7 cosas que odiamos que nos pasen en Whatsapp

Si bien el mundo de las comunicaciones crece día a día, también evolucionan las formas en las que nos rompen los huevos y nos enojamos. Mirá.

doble-check-whatsapp 


Es sensacional cómo han crecido los métodos de comunicación en estos últimos años.


Es realmente increíble pensar como antes todo el mundo tenía un teléfono fijo en su casa con el cual se comunicaba con toda la familia, como antes también, para poder hacer un envió o dar un mensaje a una persona lejana había que pasar por todo el sistema de correo, incluso es increíble pensar que algún ancestro de las palomas que están todo el día cagando el centro pudo haber sido en su momento una gran paloma mensajera.

Impresionante, majestuoso, fantástico, maravilloso.

Ah re Virginia Lago.

En fin, hoy en día, gracias a la presencia de los celulares, computadoras, Ipads y cualquier otra cosa que te podas imaginar que sea cuadrada y tenga pantalla hemos crecido tanto que tenemos medios de comunicación por doquier, y con el auge de las redes sociales hemos podido crear un mundo de gente totalmente conectada.

Entre este mar de programas y sitios que nos ayudaron a poder compartir y estar más juntos (Emails, Outlook, Facebook, Messenger, Poringa, etc.) hubo uno que desde el primer día que lo usamos se gano nuestro corazón. El WhatsApp.

La gente mendocina empezó a usar Whatsapp hace aproximadamente 2 o 3 años, algunos porque querían probar la nueva aplicación de la que tanto se hablaba en Internet, otros porque querían tener una interfaz para mensajería más cómoda.

Pero la gran mayoría, lo comenzó a usar desde el momento en que le dijeron “Mira, con esta cosa podes mandar mensajes gratis”.

Y como sabemos que no damos más de ratas sudacas tercermundistas y nos alejamos todo lo posible del tridente de empresas berretas de celulares del país, al escuchar que podíamos mandar mensajes sin la necesidad de pagar le entramos a la aplicación como Mirtha Legrand a la inmortalidad.

Pero como saben bien, toda maravilla del mundo tiene sus falencias. Y en WhatsApp, esas falencias toman la forma de situaciones molestas, dolorosas y vergonzosas en nuestras conversaciones.

Acá te contamos cuales son las 7 cosas que odiamos que nos sucedan en el gran WhatsApp:

QUE NOS CLAVEN EL VISTO

Cuenta la leyenda, que hace mucho tiempo podías hacerte olímpicamente el boludo/a en tus conversaciones, sin consecuencias mayores. Pero no fue hasta que la nación de Facebook atacó y le metió un voleo en el orto a la privacidad colocando el “Visto” cada vez que leias lo que la otra persona ponía.

Y por alguna razón horrible del universo, esa maldita doble tilde llego al WhatsApp solo para demostrarle a todo el mundo lo mierda que podemos ser.

En un principio, nos dolía que nos clavaran el visto personas en las que teníamos un interés especial o una relación de camaradería importante (amigos, chongas, salientes) pero ahora, nos hemos sensibilizado tanto a ver ese doble tilde azul que ya no nos importa quién nos clava el visto, duelen siempre.

No se ustedes, pero yo ya llegue hasta tal punto de histeriqueo que hasta los vistos de mi vieja me molestan.


 

QUE NOS CLAVEN EL VISTO EN UN GRUPO

“Che muchachos pinta asadito después del doparti???”

“Chicas, miren que bonita duerme la Lola en el sillón!”

“Para mí el vestido era azul y negro”

La brutalidad con la que estos mensajes fueron ignorados en sus respectivos grupos, les dejó a las personas que los mandaron severos traumas psicológicos y una marca en el alma que no se podrá borrar nunca…. TE CLAVARON UN VISTO GRUPAL.

Como saben bien, si duele que una persona te pase por alto, imagínate que es lo que se siente que ese forro doble tilde azul se te aparezca en un comentario en un chat que compartís con 33 personas más. Es el descanso definitivo.

El visto grupal es un mal que no se le desea a nadie, ni en joda. Hasta la parca es mejor opción que tal vergüenza.

QUE 2 GENIOS SE PONGAN A HABLAR SOLOS EN UN GRUPO

Nunca faltan esas 2 personas bien hijas de puta, que se quedan charlando solas entre ellas en un grupo.

Mientras vos estas comiéndote las uñas, esperando la respuesta a un mensaje que le mandaste más temprano a esa mina o a ese vago que tanto te gusta, estos 2 seres se ponen a discutir y a comentar entre ellos todos los acontecimientos de la humanidad habidos y por haber.

Y vos terminas siendo el iluso/a que se come todos los amagues por las notificaciones.

No importa si son 2 amigos discutiendo por los partidos del fin de semana o 2 amigas viendo que se van a poner a la noche, lo que importa es que se merecen una breve pero no menos importante patada en la nuca. Hablen en privado, densos del orto.

CUANDO LO ABRIS DESPUÉS DE UN TIEMPO LARGO

Si queres arrancarte el brazo de una manera práctica, también lo podes hacer con WhatsApp.

Basta con que dejes cerrada la aplicación por unos 30 días y la abras con la mano bien sujetada al teléfono. Si las miles de notificaciones que entran no hacen que tu dispositivo explote y te haga volar el miembro superior por el aire, sos una persona con mucha suerte.

Ahora, hablando en serio, me parece un perno que el celular se te muera cuando queres abrir la aplicación después de unos cuantos días.

Y ni hablar si no tenes un dispositivo de última generación, el móvil se traba, no reacciona, no se puede ni siquiera apagar y en ese momento en cierta forma deseas que te hubiera volado el brazo en un principio.

Por ahí terminabas siendo candidato a presidente, que se yo.

LOS AUDIOS

Como saben, para aquellas personas que no se les da bien la escritura, siempre pueden comunicarse con los archiconocidos audios.

No es mala idea tirar un audio de vez en cuando. El problema esta cuando todos lo de la conversación están demasiado vagos como para escribir y discuten a razón de 80 audios por minuto. Y obviamente, no son audios cortos.

Al ver eso, acto seguido, tiras el celular por la ventana y le preguntas a tu dios porque hizo al mendocino promedio tan pajero.

CUANDO TE CAMBIAN EL ESTADO (Y TE ENTERAS UN MES DESPUES)


  Todos tenemos un amigo bien pillo que sabe la contraseña de nuestro teléfono y no duda en hacer travesuras si se lo dejas a mano.

Así que si este forro tiene la idea de cambiarte tu estado de WhatsApp y lo hace, probablemente tenga resultados espectaculares, debido a que no te vas a enterar nunca de que lo hizo.

Como no podes ver tu estado, a menos que te metas a la opción para cambiarlo, no te va a caer la ficha de que te violaron brutalmente la reputación mientras vos hablabas alegremente con tu saliente y familiares.

La tía Pocha que me hablo para Navidad todavía me pregunta de qué se trataban esos “trabajitos” que andaba ofreciendo…

LOS VIDEOS Y LAS IMÁGENES QUE MANDAN INDISCRIMINADAMENTE

Estaba un día sentado en una reunión de compañeros, cuando en un momento me aburrí de la conversación y me puse a ver las imágenes y videos que habían mandado mis amigos a nuestro grupo.

Revise las imágenes y no vi nada nuevo. Entonces, empecé a revisar los videos y abrí uno que encontré que no me pareció haber visto antes.

En ese momento pensé muy rápidamente que lo habían mandado mi grupo de amigos donde somos casi 20 vagos. Después me acorde que la tecla de sonido de mi celular se había trabado y estaba siempre al máximo. Y por último es obvio decir que ya el video estaba apretado y mi futuro sentenciado.

Bueno chicos, demás está decir que tuve que salir corriendo de la casa para evitar que todo el mundo tuviera que escuchar a todo volumen los gemidos de uno de los tantos videos porno que mis cumpas suelen mandar al grupo.

No zafe, sépanlo, quede como alto pajero. Algunos de mis compañeros hasta el día de hoy me siguen diciendo Rey Manopla.

Todo gracias a los “capos” que suelen mandar este tipo de cosas a sus amigos.

Y así como hay gente tarada que se pasa el día mandando imágenes y videos desubicados a todos sus contactos, también están esas personas oligofrénicas que te mandan foto y videíto de cualquier pelotudez que ven y te llenan de notificiaciones.

“Hay miren chicos mi perro cuando pone esta cara se re parece a Scooby-Doo!”

Querida, ¿porque no se van vos y tu perro en la maquina del misterio a la re putisima madre que los pario?

Quiero creer que la tecnología sirve para algo más que pasar fotos chotas de animales, vestidos que cambian de color y pornografía. Pero WhatsApp nos comprueba nuevamente que no somos seres inteligentes, y que realmente nunca lo fuimos.

¿Y a ustedes? ¿Qué les jode del “Wazzap”?

Agradecimientos especiales a mi amigo Curi Bertarini que me ayudo a idear la nota. Sos crack, hermano.

Como siempre, perdón por el lenguaje fuerte y cuyano, y si les gusto la nota los invito a clickear el botón “Seguir" que aparece más abajo.

Hasta la próxima.

Opiniones (0)
21 de octubre de 2017 | 17:44
1
ERROR
21 de octubre de 2017 | 17:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"