El lado femenino del emperador misógino

Rumores exetndidos de la historia apuntan contra Carlos V, aunque historiadores descubrieron otra realidad.

Rumores extendidos a lo largo de la historia apuntan a que Carlos V era un hombre misógino, con aversión hacia el género femenino. "Nada más lejos de la realidad", afirma Amudena Artega, la autora de Por amor al emperador.

Una novela histórica que da voz a todas las mujeres que acompañaron y amaron al monarca hasta el último de sus días. Porque sin ellas "el emperador hubiera sido otro hombre".

La primera aparición corresponde a su tía Margarita, la mujer que le transmitió a un joven de 16 años el destino que le esperaba: ser el gobernador de un imperio en el que nunca se pondrían sol.

Las largas ausencias de su enloquecida madre, a la que la autora sólo dedica un capítulo, y la prematura muerte de su padre, harán además que la educación de Carlos, de doble cara flamenca y española, recaiga directamente en su tía Margarita.

"Él debió de tener siempre en la cabeza esas ideas contradictorias entre la mujer que más admiró, Margarita de Austria, una mujer poderosa que gobernó Flandes en mundo que no era de mujeres" y Juana, una madre recluida en una torre con miedo a liderar cualquier territorio.

A su vera también estuvieron sus hermanas, aunque fue separado de ellas en muchas ocasiones, y su mujer Isabel de Portugal, prima carnal con la que estuvo casado 13 años, "creo que le fue fiel en todo su matrimonio", declara Almudena. 

Isabel además siempre mostró una entereza que le hizo valerse de las tareas del monarca cuando este realizaba sus prolongados viajes por el resto de sus territorios. Las infidelidades estaban a la orden del día y excluyendo el tiempo que duró su matrimonio, Carlos V tuvo tiempo para muchas amantes y bastardos. 

De ellos sobresalen dos: Juan de Austria y Margarita de Parma, y si cabe destacar a una mujer entre todas ellas es Bárbara Blomberg, "la último pasión del emperador".

Lo más difícil para mí ha sido perfilar a tantas mujeres distintas en primera persona", afirma Almudena. Tras una enorme tarea de documentación a través de cartas, escritos y ensayos, la novela avanza cronológicamente según el ritmo y la visión de cada una de las mujeres más importantes para Carlos V según el momento de su vida.

Otorgándoles una voz única a cada una de ellas, Almudena de Artega consigue sacar a relucir la feminidad del monarca. "No hay novela negra, es historia pura y dura pero contada con mucha pasión y sentimientos". "Un hombre misógino nunca hubiera delegado sus territorios en las mujeres que le rodearon, tal y como hizo". Es por ello que Almudena se atreve a afirmar que "si hubiera podido, Carlos hubiera delegado su imperio en una mujer".

Fuente: Diario El Mundo. elmundo.es

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|13:37
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016