Ondřej Klymčiw, el que corre con un tobillo roto

El checo se accidentó en la cuarta etapa y lejos de bajar los brazos, aprieta los dientes y va firme rumbo al objetivo de estar en la meta.

Tras sufrir un esguince de tobillo durante la cuarta etapa del rally, Ondřej Klymčiw aprieta los dientes al mando de su Husqvarna, pero haría falta mucho más para desanimar al piloto checo.

"Me duele cuando me levanto en la moto y cuando freno, pero ahí estoy defendiéndome", confiesa Ondřej Klymčiw al hacer su entrada en el vivac de Uyuni. 

El piloto de Husqvarna terminó los 542 km de la especial de ayer en vigésimo séptima posición, pero eso sí, con mucho dolor en el tobillo. "Tuve mucha suerte cerca de Jujuy, un momento en el que no presté demasiada atención al roadbook. Había unas eses bastante rápidas, pero las tomé recto y me di con algo duro. A mi tobillo no le gustó ni un pelo". 

Sin parecer especialmente incómodo, Ondra llega a lamentar que el paseo alrededor del salar de Uyuni no haya sido más técnico. 

"Me gustó más la etapa anterior, en la que el pilotaje era más selectivo. Hoy estuvo bien el principio por el sol pero no fue muy interesante. No subimos bien por el terreno y había rincones con muchas trampas. Además, me caí dos veces porque había piedras que resbalaban mucho", explica.

A sus 30 años, el piloto checo participa en su segundo Dakar. El año pasado, en su estreno en Sudamérica, causó sensación al terminar vigésimo de la clasificación general, y se erigió como el segundo mejor 'rookie' de la edición de 2015.  "Solo espero poder aprovechar la jornada de descanso para darle un respiro al tobillo. Después, ya se verá", cerró.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:46
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"