(Re)descifrando a Monteagudo

Marcos Rosenzvaig reinterpreta en su nueva novela a uno de los héroes revolucionarios más controversiales e injustamente olvidados.

Las revoluciones americanas de la primera mitad del siglo XIX tuvieron a numerosos héroes que aportaron sus conocimientos y fuerzas a las causas independentistas, pero muchos de ellos hoy permanecen en la memoria colectiva de los pueblos como simples personajes secundarios cuyos nombres solo recordamos gracias a la geografía. Sin embargo, existe uno que sigue causando, a casi 200 años de su muerte, controversias historiográficas con la misma fuerza que tenía su personalidad: Bernardo Monteagudo.

Monteagudo. Anatomía de una revolución libro

Monteagudo. Anatomía de una revolución (Alfaguara), del tucumano Marcos Rosenzvaig, rescata la figura del controversial revolucionario comprovinciano y, desde la ficción, revaloriza los pensamientos, reflexiones y la personalidad de este héroe de la independencia, más allá de las polémicas que aún lo circundan, como su dudoso origen materno o los verdaderos motivos de su muerte.

El hilo narrativo se basa en el diálogo que Monteagudo mantiene durante una noche con el médico forense Pascasio Romero, quien examina sus restos óseos en la sede de la morgue bonaerense en 1917, más de 90 años después de la violenta muerte de Monteagudo en Lima a causa de una presunta conspiración irresuelta. El propio doctor tomará apuntes de esa plática en su diario personal. Esta charla, abundante en lenguaje surrealista y estilizada por influencias dantescas, genera diversos contrapuntos que llevan a indagaciones profundas que, en ciertos puntos, logran trascender a los personajes.

A pesar de que no efectúa una reconstrucción fidedigna de la historia, Rosenzvaig toma muchos elementos históricos reales, tanto de Monteagudo como de la autopsia que se le practicó casi un siglo después, y crea una narración que, además de visibilizar la vida y obra del revolucionario, se introduce en hondas reflexiones sobre la muerte, el amor, los prejuicios, ideales y las guerras de independencia hispanoamericanas, entre otras. Por otro lado, la influencia teatral, muy presente en las obras literarias del autor, se destaca en el ritmo y los diálogos entre Monteagudo y el doctor Romero.

En resumen, Monteagudo explora, a través de la literatura ficcionada bajo la mirada de un peculiar forense y de los huesos del difunto, las historias de un revolucionario tucumano que volcó todo su ser en la causa independentista de América, incluso mucho más allá de la muerte.

Nicolás Munilla

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|14:59
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|14:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes