Así vas a ser cuando seas viejo

Para todos los nacidos entre los 80 y los 90 les dejamos una nota sobre cómo va a ser su vida cuando osean abuelos.

 ¿Alguna vez te pusiste a pensar que tarde o temprano vas a llegar a la tercera edad? ¿Imaginas ese momento en el que te das cuenta de que pasó toda tu vida y ya estás en la recta final? Las canas, sinónimo de sabiduría y experiencia, arrugas que demuestran que la vida pasa y te deja marcas en la piel y una familia repleta de hijos y nietos que vienen los domingos a visitarte y a alegrarte la tarde. Toda la figura de un abuelito tierno y cariñoso, eso es lo que estamos acostumbrados a ver, pero la realidad es que nosotros, la actual generación nacida entre finales de los 80 y comienzos de los 90, vamos a tener un futuro totalmente diferente (o al menos eso es lo que quiero pensar). Hay puntos en que nosotros, como abuelos, vamos a disfrutar mucho más que ahora. He aquí cómo va a ser tu vida cuando seas viejo:

Redes sociales

1

Si hay algo que va a cambiar cuando te vuelvas un geronte va a ser la manera de manejar las redes sociales, más allá de las nuevas que puedan llegar a existir y el bullying que pueden llegar a hacernos nuestros nietos por usar tan arcaicas redes, lo que pasaría seria más o menos lo siguiente:

Estados de Facebook: vas a darte cuenta de que ya estas viejo cuando vos o tus amigos empiecen a cambiar los tipos de publicaciones que hacías cuando joven, entonces ahora en vez de publicar “Que nervios hoy rindo un final, un paso más cerca de recibirme” tu publicación va a ser más o menos: “Que nervios hoy me sacan el penúltimo diente, un paso más cerca de la prótesis completa”, y así toda la sarta de cuestiones que nos preocupan ahora, con el paso del tiempo van a cambiar completamente:

“Realmente te extraño y necesito verte” - “Realmente extraño ver”

“Hoy por fin cumplí la meta de correr 10k” - “ Hoy por fin pude cumplir la meta y abrir la puerta del baño”

“¡¡¡Que buena gira!!! 2 días completos de pura fiesta y borrachera espero que se repita” - “Menos mal que me soltaron al segundo día, este olor a hospital ya me tiene cansado”

“¿Alguien para ir a tomarse una birra?” - “¿Alguien con ganas de ir a hacer fila al pami?”

“ ¡Aaay le puso mg a mi estado que hermoso que es! ¡Lo amo lo amoooo!” - “¡Aaay por fin el doctor me dio la receta para la crema de las hemorroides! Lo amo, lo amooo!”

Y no te descuides con el face abierto y te lo agarre algún amigo y te ponga estados como: “Otra vez me pishe en la cama”, “ Soy un viejo gay”, “Hace tiempo que cargo un muerto” y cuestiones así

Conversaciones de whatsapp: Todos esos grupos en los que estás ahora que hablan de minitas, vagos, se pasan porno, hablan de cómo llevan sus carreras, donde conseguir yerba barata, van a transformarse en conversaciones sobre velorios, cremas para que no se te paspe la entrepierna, dónde conseguir Corega Plus más barato, pañales en oferta y las nuevas pastillas azules que salieron al mercado para darle una alegría a la vieja. Las historias de tu amigo que pegó minita y estuvo dos días en Potrerillos disfrutando del paisaje, a lo que vos prestas tu ojos a leer cada detalle que te cuenta, va a transformase en cómo pudo hacer para recuperar su cabello natural explicándote paso a paso cada etapa del tratamiento, etc., lo único que no va a cambiar es que van a seguir mandando el negro con la chota gigante…

Fotos de Instagram: seguramente vas a seguir boludeando con las selfies en todo momento aunque las fotos en el baño y en pantalones súper cortitos frente al espejo no van a seguir garpando como antes ¿Te imaginas que tu abuela suba una foto en bikini a Instagram con el Hashtag #CuantoMeDasDel1al10??? Bueno tus nietos tampoco lo imaginan, ¡No hagas esas cosas! Las fotos a los variados platos de comida que te hace tu vieja en la semana van a cambiar por fotos al mismo puré sin sabor que tenés que comer porque hiciste pelota el hígado por tanto Fernet, birras y asados durante años, la foto de los cuadritos de la panza va a cambiar por la verruga que tenés en la espalda y vas a explicar por qué cada día aparece con un color distinto al del día anterior, después de todo tomar sol a las 3 de la tarde no era bueno ¿viste?

Salidas

2

Antes te encantaba salir de gira a la San Martin sur, a algún bolichón careta o al Santo y si eras del palo rockero no te perdías ningún toque de bandas locales en donde te descontrolabas pogueando y repartiendo piñas por doquier, ¿Te imaginás seguir haciendo esas cosas de viejo? Un recital de bandas hardcore con todos los viejitos de pantalones cortos, saltando, pateando, tirándose con dentaduras, piernas ortopédicas, bastones. Ni hablar de las minas que iban al Santo y se ponían locas con el tema: “mueva el toto to to to to to to ta”, y ahí las vas a ver, tratando de mover lo poco que le queda de cadera con algún tema de El Wachon jr. o Maldito Peke'son, con el mismo corrector de ojos que usan ahora, solo que en vez de mapaches, parecerían pandas con sífilis. Las noches de jugar al PES en la Play van a seguir siendo tan intensas como las de ahora, pero eso sí, vas a tener que parar el partido cada dos minutos porque tu mejor amigo tiene incontinencia urinaria, de esa manera los torneos no van a durar una sola noche, van a durar un mes y los partidos serán de una fecha por fin de semana. El típico “¿Cuándo nos vemos?” No podrá postergarse tanto, no sabes si al Rulo le puede dar un ataque cuando llegue a su casa, así que te vas a dar cuenta que el tiempo para las amistades es necesario.

Moda

1

Los viejitos de ahora se visten a la moda de sus años... pantalones arriba del ombligo, camisas metidas adentro, calzoncillos largos, boinitas, pullovers escotes en V, zapatos lustrados... todo lo que en su juventud era cool. ¿Te imaginas cómo va a ser la moda cuando seas viejo? Cortes de pelo rapado a los costados pero blancos, tatuajes desgastados por todo el cuerpo, agujeros de piercing del pasado agrandados al máximo. Las nonas con aros en la lengua y remeras que dejen ver una pancita arrugada y pálida. Los lelos de chupín, zapatos en punta, camisas ajustadas y barbas poderosas. Un bacanal de moda.

Conversaciones con los nietos

2

Esta es creo yo la mejor parte de ser viejo, cuando hablas con tus abuelos ellos siempre te cuentan de cómo antes la sociedad era mejor, que a los bailes las chicas iban con las madres, que como transformo la ciudad la llegada de los supermercados, etc., etc., etc., ¿Te imaginas tus charlas con tus nietos?: “Yo cuando era pibe así como vos tenía una banda, ¡No te das una idea! Todas las noches en pedo, olor a porro por todas partes, una resaca gigante al otro día”, “En mis tiempos la sociedad era igual que ahora, teníamos que votar a un pelotudo cada cuatro años y bueno, la mecha después era quejarse y prender fuego todo”, “Y mirá te estoy diciendo que el mejor juego de rol de la historia era el Assassins Creed, no me contradigas”, ”¿Sabes que era lindo?, tocar culos en el baile y echarle la culpa al de atrás tuyo”,“-Tata, ¿vos como conociste a la nona? –¡Uhh ameo no sabé! Yo fui re pistolón a Picasso y la vi moviendo la burra entangada mal… Entonce le digo: Che, ¡Que manzana! Y me dice: al toke perro, bue de ahí no juimo a un telo y zaplá quedó del bombo así que nació el Richar, tu viejo”, o tu amiga que sabes que es re trola ya de abuela hablando con su nieta: “Yo a los 17 tenia mas pibes a mis pies que Racing de títulos, la clave era tragarla”,

Imaginarse la vida de viejo te da letra para pensar y hablar una bocha, pero hablar una bocha es cosa de viejos así que habrá que esperar a llegar a esa edad para seguir hablando boludeces que a nadie le importan pero que al menos por el hecho de ser viejo fingen interés.

Escrito por Emanuel "Sonrisas" Pérez para la sección:

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 18:32
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 18:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"