Polémica: ¿Los conquistadores no aniquilaron a los aborígenes?

Un estudio asegura que la casi exterminación de la población originaria de América ocurrió 100 años después de las primeras exploraciones europeas.

Hasta un 90% de la población indígena de América dejó de existir tras la llegada de los conquistadores. Pese a que la leyenda popular establece que estos primeros europeos fueron los que portaron las enfermedades que diezmaron a los pueblos nativos, entre los científicos existe un fuerte debate al respecto.

Un nuevo estudio sin precedentes indaga en la suerte de los indios pueblo en el actual Estado de Nuevo México, EE.UU., una de las regiones más densamente pobladas antes de la llegada de los conquistadores, llegando a la conclusión de que la extinción de hasta el 87% de su población fue "rápida e irrevocable", si bien no habría estado unida a la llegada de los primeros europeos en el continente.

Según el estudio, las muertes masivas supuestamente debidas a epidemias de viruela, tifus y sarampión, entre otras enfermedades, empezaron a registrarse en la región 100 años después de la llegada de primeros europeos. Y la probable explicación es que no fueron los esporádicos conquistadores, sino los misioneros católicos que llegaron después en masa y establecieron los primeros asentamientos europeos en esta región los que trajeron consigo las enfermedades, escribió la revista Science.

Aparte de los datos sobre despoblación, los autores del estudio investigaron también otros sobre el crecimiento de nuevos bosques que se produjo tras la extinción masiva de la gente, y sobre fuegos forestales entre 1492 y 1900.

Esn este sentido, los investigadores han descubierto que a partir de 1640 la región, antes densamente poblada, experimentó un incremento de la frecuencia y escala de los fuegos en los bosques, lo que indicaría un aumento de los mismos, que crecieron rápidamente tras la despoblación, que empezó unos 10 años antes. Ahora la región está cubierta con bosques que dificultan los estudios y protegen los sitios arqueológicos.

El estudio sin precedentes, publicado por la revista PNAS, combina métodos arqueológicos tradicionales como la dendrocronología con las últimas tecnologías, tales como radares láseres Lidar, así como estudios de documentos coloniales de la provincia Jemez donde vivieron los indios pueblo.

Fuente: RT


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó5/10
Opiniones (2)
5 de Diciembre de 2016|13:43
3
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. EXCELENTE MAURO !!!
    2
  2. El problema de la colonización hay que enfocarlo desde dos puntos de vista diferentes; en primer lugar, las enfermedades: "El procurador Juan de Villegas y Guevara el 26/2/1687 se presenta ante el Cabildo de Mendoza, con una petición en la que dice que le han llegado noticias hace algunos días, que en las provincias del norte se ha desatado una epidemia de viruela; y que algunas personas que la han tenido vienen a la ciudad. Guevara solicita que no se permita el ingreso, sin que primero se los derive a una zona alejada de la ciudad, por espacio de 40 días; y que la ropa que traigan se queme o se ponga al viento durante ese tiempo, para que el aire las purifique; ya que en esta forma se estila y es costumbre en España. Guevara aduce que el problema es grave y cita una crónica sufrida por el gobernador Cortéz (Hernán), cuando Tlascala Panfico de Narvaez (conquistador enviado por el Gobernador de Cuba para luchar contra Cortéz) en su expedición llevó a un "negro infeccionado" (afroamericano infectado) y que a la postre mató a 2 millones de personas en el Reino de México. Es por ello que, el Cabildo le ordena al alguacil mayor Francisco Nuñez de Villoldo que notifique a todas las personas que vienen del Tucumán y Río de la Plata con carretas y ropas, que no entren a la ciudad y que paren en el río (Desaguadero) por un tiempo prudencial de 40 días para evitar el contagio. La petición es recibida por el alcalde Juan de Molina Vasconcelos, y son testigos de la misma, Miguel Bustos y Pedro Gómez Pardo. (Actas Capitulares de Mendoza - Tomo 4 - Hoja 208). En segundo lugar, la esclavitud: "a fines de 1550, Francisco de Villagra y su expedición conformada por Alonso de Reinoso, Baltasar Méndez, Bartolomé de Arenas, Cristóbal Varela, Diego de Maldonado, Diego Cano, Diego de Frías, Diego de Herrera, el vicario Luis Bonifacio, Miguel de Velasco y Avendaño, Martín Hernández, Pedro de Avendaño, Sancho García y otros; se hacen del control de Cuyo a partir de un enfrentamiento con nuestros queridos huarpes es el que es abatido Huchiquimi y otros aborígenes en la zona de Taitanquen (hoy El Bermejo, Guaymallén. Fuente: Archivo General de la Provincia de Mendoza, Epoca Colonial, Carpeta 8, 1593 - 1720). Llegado Villagra a Chile y anoticiado el gobernador Pedro de Valdivia de los descubrimientos realizados, hace merced a Juan de Cuevas en noviembre de 1552 de la encomienda (tribu o grupo) de aborígenes del valle de Mahuelturata (Uspallata, Las Heras) de los caciques Ilchuna, Nicha, Cachino, Equilima y Coinincha; con todos sus indios y sujetos, los que son esclavizados y comienzan a cruzar a Chile para trabajar en los viñedos que posee Cuevas en la zona del valle de Aconcagua; además, Cuevas recibe encomiendas en el valle de Huantata, conformada por el cacique Tabalque y sus tierras (Area Fundacional - Ciudad de Mendoza) y por el cacique Callaupacatapa y sus tierras en las Lagunas de Huanacache (Archivo Nacional de Chile, Archivo de la Real Audiencia). A partir de allí nuestros queridos huarpes fueron sometidos: "... y mandaron que ninguna persona de ningún estado y condición que sea hosado de sacar ni tomar ni quitar ninguna agua de dicha acequia para cosa alguna, sino fuere para el dicho efecto so pena al que lo contrario hiciere, si fuere español 4 $ y si fuere indio se le den 100 azotes públicamente." (Actas Capitulares de Mendoza, Tomo I - Hoja 138). Por ley del año 1620, la encomienda de aborígenes para que sea legal y conforme a derecho, debe primeramente ser publicada en edictos por si alguien se opone y las reclama para si; y en segundo lugar, deben tener confirmación real a partir del título público y la toma de posesión, siendo rubricado el acto por un Escribano Público y de Cabildo en cuerpo presente. Para el que no cumpla con tal disposición deberá restituirlas y devolver el dinero ganado por el tiempo que las "explotó" y ceder al Ayuntamiento, los beneficios que obtuvo a partir de la toma de posesión ilegal de la misma. En otro documento, "a pedido del Fiscal y en defensa de los naturales de la Provincia de Cuyo y de la ciudad de La Rioja, solicita al Tribunal una querella penal contra el capitán Juan de la Guardia; que, con otros y poco temor de Dios, se llevó del Valle Fértil (San Juan) y se fue a la ciudad de La Rioja, y en ella y en la estancia del maestre de campo Pedro de Velazco, se llevó una gran cantidad de indios e indias y los cautivó estando de paz y sin haberse alzado y rebelado, y los llevó a la ciudad de San Juan en donde públicamente los ha vendido como esclavos, motivo por el cual el 21/4/1633, se dicta sentencia por los ilícitos cometidos. Cinco días después, en Santiago de Chile, se ordena que no salgan de la Provincia de Cuyo los indios de la encomienda de Pedro de Zárate Bello: Pedro (soltero), Crespo de 40 años, Miguel de 40 años y soltero, Pablito de 12 años y tartamudo, Pedro Moreno de 14 años y Alonso cabezón de 40 años; además, se extiende la orden para la encomienda de Pedro de Videla: Pablo casado con Angelina, Juan casado con María y sus hijos Jerónimo de 11 años, Lázaro de 20 años y soltero, y, Juan de 20 años y soltero" (Archivo Nacional de Chile, Archivo de Reales Provisiones, 54). Según las Leyes de Indias con fecha 26/12/1639 según las Leyes de Indias, los aborígenes de Cuyo deben pagar 12 $ anuales por adoctrinamiento. Las autoridades eclesiástica solicitan al obispado que la suma se eleve a 18 $ ya que cuando se dictó la ley habían más indios de los que hay en la actualidad. En el Cabildo de Santiago de Chile el 3/3/1643, se trató de la Ordenanza Real que dispone que los indios de Mendoza, San Juan y San Luis, donde quiera que estén, deben pagar ocho pesos con ocho reales (8,8 $) de tributo, de los cuales, 5,5 $ serán para el encomendero (patrón o dueño), 1,5 $ para la doctrina (orden religiosa que los evangeliza) y 0,5 $ para el Corregidor y Protector de Naturales respectivamente" (Archivo Nacional de Chile, Actas Capitulares del Cabildo de Santiago, 1643). Según otro documento del 28/5/1652, el procurador Pedro Gómez recibe la noticia que se ha desatado una epidemia de viruela y sarampión en Tucumán y Buenos Aires, y otra en San Juan de la Frontera de chabalongo y tabardillo. La autoridades del Cabildo de Mendoza nombran al alcalde de la santa hermandad, Manuel Rodriguez de Ocampo, para que controle el ingreso de carretas y si encuentra algún infectado que lo deporte a 6 leguas de la ciudad, bajo pena de multa pecuniaria si es español y si es negro, mulato o indio se le den 200 azotes y se le quite el pelo (Actas Capitulares de Mendoza, Tomo 3, Hoja 19). En otro documento en el cual tampoco se les permitía producir en provecho propio y con fecha 11/3/1656 "por ordenanza del Cabildo de Mendoza, se le ordena al alcalde de la santa hermandad Alonso de Coria Bohorquez, que visite los ranchos de los indios donde se hace pitarrilla (vinos de mala calidad o mosto dulce antes de fermentar), y se los derrame y quiebre los vasos (vasijas llamadas pitarras) donde se hallaran, y se le aplique el castigo correspondiente (Actas Capitulares de Mendoza, Tomo 3, Hoja 88). En otro documento del 27/11/1661, "se presenta Francisco Chirino de Posada ante las autoridades del Cabildo de Mendoza, para reclamar la encomienda de indios que había dejado vacante su difunto primo Marcos del Toro Mazote, ya que, había quedado a cargo de sus sobrinos y cargado de hijos. La encomienda estaba compuesta por: Lorenzo Quinvangala y 15 súbditos. El 24/4/1662, el corregidor Juan de Roa hace entrega de la misma" (Archivo Nacional de Chile, Archivo de la Real Audiencia, 481). En otro documento del Cabildo de Mendoza del 18/10/1681 "se propone que ni indio, ni negro, ni español, y de cualquier estado que sea, corte ni mande cortar los sauces de la acequia del Tajamar, por haberse puesto para reparo de esta ciudad (sombra), bajo pena de 10 $ de multa para los españoles, y a los indios y negros a 50 azotes; y que se fije un auto en la parte más pública de esta ciudad para que todos se anoticien. Firman el acta correspondiente; los alcaldes, Francisco Chirinos de Posadas y Pedro de Trilles; los regidores, Gregorio de Arce Lucero y Alonso de Coria Bohorquez; y el alguacil mayor Francisco Nuñez de Villoldo" (Actas Capitulares de Mendoza, Tomo 4, Hoja 154). En otro documento "Andrés Antonio Moyano, vecino de la Ciudad de Mendoza, dice que el día 5/3/1767, como a las siete de la noche, mientras se velaba el cuerpo de su tía Josefa Corbalán, en la Iglesia de Santo Domingo, y aprovechando que la casa estaba sola, Nicolás y Francisco Corbalán, hijos del Maestre de Campo Francisco Corbalán, con gente armada, le substrajeron de ella siete esclavos de la dicha Josefa. El Alcalde Ordinario de Mendoza, por auto de 7/4/1767, manda restituir los esclavos a Andrés Antonio Moyano, como heredero de Josefa Corbalán, para que se pongan en depósito, mientras se averigua el verdadero dueño de ellos. Notificado Moyano reclama de nulidad del depósito y no firma el recibo correspondiente. Francisco Corbalán, dice que siendo todavía soltero le prestó a su hermana Josefa Corbalán una negra, que es la que ha procreado los siete negros de que tomó posesión y que se han depositado. Andrés Antonio Moyano, dice que la esclava en referencia se la dio Francisco Corbalán a su hermana Josefa a cuenta de su legítima. Francisco Corbalán, replica que, siendo mozo, y gracias a la protección de su hermano Juan Corbalán, pudo trabajar en carretas y entonces compró dos negras en Buenos Aires, una de las cuales, llamada Petrona se la prestó a su hermana Josefa Corbalán, a fin de que la enseñase; que esta Petrona es madre de tres hijos, Ana, María e Hilardo, la primera madre a su vez de Miguel y la segunda de José. María, Clara y Prudencia; que por haber salido Hilario muy malo, lo vendió, quedándose todos los demás en casa de Josefa Corbalán que los quería, por haber vivido Petrona con ella treinta y seis años, motivo por el cual no se los quitó. María Corbalán, hermana de Josefa, dice que las esclavas las compró Francisco con dinero de la sucesión y si a aquél lo llamaban amo los negros, era por correr con la casa de la dicha Josefa. La Real Audiencia en sentencia fechada en Santiago a 14/3/1772, falla que los esclavos pertenecían a Francisco Corbalán" (Archivo Nacional de Chile, Archivo de la Real Audiencia, 1643). Hay miles de documentos que confirman los dichos, pero cierro con las palabras del papa Francisco en el discurso del 10/7/2015 en Santa Cruz de la Sierra (visita a Bolivia): "Y aquí quiero detenerme en un tema importante. Porque alguno podrá decir, con derecho, que «cuando el Papa habla del colonialismo se olvida de ciertas acciones de la Iglesia». Les digo, con pesar: se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios. Lo han reconocido mis antecesores, lo ha dicho el CELAM El Consejo Episcopal Latinoamericano y también quiero decirlo. Al igual que San Juan Pablo II pido que la Iglesia y cito lo que dijo Él «se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos». Y quiero decirles, quiero ser muy claro, como lo fue San Juan Pablo II: pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América ..." Para finalizar: "si le quitas la libertad a un ser humano en nombre de Dios, él será un esclavo y tú serás el patrón; si la justicia divina existe, él será libre en el paraíso y tú serás condenado al infierno por pecador". Saludos.-
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016