Deportes

Los medallistas olímpicos reciben homenajes en el regreso a sus países

Ese fue el caso de equipos que han batido sus marcas de resultados globales, como Gran Bretaña o Corea del Sur, o de otros que han logrado figurar en un buen puesto en el medallero, como Rusia, Holanda, Francia o España.

Las diferentes delegaciones olímpicas fueron abandonando Pekín, tras la clausura el domingo de los Juegos, y muchas de ellas emprendieron viaje de regreso a sus países, donde en varios casos hubo recibimientos triunfales en homenaje a los éxitos deportivos conseguidos.

Ese fue el caso de equipos que han batido sus marcas de resultados globales, como Gran Bretaña o Corea del Sur, o de otros que han logrado figurar en un buen puesto en el medallero, como Rusia, Holanda, Francia o España.

El caso británico adquiere un significado especial, ya que Londres recogió el testigo de Pekín y acogerá la próxima cita, en 2012. La delegación, cuarta del medallero, acumuló diecinueve oros, trece platas y quince bronces.

El ''Team GB'' (Equipo Gran Bretaña) viajó a borde de un Boeing 747 de la compañía British Airways, especialmente dispuesto para la ocasión, con un motivo dorado en la parte delantera, en alusión al material del principal metal olímpico.

El público no podía recibir a los atletas en el aeropuerto londinense, ya que se prefirió que el momento quedara reservado para la prensa y los familiares.

Mucho más popular fue el recibimiento en Seúl para la delegación surcoreana, que ha logrado la mejor actuación de su historia, con 31 metales -trece oros- y siendo séptimos del medallero.

Además de los aficionados congregados en el aeropuerto de Incheon, las calles de la capital fueron una fiesta para recibir a los ''héroes de Pekín'', entre ellos el equipo de béisbol, que ganó el oro tras derrotar a Cuba en la final.

Grupos de aficionados acudieron también al aeropuerto internacional Sheremeylevo para dar la bienvenida a varias de sus estrellas, como la ''zarina de la pértiga'' Yelena Isinbayeva, que revalidó su corona olímpica con un récord del mundo.

El aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle, en las afueras de París, fue el escenario del recibimiento a los deportistas franceses, que cosecharon cuarenta metales, siete de ellos de oro, y quedaron décimos en el medallero.

Entre los deportistas más aclamados destacó en el primer grupo el nadador Alain Bernard, oro en 100 metros libres, plata en relevos 4x100 metros y bronce en 50 metros libres, mientras que por la noche el centro de los aplausos fue el equipo masculino de balonmano, que se colgó el oro tras ganar a Islandia.

Amsterdam fue el epicentro de una auténtica ''marea naranja'' de 25.000 personas, que celebraron el buen papel de su delegación desplazada a Pekín, que finalizó duodécima del medallero final, con siete oros, cinco platas y cuatro bronces.

La fiesta, que llevaba por nombre ''Bienvenidos a casa'', fue retransmitida por televisión y los actos con los deportistas continuarán en los próximos días, incluyendo una audiencia con la reina Beatriz el miércoles.

En el aeropuerto de Madrid-Barajas, que hace apenas unos días fue escenario de un trágico accidente en el que murieron 154 personas, los deportistas españoles que llegaron este lunes fueron recibidos por centenares de aficionados.

Entre los más fotografiados estaba el equipo de básquetbol masculino, que se colgó la plata y puso en serios apuros a Estados Unidos en la final.

Otros países también celebran la actuación de sus medallistas, aunque sus actuaciones globales no les hayan permitido figurar en la élite olímpica.

Un ejemplo de ello es Túnez, que lleva dos días homenajeando al nadador Oussama Mellouli, oro en los 1.500 libres. Este lunes, el deportista fue condecorado por el presidente del país norteafricano, Zine El Abidine Ben Ali, con la insignia de Gran Oficial de la Orden de la República.

En el otro lado de la moneda, los países que han firmado actuaciones decepcionantes también viven la resaca de los Juegos, aunque en su caso con críticas en la prensa y con debates sobre las causas del fracaso y cómo mejorar en el futuro.

En Marruecos, los dos metales conseguidos (plata en maratón de Jawad Gharib, bronce de Hasna Benhassi en 800 metros femeninos) han sabido a poco y la prensa no ha dudado en hablar de "fracaso", lanzando incluso duras críticas a las autoridades deportivas del país.

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, llegó incluso a anunciar una investigación sobre las causas de la pobre actuación, después de que la delegación sólo trajera una medalla de bronce.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|18:10
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|18:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic