Protesta a las notas de autoayuda para la soledad

Andre Ele nos cuenta porqué compartir esta clase de escritos en las redes sociales sólo hará que necesites más libros de autoayuda.

 


Mi familia desde chica me ha inculcado las bondades de ser independiente. Me criaron para que me hiciera cargo de mis decisiones, en palabras de mi padre para que “aprendiera a decir que no”, y para hacer con mi vida lo que yo pensara que es mejor. Y por ello es que sinceramente me cuesta entender a las mujeres que se dejan presionar por mandatos sociales y toman decisiones sólo para no ser cuestionadas por el resto. Porque es hora, porque todas sus amigas ya lo han hecho, porque se les pasa el tren, porque sino se van a quedar solas, y todo motivo similar que al lector se le ocurra agregar.

Y si bien creo totalmente en que cada uno puede encontrar la realización personal en diversos ámbitos de su vida: familiar, laboral, académico, artístico, o en el mejor de los casos en un equilibrio en algunos, varios o todos de ellos, debo confesar en esta nota que me saca totalmente de quicio, y me provoca instintos de eliminación y bloqueo automático la persona que publica/comparte en su muro de facebook o red social del estilo, las notas de autoayuda/superación o peor aun, los carteles con frases místicas, máximes antiquísimas de la filosofía oriental y poemas mediopelo (rima consonante en los versos pares, idem 3er grado de la primaria) que siempre se los atribuyen o a Neruda o a Borges (si cualquiera de los dos viviera hoy en día, pondria demandas por doquier por calumnas e injurias a los caraduras que firman en su nombre) que pretenden dejar claro que la mujer que publica dicha revelación es feliz y plena en la solteria en la que se encuentra. Por lo general, se trata de mujeres en sus casi-treinta o hasta en su treinta y pico, que aún están solas y necesitan justificarlo a través de una nota o teoría expuesta en lenguaje coelhiano y letras con firuletes. Notas con títulos como: “La mejor versión de mi se forma en soledad” (lo acabo de sacar textual de una página llamada El Rincon del Tibet) “Tal vez algunos piensen que me quita el sueño encontrar al esposo ideal, pero no” “Una Soltera profesional” “Soy Soltera y soy feliz” hasta la versión más estúpida (y ofensiva) que me tocó ver en muros de amigas “Cuanto más inteligente es la mujer, más le cuesta casarse” me parecen el intento más patético de querer mostrar que tenés superado algo que claramente no tenés superado: la falta de pareja.

¿Por qué deberías sino ir por el mundo diciéndole a la gente que tu estado civil te hace feliz? ¿O por lo menos por qué con tanta insistencia? ¿Por qué tenés que decir que la única explicación de que otra mujer esté casada y vos no es porque es menos inteligente? ¿Por qué necesitás la aprobación de una página de internet que te diga que estar soltera, o estar bien sola está bien y es correcto? Eso es algo que debería pasarte a vos por vos misma, algo que no hay necesidad de andar demostrando o justificando. Y aún más, creo que es más sincero y maduro decir, hoy me gusta mi vida sin pareja, pero creo que la persona correcta al lado la volvería aún mucho mejor! ¿Por qué está mal admitir que es lindo estar con alguien, tener tu compañero, tu confidente? Y que si hoy no lo tenés es porque elegiste no conformarte a estar con la persona equivocada, pero que también elegis no conformarte a estar sola el resto de tu vida.

Me da una mezcla de bronca y pena ese tipo de publicaciones, bronca de que sigamos signadas por nuestro estado civil, que la mujer siga sintiendo esa presión social y pena de que para colmo hoy sienta que las ganas de tener pareja las tiene que ocultar en frases o notas negadoras, para parecer más superada o menos triste.

El feminismo, la reinvindicación de la mujer y la rebelión contra el mandato social no debe venir por el lado de la apatía o del desprecio al hombre. No debe irse al extremo de querer mostrar que podemos todo solas, que ya no los necesitamos a ellos, que son descartables. Para nada, todo lo contrario. Debe venir por el lado de reconocernos mutuamente necesarios, complementarios y compañeros. Y entonces aceptar sin ningún tipo de vergüenza, puedo ser feliz estando sola, pero cuánto más lindo es estar acompañada. Y no hay nada de malo en eso.

Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 15:24
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 15:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"