Viajes al exterior: ¿qué hacer con el dinero local sobrante?

Antes de subir al avión, unas originales terminales de autoservicio permiten depositar monedas y billetes que ya no se usarán y transformarlos en crédito virtual. Mirá en qué consiste y sus beneficios.

Al final de un viaje siempre sobra dinero y uno termina comprando pavadas que no necesita en el aeropuerto. Ese resto de dinero local no tendrá ninguna utilidad una vez puestos los pies en Argentina. Muchos fantasean con realizar colección de monedas y billetes o peor guardarlos de recuerdo por si alguna vez vuelvo a ese país. Algo que tal vez ocurra pero no creo recordemos dónde dejamos el dinero. Para canjear cash por dinero virtual nacieron las Travelers Box.

Del rublo al yen, de la corona sueca a los pesos uruguayos y del florín de las Antillas al sol peruano, un par de viajeros adelantados se preocuparon, en 2010, por la importancia numérica que a veces cobra este dinero acopiado ociosamente tras un viaje al exterior, y por eso inventaron en 2012 un sistema novedoso que no tardará en arribar a estas latitudes: unas maquinitas que se llaman TravelersBox (www.travelersbox.com/es). ¿Su función? Transforman el dinero cash en dinero virtual.

La idea fue pensada para que el viajero se desprenda -a tiempo- del efectivo que ya no usará en su tierra, y pueda convertirlo, en un par de pasos sencillos, en crédito virtual, disponible para distintos fines.

La operación puede hacerse justo antes de subir al avión, ya que las TravelersBox son unas terminales de autoservicio distribuidas en varios aeropuertos del mundo. Es sencillo: sin mucho preludio, la máquina se traga las monedas y billetes y los convierte a dinero “online”, según distintos formatos a elegir por el usuario.

Es que el programa permite escoger entre hacer una donación o acreditarlo en una cuenta de iTunes, PayPal, Skype o Visa, entre otros, generar gift cards (tarjetas de regalo) en marcas como Gap, por ejemplo, o vales de crédito para locales Starbucks, Carrefour o Auchan.

Travelers box


Cualquier propuesta suena mejor que acumular monedas en el frasco de casa o perderlas. Y en todos los casos, el dinero se acreditará a partir de las 48 horas de realizada la operación. Por supuesto tiene un costo. Se cobra una comisión de entre el 3 y 10 por ciento del monto depositado, según el fin elegido, es decir, qué se hará con el dinero.

Innovador en su rubro, el sistema se distingue de las casas de cambio tradicionales por ofrecer la chance de inmaterializar lo material, o sea, convertir monedas y billetes en crédito virtual variado. Existen unas máquinas similares en destinos de Canadá, el Reino Unido e Irlanda (por ejemplo, la cadena Coinstar), donde es posible depositar monedas y obtener, a cambio, tarjetas de regalo, o, en cambio, hacer de una tarjeta de regalo que no se utilizará, dinero en efectivo.

Pero la novedad de las Travelers Box es que están pensadas para el viajero: sus terminales de aeropuertos de Turquía aceptan liras turcas, dólares, euros y rublos de Rusia; en la República de Georgia, euros y laris (la moneda local); en Italia, euros, dólares y dólares canadienses; en Filipinas, pesos locales y dólares; y en Israel, dólares, euros, libras del Reino Unido y liras turcas.

Travelers box2


Lógicamente, el objetivo primordial de la compañía es ampliar sus horizontes, reproducirse en otros aeropuertos, como ocurrirá pronto en Japón e India. Además, representantes de Travelers Box aseguraron que a comienzos de diciembre ya habrá “kioscos” en Toronto, Canadá, y que esperan llegar a Brasil. Argentina, Chile, México y Perú son otros destinos en carpeta. Y en Estados Unidos se pondría una máquina de prueba en algún momento de la primera mitad de este año. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
1 de Octubre de 2016|01:49
1
ERROR
1 de Octubre de 2016|01:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"