Panorama "muy alentador" para el agro

Las políticas económicas del nuevo Gobierno son muy beneficiosas para el sector.

La política agrícola aplicada por la nueva administración, en las primeras semanas de su gestión, permite inferir un panorama muy alentador para todo el sector agropecuario y en especial para el complejo granario. 

Las tres medidas principales instrumentadas en estos dias, es decir la eliminación y/o reducción de los derechos de exportación, la cancelación de los registros de operaciones al exterior (Roe’s) y lo que ello implica en materia de restricciones y cupos para el comercio exterior y el ajuste del tipo de cambio, acompañado del cepo que regía sobre la compra- venta de dólares, le dieron un impulso a los precios de todo el complejo. 

Si bien los precios internacionales están más deprimidos respecto a los observados campañas atrás, la posibilidad que el productor tiene de recibir un equivalente FAS (precio interno) muy cercano al FOB (precio de exportación), mejora sustancialmente sus márgenes de operación. No obstante ello, estas medidas tienen un efecto limitado en el área y producción del ciclo actual, dado lo avanzado del mismo. 

En cuanto a trigo y el resto de la cosecha fina el impacto es nulo, en tanto que en maíz y soja, principales cultivos en cuanto al volumen producido, los productores conocidas las medidas económicas apelaron a siembras más tardías para captar de alguna forma el efecto de los mejores precios. 

Mientras que en el ciclo 2015/16 se estima que por cuarto año consecutivo la siembra total de granos se reduzca, alcanzando las 32.9 millones de hectáreas vs. el último récord de la campaña 2011/12 de 35.7 millones de hectáreas. En materia productiva esta limitación en la superficie lleva a prever una oferta total en torno a los 106 millones de toneladas, es decir 5/6 millones de toneladas por debajo del ciclo anterior, que se constituyo como record histórico. 

Este panorama tiende a revertirse en el ciclo siguiente. Para 2016/17 se espera una recuperación importante del área agrícola total, especialmente de trigo y maíz como efectos de la eliminación total de retenciones y restricciones comerciales, con chances de volver a los niveles anteriores en tono a los 5 y 4 millones de hectáreas respectivamente. 

Recordemos que en algunas zonas la rentabilidad del maíz, duplica al de la soja. Respecto a esta oleaginosa, no se esperan cambios tan importantes ya que parte del área dedicada a los cereales será compensada como soja de "segunda" siembra, lo cual mejora mucho la ecuación económica. 

En este próximo ciclo los aranceles de la soja que hoy ya bajaron del 35% al 30%, se reduciría 5% más con lo cual mejorará la competencia final entre cultivos. De esta forma la proporción entre los oleaginosos y los cereales que hoy alcanzaba el 70% a favor de los primeros, puede verse más equilibrada con una relación probable del 62/38% respectivamente, que sin dudas torna más sustentable al sistema productivo, producto de una rotación mas intensa de cultivos y mayor incorporación de tecnología. 

En ese marco, no se descarta que de registrase condiciones climáticas favorables, la producción de la próxima campaña ascienda a niveles cercanos a los 120 millones de toneladas. Ello implica un aumento significativo del saldo exportable de materia prima y derivados (aceites, harinas, biocombustibles, etc.) lo cual se traduce en ingresos comerciales muy atractivos. 

Esta hipótesis, fortalece nuevamente las proyecciones de producción total de granos que hacia mediados de la década próxima se ubicaban en torno a los 145 millones de toneladas.

Fuente: Noticias Argentinas


Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 07:27
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia