Típicos personajes de las piletas multitudinarias

El Ingeniero Conep nos detalla a quienes nos podemos encontrar si vamos a las piletas más concurridas de este verano.

 Antes que nada, quiero aclarar el concepto de “pileta multitudinaria”. Acá no solo entran las municipales, las de clubes, camping, etc; sino que abarcan esas que algún tío y/o pariente tiene y desde el momento que apareció el calor, con él comenzaron a surgir familiares de todo tipo, tamaño y color.

Llega el calor. Estalló el verano. Apareció el infierno mismo. Sobre todo en estos días que, como cada año, nos quejamos de las altas temperaturas, si, nosotros, esos que según cualquier libro de geografía de tercer grado nos indican que vivimos en un desierto. Es ahí en donde te das cuenta que Dios hace las cosas bien en relación clima – regiones.

Como ya les hemos contado, hay varias formas de soportarlo (sobre todo si te quedás en esta provincia) pero la más divertida sin lugar a dudas es estar dentro de una pileta.

Y así como vos, gran cantidad de personas decidieron hacer lo mismo.

Los niños chicos
Son los primeros en disfrutar la pileta. Y son los primeros en mearla. Para ellos les da igual que estar en Florianópolis, lo importante es estar con sus amigos, inventar juegos y meterse con galletas en la boca para ver si las pueden tragar bajo el agua. Entre los que más se destacan tenemos al sobre protegido, cuya madre me mete bronceador factor 85, salvavidas hasta en los tobillos, gorrito para el pelo, antiparras y tapones para oídos.

Los niños grandes
Grupo de jóvenes adolescentes treintañeros que se conocen desde los siete años y desde entonces, la pileta para ellos es un túnel en el tiempo hacia aquella época. Ocupan gran parte del perímetro a pura fuerza bruta y de acciones como los populares “scrum bajo el agua” o “lucha libre sub acuática”. Son los primeros en hacer llorar a los niños y por lo general toman a uno de mascota para realizar peligrosas hazañas. La pasan bomba como chicos de primaria pero con el beneficio de tomar fernet y cerveza cuantas veces quieran sin salir del agua.

La desubicada
Su destino debía ser Punta del Este o las cálidas aguas tropicales, pero o era eso o se operaba las tetas, y solo le alcanzó para esto último. Pero no se iba a quedar sin presumirlas, así que con su diminuta bikini se pasea por todo el costado de la pileta a la vista del pueblo, recibiendo bajos comentarios de otras mujeres y halagos ocultos de hombres casados y con hijos. Es una verdadera pinturita, sobre todo en el momento de pasarse su bronceador; ahí parece que el tiempo va más lento y todos ven como su tersa piel comienza a volverse cada vez más aceitosa y morena.

El fóbico solar
No le gusta el agua, pero a los amigos no se los deja afuera. Así que mientras todos están en la pileta, él desde un costado amparado por su sombrilla sigue con toda su ropa puesta, gorro, lentes de sol, protector que le pidió a alguna madre sobreprotectora y manteca pulverizador. Disfruta a su manera, preparando algún que otro trago, chateando desde su moderno Smartphone y sacando fotos para subir a Instagram.

La familia Ingalls
Numeroso grupo con accesorios y complementos cual equipo que corre en el Dakar. Llegan y sacan reposeras, sombrillas, banquitos, heladerita, los vasos, el coche del bebé, los 5 toallones, todos los pares de ojotas, el mantel para que toda la comida que llevaron no toque el piso, el juego de mesa para pasar el rato, el equipito de música a pilas, el bolsito con la muda de ropa de los chicos para que no pasen “frio” después de la pileta, juguetes varios que van desde pequeños sonajeros hasta monstruosos camiones a control remoto, flota – flota, pelotas inflables y demás. Al final de la jornada ocupan menos de la mitad de todo esto, pero siempre anotan muchas otras cosas que olvidaron y que si o si tienen que estar la próxima vez q vuelvan, osea, mañana.

El colado
Solo o acompañado. Si es pileta familiar seguramente es el amigo del amigo del novio de la hermana de la amiga de tu prima por parte de los primos de tus tíos políticos. A lo lejos se nota que no tiene nada que hacer en ese lugar, porque generalmente aparecen vestidos con ropa de la noche anterior, baranda a pucho y pelo pegajoso. Igual se las ingenian para llevar “bóxer tipo malla” y de a poco se van metiendo por algún costado descuidado, y sin darte cuenta en cuestión de segundos los tenés al lado tuyo preguntándote si no tenés fuego porque fumar en la pileta es re cool.

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 01:29
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"