Incorporan a chicos a la escuela a fin de año

Se trata de unos 600 jóvenes que han desertado del sistema educativo y son acompañados por el Ministerio de Desarrollo Humano y la DGE para volver a las aulas. No pasarán de año, pero recuperarán los hábitos de estudio y tendrán un lugar en la institución para cursar el próximo ciclo lectivo.

Con el objeto de incentivar y reinsertar a unos 600 jóvenes en estado de vulnerabilidad al sistema educativo el ministerio de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad y la Dirección General de Escuelas está incorporándolos de forma efectiva desde el mes de agosto. Aseguran que no promocionarán al año siguiente, pero sí recuperarán la práctica de estudio para afrontar el próximo ciclo lectivo.

El programa se llama "De la esquina a la escuela" y busca primero incentivarlos mediante actividades culturales y deportivas para luego incorporarlos a alguna escuela en particular.

La ministra de Desarrollo Humano, Silvia Ruggeri explicó que hay unos 600 chicos en estas condiciones, algunos transitando la primera etapa y otros ya en escuelas propiamente dichas.

Explicó que si bien estos alumnos no podrán pasar de año, “es importante que habiendo perdido los hábitos de estar en un aula, en contacto con un docente y en un ejercicio de aprendizaje recuperen la práctica y así garanticemos que en el ciclo lectivo próximo estén cursando”.

Ruggeri, además, dijo que continuarán trabajando con estos chicos durante enero y febrero a través de guías educativos. Actualmente hay 50 guías de este tipo en todo Mendoza, uno por cada 12 alumnos.

Becas para 1.900 alumnos

La ministra agregó, además, que hay unos 1.900 chicos que actualmente reciben una beca de $120 mensuales llamada “Seguro de estudio”. Los destinatarios son aquellos chicos que han salido del sistema inicial en los últimos 12 meses.

Dicho programa viene funcionando desde 2005 y debía terminar en julio, pero lo extendieron a diciembre para garantizar que los alumnos terminen el ciclo lectivo.

Se entregan $80 de bolsillo y los otros $40 quedan en una cuenta bancaria para que al finalizar sus estudios los jóvenes tengan un cierto monto de efectivo para realizar alguna capacitación laboral. Ruggeri aseguró que la idea es “evitar que los chicos entren o salgan del sistema de forma abrupta”.

Este proyecto funciona desde 2005 en el Gran Mendoza y San Rafael, pero piensan expandirlo al resto de la provincia mejorando el sistema de seguimiento.

“No se tuvo en cuenta el modo de supervisar que los alumnos siguieran en la escuela, en eso estamos haciendo hincapié ya que hoy no podemos garantizar que todos los destinatarios hayan terminado la educación básica”, concluyó la ministra.

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 18:12
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 18:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho