"Si no hay bengalas, no es un show de Callejeros"

Ahora surge que el grupo habría gastado al menos unos seis mil pesos en pirotecnia para utilizar en un recital que dio en Excursionistas, antes de Cromañón. Se dijo en el juicio que se está llevando a cabo por estos días.

Raúl Villareal, mano  derecha de Omar Chabán, acusó a Callejeros de haber gastado 6.000  pesos en pirotecnia durante un recital ofrecido en el club Excursionistas antes de la tragedia que provocó 194 muertos en Cromañón.

"Si no hay bengalas, no es un show de Callejeros", aseguró Villareal que le dijo en una oportunidad Diego Argañaraz, ex manager de la banda, según surge de una declaración prestada por el primero en febrero de 2005 que fue leída esta tarde durante el juicio oral que se realiza por el incendio de diciembre de 2004.

"Yo siempre les decía que dejen las bengalas, que se iban a matar. Edu (por el baterista Eduardo Vázquez) me decía que no podía respirar, pero una vez Diego me contó que la banda había gastado seis mil pesos en pirotecnia en Excursionistas porque si no había bengalas no era un show de Callejeros", se recordó hoy.

De la lectura de la indagatoria, también surgen serias contradicciones de los careos de Villareal con Argañaraz y Lorenzo "Lolo" Bussi, sindicado tras la tragedia como jefe de seguridad de Callejeros, quien estuvo detenido y procesado en la causa, pero luego fue desvinculado.

Villareal aseguró que Cromañón no tenía seguridad propia, sino que estaba a cargo de cada banda y que la noche de la tragedia el grupo había contratado 30 personas porque estaba previsto realizar un cacheo minucioso para evitar el ingreso de pirotecnia.

Incluso recordó que si Chabán "veía irregularidades, le decía a Lolo", porque era el jefe de seguridad de la banda y que creía que le atribuían ese rol a él porque "confundían respeto y trayectoria con mandamás".

Bussi, en cambio, declaró en su momento que "Raúl estaba a cargo de la seguridad", que era quien daba todas las órdenes y que "hacía pasar gente sin revisar".

A esto, Argañaraz agregó que "Villareal hacía pasar gente a cambio de dinero y eso lo sabían todas las bandas" y que también se encargaba de los cacheos: "Mi madre fue cacheada por usted", le achacó durante un careo.
 
Sobre el supuesto pago de coimas al subcomisario Carlos Díaz, ex segundo jefe de la seccional séptima, Argañaraz dijo que Villareal le pedía plata para ese fin, mientras que éste negó haberlo hecho alguna vez y dijo que el policía entraba de vez en cuando al local para ver cómo estaba todo.

Villareal, cuyo rostro se vio reflejado casi toda la lectura en las pantallas de la sala, sólo se emocionó y se refregó los ojos cuando se leyó cómo participó de las tareas de rescate de las víctimas.

"Entré tres veces a sacar chicos, esos mismos que siempre había cuidado, pero después por el humo y mi sobrepeso no pude más (...) Intenté abrir la puerta de emergencia, pero estaba cerrada con alambre, entonces busqué una manguera y le empecé a tirar agua a la gente. Después me acordé que había una puerta en el primer piso y fui con los bomberos, que hicieron un agujero en la pared y rescataron a algunos por ahí", declaró.

Para sorpresa de algunos padres, Villareal sostuvo que "Cromañón era un lugar seguro en el que había material ignífugo, si no, yo no hubiera trabajado allí".
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 10:43
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 10:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial