Deportes

Argentina repitió el medallero de Atenas 2004, pero siguen las dudas

La delegación nacional se fue de Beijing con un total de seis medallas: dos de oro y cuatro de bronce, algo previsible para un país que tradicionalmente dista de ser una potencia olímpica. No es un éxito, pero tampoco un fracaso. En todo caso, aprobó con lo justo.

Lionel Messi, Emanuel Ginóbili, las Leonas del hockey y el yatchting cumplieron con lo suyo. El ciclismo y el judo dieron más de lo esperado. El resto de la delegación argentina en los Juegos Olímpicos tuvo un paso en general intrascendente y más no se podía pedir, salvo quizás a  David Nalbandian, quien llegó como siete del mundo y fue eliminado en tercera ronda.

Los Juegos Olímpicos de Beijing le depararon a la Argentina dos medallas de oro y cuatro de bronce, algo que estaba dentro de lo esperado para un país que tradicionalmente dista de ser una potencia olímpica.

De los 302 oros que se pusieron en juego en Beijing 2008, los argentinos conquistaron los del fútbol masculino y la prueba Madison de ciclismo, en la que triunfaron Juan Curuchet y Walter Pérez.

Los cuatro bronces se repartieron entre los seleccionados de hockey sobre césped femenino y de básquet, los velistas Carlos Espínola y Santiago Lange, y la judoca Paula Pareto.

Es el mismo resultado que en Atenas 2004, que en su momento fue considerada la mejor actuación argentina en medio siglo, al haberse quebrado una racha de 52 años sin medallas de oro, desde Helsinki 1952.

Histórico

Vista desde los números, la actuación de Argentina en Beijing 2008 es muy meritoria. Las seis medallas, junto a las de Atenas 2004, suponen la mejor cosecha de los últimos 60 años.

Hay que retroceder hasta Londres 1948, cuando los argentinos ganaron tres oros, tres platas y un bronce, siete en total, para encontrar una producción más numerosa.

En el medio quedaron auténticos desiertos: Argentina no ganó medallas en Montreal 1976 y Los Ángeles 1984, por lo que, sumado al boicot realizado en Moscú 1980, hubo largos años sin ningún podio.

En Seúl 1988, la tenista Gabriela Sabatini (plata) y la selección de voleibol masculino (bronce) le dieron al país las alegrías que no conseguía desde Munich 1972, cuando Alberto Demiddi ganó plata en remo.

Ninguna de las medallas de Barcelona 1992 (una), Atlanta 1996 (tres) y Sydney 2000 (cuatro) fueron doradas, por lo que la racha sin subir a lo más alto del podio recién se rompió en Atenas 2004 con el fútbol y el básquet.

La delegación argentina culminó en el puesto 34º del medallero y mejoró así cuatro posiciones respecto de su actuación de hace cuatro años, aunque totalizó la misma cantidad de preseas.

Del resto de Latinoamérica, sólo Brasil (tres de oro, 15 en total) y Cuba (dos doradas sobre 13) se ubicaron por encima de los argentinos. Debajo quedaron otras referencias regionales, como México (dos de oro y una bronce), Colombia (una de plata y una bronce) y Venezuela (un bronce).

Siguen los interrogantes

Pero pese a la buena cosecha en números, Argentina no despejó en Beijing la idea generalizada de que sus éxitos se deben al talento de sus deportistas profesionales, y no a una política organizada de Estado.

El tenis, el remero Santiago ‘Pollo’ Fernández, la judoka Daniela Krukower y la nadadora Georgina Bardach no rindieron como se esperaba y expresaron las máximas decepciones de la labor nacional en estos Juegos.

Además, los muy pobres resultados en natación y atletismo, más allá de algunas excepciones como las del nadador Juan Martín Pereyra y el atleta Javier Carriqueo, significaron un golpe duro. La gimnasia ni siquiera se clasificó.

El oro del fútbol no tiene relación directa con la secretaría de Deportes del Gobierno argentino. Curuchet y Pérez tampoco forman parte de ninguna estructura estatal.

Los jugadores del básquet son súper profesionales. Lange y Espínola se mueven en un mundo aparte, ayudados por patrocinadores privados. Y el bronce de Pareto fue interpretado como una sorpresa.

En cambio, las chicas de hockey, una generación irrepetible, sí reciben el apoyo de la secretaría de Deportes: un millón de pesos por año (330.000 dólares, aproximadamente).

"A nosotros, el Estado argentino nos ayuda mucho", dijo su entrenador, Gabriel Minadeo.

No todos piensan como él, pese al buen medallero en Beijing.

Las medallas y diplomas

Con Diego Maradona como principal fanático, el equipo de fútbol dirigido por Sergio Batista en el banco y Juan Román Riquelme en el campo, cumplió con todas las expectativas y se subió nuevamente a lo más alto del podio, con Messi como figura descollante y Di María como revelación.

El rendimiento del conjunto ‘albiceleste’ fue de menor a mayor e incluyó una goleada en semifinales nada menos que ante Brasil, antes de vencer en la final por 1-0 a Nigeria, del que se tomó revancha de aquella caída en Atlanta ’96.

Además, el mediocampista Javier Mascherano se convirtió en el único deportista de la historia de nuestro país que consiguió dos medallas de oro en Juegos Olímpicos: Atenas 2004 y Beijing 2008.

Juan Esteban Curuchet brindó una estupenda lección de perseverancia y convicción deportiva, al adjudicarse la medalla de oro en la prueba Americana de ciclismo, a los 47 años, en su sexta participación olímpica, récord absoluto de presencias entre los atletas de nuestro país.

El marplatense coronó con un primer puesto su última competencia internacional, junto a su compañero de equipo, Walter Pérez, a pocos meses de su retiro definitivo de la actividad.

En tanto, la joven judoca Paula Pareto cosechó el bronce en su primera experiencia olímpica, en la categoría de menos de 48 kilogramos, y se convirtió –tal como Curuchet-, en la primera medallista argentina de la historia de su deporte.

Lo de ‘Camau’ Espínola y Lange, en el yachting, fue distinto. El velerista correntino sumó su cuarta presea consecutiva en sus cinco participaciones olímpicas y se consagró como el deportista nacional con más medallas de la historia.

De esta forma, la dupla de la clase Tornado repitió su logro de Atenas 2004, aunque aquí lo disfrutó de manera especial, debido a las dificultades que debió superar, como la utilización de un barco muleto, por haber sido chocado el otro a un mes del inicio de los Juegos.

‘Las Leonas’ vivieron también aquí una jornada muy emotiva cuando conquistaron el bronce ante Alemania, ya que varias de sus jugadoras cerraron un exitoso ciclo olímpico. Fue además el adiós definitivo de su capitana y símbolo, Magdalena Aicega.

Del mismo modo, la ‘Generación Dorada’ del básquetbol argentino brilló en Beijing, donde comenzó con una derrota ante Lituania y luego se tomó revancha del mismo rival en el partido por el tercer puesto, pese a no haber podido contar con ‘Manu’ Ginóbili, lesionado en la semifinal ante Estados Unidos.

Figuras como ‘Chapu’ Nocioni, Scola, Oberto, Delfino y Prigioni emocionaron por su entrega y coraje, ya que varios arrastraron lesiones durante todo el certamen y, sin embargo, lograron subirse al podio nuevamente.

Los diplomas olímpicos fueron para la ciclista María Gabriela Díaz, quien fue quinta en la final del BMX, una especialidad que debutó en estos Juegos Olímpicos, la taekwondista Vanina Sánchez Berón, séptima en la categoría de hasta 67 kilogramos, y Julio Alsogaray, debutante en la clase Laser del yachting.

Las decepciones

Por su parte, el atletismo volvió a demostrar las enormes distancias que separan a la Argentina de las potencias mundiales, aunque hubo rendimientos individuales que merecen ser destacados, como el del mediofondista Javier Carriqueo, quien quedó cerca de la final de los 1.500 metros.

Beijing marcó el retiro internacional de la mejor garrochista argentina de la historia, Alejandra García, finalista en Atenas 2004, pero que aquí no pudo superar los 4,15 metros, y el debut del atleta más joven de la historia de nuestro país, el marchista Juan Manuel Cano, de sólo 20 años.

En cuanto a los rendimientos más bajos, el tenis, con figuras como Nalbandian, Cañas, Calleri y Mónaco, estuvo lejos de lo que se esperaba. Apenas uno solo llegó hasta la tercera ronda, Nalbandian, pero allí sucumbió ante el francés Monfils.

La natación estuvo muy lejos de las figuras internacionales, aunque la mayoría de los resultados eran previsibles, excepto el caso de Georgina Bardach, quien cumplió una pobre labor y ni siquiera se presentó a competir en su última prueba.

Su coterráneo José Meolans, ex campeón mundial de los 50 y 100 metros libres en pileta corta, se retiró aquí del seleccionado argentino y dejará la actividad completamente en enero de 2009.

En judo, la máxima decepción fue Daniela Krukower, quien había llegado como la portadora de las máximas ilusiones y se fue con sólo un triunfo y dos derrotas, a las que le sumó una enérgica protesta contra los árbitros del certamen.

Finalmente, el remero Santiago ‘Pollo’ Fernández tampoco obtuvo los resultados deseados, ya que se había preparado para intentar llegar a lo más alto del podio y ni siquiera pudo acceder a las semifinales del single scull masculino.
Opiniones (4)
10 de Diciembre de 2016|14:21
5
ERROR
10 de Diciembre de 2016|14:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. si ustedes se fijan es la mejor ubicacion que tenemos en el medallero desde antes de seul 1988...en seul, barcelona, atlanta y sidney...no habiamos obtenido ninguna medalla de oro...aunque en estas olimpiadas se esperaba mas de nuestros deportistas...venimos en crecimiento...tambien cabe destacar que los ultimos 5 dias de las olimpiadas para arentina no fueron malos...estando muy cerca de conseguir una medalla en el bmx y consiguiendo mas medallas para nuestro pais...en conclusion nuestro pais no nos dejo muy conformes en estos juegos...pero viene en crecimiento
    4
  2. Por Favor!!!! No tiren a los deportitas abajo, o acaso no saben que la mayoría de ellos, salvo los que juegan profesionalmente no reciben ayuda por parte del país como en otros lugares, los fondos para deportistas olímpicos en Argentina no existen, es obvio que no es lo mismo entrenarse como Roky Balboa teniendo enfrente a deportistas que son realmente profesionales. Acá los deportistas salen de su trabajo y se van a entrenar para dentro de 4 años estar cortando clavos para saber si pueden viajar o no, si van a conseguir la suma que necesitan para hacerlo.
    3
  3. a los redactorees de MDzol, potencia olimpica de que???? somos unos mediocres y nada mas, no sean exitistas!! salimos 34 en el medallero...
    2
  4. EL ARGENTINO ES EXITISTA , PERO MAS ALLA DEL FUTBOL , BASQUET , TENIS Y ALGUN OTRO DEPORTE EN Q SUS DEPORTISTAS GANAN MILLONES , LOS DEMAS NO RECIBEN AYUDA O LA AYUDA ES INSUFICIENTE LOS DE ATLETISMO , LOS JUDOCAS , LOS CICLISTAS , LOS PESISTAS, LOS DE NATACION Y LOS DEMAS DEPORTES NO PUEDEN FINANCIARSE COMPETENCIAS INTERNACIONALES Y VIAJAR AL EXTERIOR Y TENER EL ROCE CON DEPORTISTAS INTERNACIONALES PARA OBTENER MEJORES RESULTADOS NADIE SE FIJA EN ESO , SOLO SE FIJAN EN LAS OCAS MEDALLAS Q GANAMOS , PERO NO SE PREGUNTAN Q HIZO EL PAIS CON ESOS DEPORTISTAS LOS 4 AÑOS EN Q SE PREPARARON PARA LAS OLIMPIADAS
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic