Las adicciones transforman el cerebro

Una investigación reveló que determinados consumos excesivos provocan cambios en los circuitos cerebrales.

Un nuevo experimento en roedores ha permitido a científicos estadounidenses detallar hasta qué punto y de qué manera los malos hábitos cambian la fisiología humana. Una vez adquirida una adicción, esta deja en ciertos circuitos del cerebro una huella duradera que obliga a las personas, y también a los animales, a responder a sus ansias.

Los fisiólogos de la Universidad de Duke, en el estado estadounidense de Carolina del Norte, entrenaron a ratones de laboratorio sanos para que ingirieran azúcar hasta desarrollar un hábito de consumo e incluso adicciones de diversa intensidad. Para acceder al dulce los pequeños animales tenían que apretar una palanca, una destreza que adquirían con rapidez.

No todos los ratones resultaron receptivos, pero los que se engancharon con pequeñas dosis de azúcar mantenían presionada la palanca incluso después de que les retiraran el suministro de azúcar. Posteriormente, el equipo analizó la actividad eléctrica en los cerebros de ambos grupos de animales.

En particular, los científicos se mostraron interesados por los ganglios basales, una compleja red de circunvoluciones situada en la sustancia blanca central de los hemisferios cerebrales. Los fisiólogos saben que esta área es responsable de las acciones motoras, los comportamientos compulsivos y las adicciones, entre ellas las creadas por las drogas. Dos tipos principales de caminos en su interior conducen a mensajes opuestos: 'adelante' y 'párate'.

Un nuevo método de etiquetado utilizado en Duke permitió a los investigadores medir la actividad a través de docenas de neuronas simultáneamente en el mismo animal. El equipo observó que en los ratones 'golosos' la vía que induce a la acción se activaba antes que la de parar, mientras que en los cerebros de los 'no adictos' la señal de parada precedió a la de actuar.

Los cambios en los circuitos cerebrales de los ratones 'golosos' eran tan duraderos y visibles que permitían determinar qué ratones habían desarrollado un hábito con solo observar ciertas partes aisladas de sus cerebros en una placa de Petri.

Para ver si se podía romper el hábito, los científicos cambiaron de modelo estímulo-respuesta recompensando a los roedores solamente si dejaban de presionar la palanca. En los ratones más exitosos a la hora de abandonar el hábito, las células que inducían a actuar eran más débiles.

De momento el equipo desconoce cómo se podría aplicar este hallazgo para ayudar a los seres humanos a superar sus adicciones. Sin embargo, la directora de la investigación, la profesora asociada de Neurología y Neurobiología en el Centro Médico de la Universidad Duke Nicole Calakos, no pierde el optimismo: "Algún día seremos capaces de influir sobre estos circuitos en las personas para ayudarles a promover los hábitos que queremos y eliminar los indeseables", señaló al matutino local Duke Today.

Fuente: RT

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|01:41
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016