Deportes

Ciclismo: levantada la suspensión por doping, Richeze vuelve a correr

El argentino Maximiliano Richeze retornará mañana a competir oficialmente, para el equipo italiano CSF Navigare, en la Copa Bernocchi que se disputa en Milán, luego que la Unión Ciclista Argentina le levantara la suspensión por doping que le impuso en mayo pasado.

"La verdad tengo que reconocer que estoy muy nervioso, como en mis primeras carreras", agregó el velocista, que suma 7 victorias como profesional.

El ciclista argentino Maximiliano Richeze, quien había sido suspendido por un doping positivo antes del Giro de Italia en mayo pasado, volverá a correr mañana ya que le fue levantada la sanción tras comprobarse que los aminoácidos naturales que él consumía estaban contaminados.

"Ya está, ya pasó esta pesadilla. La semana pasada me llegó la resolución de Argentina y mañana vuelvo a correr. Quedó demostrado que fue involuntario el consumo de esa sustancia porque estaban contaminados los aminoácidos naturales que yo tomaba y que estaban aprobados por el ministerio de salud", señaló Richeze a Télam.

La Comisión Antidoping de la Unión Ciclista Argentina, una vez analizadas todas las pruebas que confirmaban la contaminación de los productos, resolvió levantarle la inhibición impuesta el 14 de mayo aunque aplicándole una advertencia con reprensión al corredor.

De esta manera, Richeze, de 25 años, fue habilitado para volver a competir y mañana se presentará en la Copa Bernocchi en la ciudad italiana de Milán, representando a su equipo profesional CSF Navigare, en el que también competirán su hermano Mauro y el marplatense Rubén Bongiorno.

"La verdad tengo que reconocer que estoy muy nervioso, como en mis primeras carreras. Tengo mucha ansiedad por volver a competir, hace más de tres meses que no lo hago, así que espero que todo salga bien", agregó el velocista, que suma 7 victorias como profesional.

Richeze dio positivo de la sustancia estanozolol en un control realizado el 11 de abril pasado tras su victoria en el Circuito de la Sarthe, en Francia, y por ese motivo, fue excluido el 9 de mayo del Giro de Italia, justo un día antes de su comienzo.

Sin embargo, el 25 de junio, el propio corredor aseguró que un laboratorio italiano confirmó que eran los aminoácidos naturales que consumía los que estaban contaminados, y con esos resultados presentó una apelación a la sanción de la Unión Ciclista Argentina.

En consecuencia, la Comisión Antidoping de la entidad que rige el ciclismo argentino estudió el caso minuciosamente y finalmente decidió levantarle la inhibición aplicándole una advertencia con reprensión y permitiéndole, por lo tanto, volver a correr.
En Imágenes