Una última canción para el padre Contreras

A través de una serie de actos, que se suceden sin intervalo desde la muerte de Jorge Contreras, el pueblo mendocino acompañó hoy los restos del querido sacerdote. Estuvieron presentes, en todo el periplo entre el velorio y el entierro, el gobernador Celso Jaque y el vicegobernador Cristian Racconto, así como un sinnúmero de figuras del ámbito social y cultural y alrededor de 2.000 personas que manifestaron de esta manera su tristeza frente a la desaparición del cura.

Marcelino Altamirano sintetizó en una frase el sentir popular que se respiraba esta tarde en el entierro del padre Jorge: “Era mi mamá y mi papá”, dijo en la procesión improvisada que tuvo lugar por las calles del Barrio de la Gloria, antes del sepelio.

“Trazó un sendero y demostró que el que se aparta es un traidor, y muchos mamamos eso”, aseguró el líder de la Casita Puente Afectivo. “Lo último sobre lo que hablamos fue sobre la necesidad de que abran nuevos centros de rehabilitación”, comentó Altamirano a MDZ. 

Tarde de sol para el cura de los pobres
La cálida -e inusual- tarde que se vivió hoy en Mendoza, sirvió de escenario para el último adiós al sacerdote, en un ambiente ya cargado con el perfume primaveral de aromos y almendros en el predio de Guaymallén. 

Monseñor José María Arancibia, por su parte, fue el encargado de recibir los restos de Jorge Contreras, en el Parque de Descanso. “Era un hombre muy conocido y apreciado, tanto de laico como de religioso, porque antes que sacerdote fue maestro y profesor de historia”, destacó a MDZ el Arzobispo de Mendoza.

Asimismo recordó que fueron compañeros en el seminario de Loreto de la provincia de Córdoba, donde por casualidad se encontraron cuando Contreras inició sus estudios. “Lo conocí cuando él tenía 30 años y aunque le tocaron años difíciles, siempre fue lúcido, entusiasta, equilibrado y sereno”, observó Arancibia.

“Tenía una clara preferencia por los más necesitados, por eso su tarea en la cárcel y elegir vivir en el barrio de La Gloria y también fue párroco en Lavalle”, dijo y agregando que “es una figura interesante para la gente que se queja de que ya no hay buenos ejemplos: sigue habiendo gente como este padre”.

En el momento en que depositaban los restos del cura de los pobres, los seminaristas le rindieron un sentido homenaje cantando canciones que lo nombraban. Y los presentes aplaudieron, como si nunca nos hubiera dejado.

Opiniones (0)
22 de septiembre de 2017 | 18:53
1
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 18:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'