Deportes

Menchov es el máximo favorito para quedarse con la Vuelta a España

Menchov es el gran y claro favorito para proclamarse vencedor en Madrid si no sufre una hecatombe en las 11 etapas que restan. Lo admiten todos sus rivales, aunque no faltan los mensajes optimistas, como el de Sastre, que invita a los aficionados "a que sigan pegados al televisor porque habrá sorpresas".

La Vuelta a España repuso fuerzas en Oropesa del Mar (Castellón) con el ruso Denis Menchov como líder indiscutible de una prueba en la que los españoles no han cumplido las expectativas iniciales y tan solo Carlos Sastre, cuarto a 3.02, mantiene esperanzas de alcanzar el podio, todo con el comentario de fondo de la batalla que libran Alejandro Valverde y la UCI.

Menchov es el gran y claro favorito para proclamarse vencedor en Madrid si no sufre una hecatombe en las 11 etapas que restan. Lo admiten todos sus rivales, aunque no faltan los mensajes optimistas, como el de Sastre, que invita a los aficionados "a que sigan pegados al televisor porque habrá sorpresas".

Por moral que no falte, aunque la general se manifiesta como la prueba del algodón. Menchov, ganador en Arcalís y segundo en Cerler, ha sido el único de los favoritos que ha demostrado tal condición y mira a todos sus rivales a partir de los dos minutos, a su compatriota Efinkin y al australiano Evans, por ejemplo, segundo y tercero en el podio provisional.

Después de los fuegos de artificio en los Lagos, con el liderato ficticio de Efinkin, la cronometrada de Zaragoza de 52 kilómetros, en aquella desértica autopista entre Cariñena y la capital maña, desmontó las ilusiones de nombres de mucho peso en el cartel. Y marcó la Vuelta para siempre. Sastre, Samuel Sánchez y Oscar Pereiro salieron escaldados, Menchov tomó impulso.

Los Pirineos no causaron destrozos insalvables, pero Menchov dio sendos golpes de autoridad que le permitieron llegar a la jornada de descanso como líder sólido. Óscar Freire, con tres triunfos de etapa antes de marcharse, ha salvado de momento el pabellón español, en el que el veterano Ezequiel Mosquera (Karpin) se ha colado como revelación como quinto en la general.

Queda la segunda parte de la Vuelta, 11 etapas en las que habrá recorrido suficiente para todo, si hay fuerzas. La idea de la organización de poner etapas tan selectivas hasta la primera mitad, tres llegada en alto y una contrarreloj larga, se ha convertido en un peligro de eliminar cualquier tipo de interés hasta Madrid, aspecto peligroso para una prueba que no vive los mejores momentos de su historia.

Al menos, el primer objetivo del director, Víctor Cordero, antes de la prueba, de vivir una Vuelta sin escándalos, se está cumpliendo. El dopaje, a tocar madera, no está siendo protagonista en la ronda española, pero la UCI ya se está encargando de que se mantenga el suspense de la participación de Alejandro Valverde en el Mundial de Stuttgart, una semana después del final de la Vuelta.

La Vuelta está siendo salpicada por el pulso que libran la Federación Internacional y el doble subcampeón del mundo, a riesgo de convertirse el tema estrella como no se animen las cosas en la carretera. No le faltarán recursos a la UCI para caldear el ambiente a medida que la carrera se acerque a Madrid.

Los equipos hubieron de trasladarse por carretera desde Andorra a Oropesa del Mar, unos 450 kilómetros en la jornada de descanso que a nadie le hizo la menor gracia. Los corredores llegaron a mediodía y salieron a entrenarse alrededor de 2 ó 3 horas.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|17:39
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|17:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016