"No creo que el MINI haya evolucionado mucho desde el año pasado"

Lo dijo Bruno Famin, director deportivo de Peugeot, quien se mostró satisfecho por lo logrado hasta ahora pero sabe que esta semana "será dificilísima".

El director deportivo de Peugeot, Bruno Famin, relativizó hoy el apabullante dominio ejercido por su novata escudería en lo que va del Dakar 2016, con un 1-2-3 en la clasificación general de autos, y aseguró que la segunda mitad del rally que unirá desde este lunes Salta con Buenos Aires "será dificilísima", y aunque aceptó que esperaba mucho más de su principal rival, el equipo MINI, advirtió que el gran rival a vencer es el qatarí Nasser Al Attiyah (MINI).

Sainz, Despres, Peterhansel, Loeb

Sainz, Despres, Peterhansel y Loeb, el equipo Peugeot.

"El resultado hasta hoy supera nuestras expectativas, porque teníamos dos objetivos principales en este rally: demostrar el potencial del auto llegando lo más lejos posible y llegar con la mayor cantidad de máquinas a la meta, para seguir sumando experiencia, porque es nuestro segundo rally y hay muchísimas cosas para aprender", dijo Famin, en una ronda de prensa en Salta.

La carrera, liderada en autos por el debutante francés Sebastien Loeb (Peugeot), seguido de sus compatriota Stephane Peterhansel y por el español Carlos Sainz, del mismo equipo, "va a ser dificilísima esta segunda semana", pronosticó el director del equipo del león, y evaluó que los 17m 36s que separan a sus coches del primer MINI, el cuarto de Al Attiyah, "no son nada".

Si te quedás en la arena de Fiambalá, o pinchás dos o tres neumáticos, vas a tardar mucho más que eso. La ventaja que sacamos en esta primera semana es muchísima, pero considerando el rally entero es nada", afirmó Famin.

Para Peugeot, explicó su director deportivo, "ahora se trata de hacer los mejores registros posibles cada día, sin objetivo final. Vamos día a día, aunque cada día la idea sea ganar la etapa. A nuestro equipo le falta mucha experiencia y en el Dakar puede pasar cualquier cosa".

"Estamos muy satisfechos, pero sabemos muy bien que la segunda semana será más difícil, vamos a ver las etapas más difíciles, vamos a tener arena, calor, navegación y muchísimos obstáculos. Los 17 minutos que tenemos sobre Nasser pueden desaparecer de golpe. Tenemos que conservar la cabeza fría", reconoció, y recordó que el qatarí conoce muy bien los terrenos desérticos de las próximas etapas.

Famin comentó además que "Nasser ya demostró que lleva un paso delante de todos, ganó el Dakar en 2011, conoce el desierto, nació en uno, y corre muchos rallys del campeonato mundial. Mejoró su nivel de pilotaje y en la clasificación general está arriba del resto de los MINI".

En ese sentido, descartó por ahora la posibilidad de que Peugeot se disponga a imponer una orden de equipo que otorgue preferencias a Loeb, en su debut en un Dakar, sobre Sainz o Peterhansel, que ya fueron campeones.

"La idea hoy no es dar órdenes de equipo, ni poner bajo estrés a los pilotos, sino alejarnos de Nasser en la general. La propia carrera va a decidir si alguno se equivoca, o tiene pinchazos o problemas mecánicos", declaró el director deportivo de Peugeot.

Para Famin, "la verdadera sorpresa del rally en autos es la performance de Cyril Despres (Peugeot, 14° a 1h 45m 06s), quien dio un paso enorme y trabajó muchísimo, aunque le falta un poquito para ganar etapas", como cuando pilotaba una moto y salía campeón del Dakar.

En cambio, sin bien evitó comentar la decepcionante actuación de los MINI en la primera mitad de este Dakar, para el que eran amplios favoritos, porque "nos focalizamos sobre nuestro trabajo y no vemos mucho lo que hacen los demás", terminó reconociendo: "No creo que el MINI haya evolucionado mucho desde el año pasado. En esto, el que no progresa, atrasa", sentenció.

El director de Peugeot asumió que sus máquinas, pese al 1-2-3 en la clasificación general y los sucesivos triunfos de etapa, sufrieron algunos problemas en sus turbos y en sus sensores de presión y de velocidad, que al parecer dejan de funcionar por problemas de humedad, "aunque no hemos encontrado la explicación. Cambiamos piezas, pero no tenemos tantas", confesó.

La ausencia de los desiertos de Atacama (Chile) y los de Perú modificó bastante la preparación de Peugeot para la competencia, confirmó, pero la escudería se planteó "el desafío técnico de conservar las cualidades del 2008 DKR para el desierto y recurrir a todo el know how posible para rendir muy bien en otros caminos. Tenemos la respuesta a eso", aseguró Famin.

También elogió al español Sainz, se declaró contento de que haya ganado una etapa y dijo que "se involucró en el proyecto de Peugeot de forma increíble. Presiona a todos, pero con presión de la buena, para que mejoren. Tuvo premio y recompensa a sus esfuerzos. Pareciera que, a pesar de su veteranía, fuera su primer año en el automovilismo", ironizó.

La respuesta de su máximo responsable deportivo al meteórico ascenso de Peugeot en el Dakar, después de sólo dos ediciones, es "trabajar mucho, usar las capacidades internas. La marca desarrolla autos de carrera desde hace muchos años".

"Por supuesto, puede parecer que un Peugeot 908 no tiene nada que ver con este 2008 DKR del Dakar, pero el know how es el mismo, en sus turbos, sus amortiguadores, su diseño de enfriamiento. Es la cultura de la empresa lo que estamos usando", sintetizó Famin.


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:44
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"