Con demoras e incidentes, comenzó el juicio por Cromañón

El juicio oral por la tragedia ocurrida en diciembre del 2004 comenzó esta mañana con el gerenciador del boliche Omar Chabán rapado y sentado al lado de los integrantes del grupo Callejeros. El inicio del debate, programado para las 10, se retrasó por casi dos horas debido a la organización del ingreso de familiares y periodistas.

Con su cabeza rapada y vestido con una campera de jean, el principal acusado, Omar Chabán, se sentó al lado de los integrantes de Callejeros, mientras los familiares de las víctimas se ubicaron en el centro de la sala, separados por un vidrio blindado, y expusieron las fotos de sus hijos muertos.

A las 11.50, casi dos horas después del horario previsto, los miembros del Tribunal Oral 24 dieron inicio al debate que comenzó con formalidades de presentación de los acusados.

Luego, se pasó a la lectura de la elevación a juicio elaborada por José Iglesias, uno de los cuatro grupos de querellantes que forman parte del debate.

El primer momento de emoción por parte de los familiares se vivió cuando se leyó en el auto de elevación a juicio que al comenzar el incendio en Cromañón "el boliche se transformó en una trampa mortal".

Nervioso, el gerenciador del boliche se tomó la cabeza en varias oportunidades y se inclinó hacia adelante cuando leían pasajes de lo ocurrido la noche del 23 de diciembre de 2004.

Chabán, los músicos Patricio Fontanet, Maximiliano Djerfy, Juan Carbone, Cristian Torrejón, Elio Delgado, Eduardo Vázquez, el manager de éstos, Diego Argañaraz y el escenógrafo Daniel Cardell, están procesados por estrago doloso seguido de muerte y cohecho activo, que prevén penas de hasta 20 años de prisión.

Raúl Villarreal fue procesado como partícipe del estrago doloso y cohecho activo; el comisario Miguel Angel Belay y el subcomisario Oscar Díaz (ambos de la Seccional 7) por cohecho pasivo y la ex subsecretaria de Control Comunal, Fabiana Fiszbin y los ex directores de ese sector Gustavo Torres y Ana María Fernández, por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Para el juicio se tomaron estrictas medidas de seguridad, como el refuerzo de personal policial, el vallado de sectores del edificio y la sala de audiencias y la colación de vidrios blindados para separar a jueces, fiscales, acusados, defensores y querellantes, del público.

Durante la mañana, se registraron algunos apretujones en la puerta destinada al ingreso del público, sobre la calle Lavalle, debido a la rigurosidad del control policial, por cuestiones de seguridad.

En tanto, sobre la calle Uruguay, el abogado de Chabán, Pedro D’Attoli, fue increpado por algunos familiares de víctimas que le dijeron que si veían al gerenciador lo iban a golpear y que debería ser condenado a más de 30 años de cárcel.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 02:56
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 02:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial