Deportes

China manipuló el clima para evitar lluvia en la clausura

Las autoridades de Beijing utilizaron el lanzamiento de cohetes con productos químicos para evitar que la lluvia arruine la fiesta de finalización de los Juegos Olímpicos.

Para ello, ocho aviones cargados de químicos despegaron de una base en la ciudad de Zhangjiakou, en la provincia de Hebei (que rodea Pekín).

Al mismo tiempo, desde Pekín, la cercana ciudad de Tianjin y otros puntos de la provincia de Hebei se lanzaron nueve tandas de cohetes (241 en total) con químicos con el mismo cometido, informó este lunes la agencia oficial china Xinhua.

La vistosa ceremonia de ayer se celebró sin que la lluvia desluciera la fiesta, aunque con una fuerte humedad y calor, similares a los que hubo en la apertura, el pasado 8 de agosto.

En la inauguración, Pekín no informó de si utilizó químicos o no para frenar las precipitaciones.

Pekín asegura que ya puede provocar lluvia artificial en un tercio de su territorio, una técnica que según los grupos ecologistas no es peligrosa ni contaminante pero hace que las autoridades olviden afrontar los problemas medioambientales de China.

Los químicos utilizados suelen ser diatomita (una sustancia secante) para frenar la lluvia, o yoduro de plata si lo que se desea es acelerar la llegada de precipitaciones.
En Imágenes