La policía los reprimió con severos golpes que dejaron varios muertos y heridos, entre ellos, agitando su sombrero, estaba un joven pintor mexicano de complexión delgada, su barba característica, nariz afilada, ojos profundos y de baja estatura. Huyó a Madrid después de la golpiza propinada, pero su espíritu, aunque decaído, no murió.

Ayudó a reclutar hombres para combatir en los Batallones Rojos, esas tropas que apoyaron al gobierno constitucionalista durante la Revolución. Sirvió al presidente Carranza para derrocar a Álvaro Obregón, lo que le ganó un encarcelamiento después del asesinato de Carranza; sin embargo, el Dr Atl, hábil y lleno de vida, logró escapar y esconderse para terminar como un indigente en La Merced.

Manuel Rodríguez Lozano

Detrás de Manuel Rodríguez Lozano circula una leyenda negra sobre la provocación de la muerte de sus amantes y además, la aprehensión del pintor por robo. Amado por hombres y mujeres, una acusación falsa sobre el hurto de cuadros de Durero lo llevó a la cárcel de Lecumberri durante cinco meses.

Salvador Dalí

Salvador Dalí ingresó a la Prisión Provincial de Girona el 30 de mayo de 1924. El expediente que se abrió decía: “Ingresa de orden del Sr. Gobernador Civil de la provincia a la disposición del gobernador militar de la plaza y con arreglo a la orden de esta autoridad”. Doce días más tarde se ordenó su libertad, sin embargo, en total permaneció 21 días encarcelado porque estuvo incomunicado durante 9 días en una prisión de Figueres. En realidad, no se conocen las causas reales de la detención, pero al parecer fue por una venganza contra su padre. Salió aparentemente pronto de la cárcel, aunque Dalí aseguraba que estuvo encarcelado por tres meses y que la pasó muy bien: “un remedio para aliviar la tensión del espíritu”, decía.

Michelangelo Merisi da Caravaggio

Caravaggio-portada

La rebeldía e ira siempre desbordante del pintor, lo convirtieron en uno de los más pasionales de la historia del arte. De 1599 a 1606 tuvo graves problemas con la justicia gracias a altercados violentos en cada ciudad que pisaba. En 1601, en esa época en la que las disputas de hombres se arreglaban en un duelo con espadas, Caravaggio tuvo que cumplir una condena por herir con su espada al antiguo sargento del castillo de Sant’Angelo, llamado Flavio Canonico. Lo encarcelaron, pero gracias al embajador de Francia, lo liberaron.

Todos intentaban proteger al pintor, quien estaba dotado con gran talento. Sus encarcelamientos y pleitos ocurrían súbitamente a gran ritmo. Intentó asesinar al notario Mariano Pasqualone, quien lo había acusado por convivir con una prostituta que había posado para ser Magdalena y María. Le dio algunos hachazos en la cabeza y huyó a Génova. El notario sobrevivió, pero retiró los cargos y Caravaggio pudo regresar.

Pero cuando Caravaggio, según sus declaraciones, estaba jugando pelota con Ranuccio Tomassoni, empezaron a discutir. Caravaggio lo apuñaló y Tomassoni murió. Le dictaron sentencia de muerte por decapitación y huyó a Roma. Muchas de sus obras más famosas las hizo en este periodo. Se trasladó a Nápoles y le fueron encargadas grandes obras de arte, todos intentaban protegerlo y fue nombrado caballero de Malta. Sin embargo, una pelea con nobles caballeros del lugar, hizo que el Gran Maestre se enterara del delito pasado y lo apresó.

Se refugió en Sicilia pero la orden lo expulsó, se trasladó a Palermo y regresó a Nápoles sólo para ser golpeado casi hasta la desfiguración. El Papa le otorgó el perdón y se dirigió a Porto Ercole para transportarse, pero un nuevo encarcelamiento por un par de días hizo que Caravaggio perdiera su equipaje, el barco y la vida.

Ezra Pound

Ezra Pound

El poeta que escribió más de 70 libros y promovió a otros grandes escritores como James Joyce y T.S. Eliot, estuvo seis meses en el Centro de Entrenamiento Disciplinario de Pisa. El 23 de mayo de 1945, los guardias soldaban una celda con refuerzos. Pound tenía 60 años, mirada de loco y melena pelirroja. Llevaba un libro de Confucio y un diccionario chino. Lo acusaban de traicionar a los Estados Unidos y hacer propaganda fascista en Radio Roma. En esta época fue cuando escribió los “Cantos pisanos”.

Miguel de Unamuno

El escritor y filósofo fue condenado a 16 años en prisión por publicar dos artículos que mostraban cómo se gobernaba el país y le hacían críticas al rey Alfonso XIII: “El archiducado de España” e “Irresponsabilidades”. La Audiencia Provincial de Valencia lo condenó por un delito de lesa Majestad a ocho años por cada uno y una multa impuesta. Fue exiliado en las Islas Canarias. Escapó a Francia y vivió ahí por seis años continuando con sus críticas. El general Miguel Primo de Rivera cayó y Unamuno pudo regresar a la Universidad de Salamanca para después convertirse en rector. Más tarde, el escritor también se enfrentó a Francisco Franco y fue destituido de su cargo.

José Revueltas

José Revueltas es tal vez uno de los escritores más aguerridos de todos los tiempos. Incomprendido y con ideas claras que a muchos no le parecían correctas, estuvo tres veces en las peores cárceles de México. Dos veces en las Islas Marías por participar con trabajadores agrícolas en sus huelgas y más tarde en Lecumberri por ser un líder intelectual del movimiento del 68. Fue expulsado del Partido Comunista Mexicano por señalar su errores y debilidades, sobre todo por la popularidad del estalinismo.

Fuente: Cultura Colectiva.

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:24
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes