Egresados del Liceo General Espejo: Los LMGEtudos

La Dra. Lí nos deja una polémica visión sobre esta especie de personajes mendocinos, muchas veces nefastos para la sociedad.

En la vida no hay que generalizar porque es de cuadrado ignorante y necio. Peeeero sí puedo apuntar esta nota al 50% de los egresados del Liceo Militar General Espejo, fábrica de empresarios o ejecutivos mendocinos que gustan de coquetear con la política e ir a misa. Ejemplo de ello son Cobos y Paco Pérez.

La gente de mi edad que ha ido al Liceo (recuerden que sólo hablo del 50%) es gente muy rara. En general son chicos de inteligencia media, con padres de clase media, que consideran a sus compañeros de clase como su verdadera familia, y siguen siendo compinches aún pasados los años. En Navidad y Año Nuevo prefieren estar entre ellos, al igual que en los cumpleaños; y no es de extrañar, ya que durante la mayor parte de su infancia y/o adolescencia son depositados allí por sus padres y confiados al criterio de un grupo de oficiales y profesores que eternizan los valores del Liceísta promedio.

El Liceísta es educado como un ser superior, llamado por la Patria y los Santos Evangelios a poner orden en este mundo imperfecto con gente negra y villera. Desde niños miran a la gente por encima del hombro y ven a las niñas como bichos extraños, como tierra a conquistar. Aprenden en sus primeras salidas a actuar como una jauría, tanto para imponer su presencia en un bar, como para levantar minas, o como para picudear a otros pibes siempre que éstos estén en inferioridad física o numérica. No es que salgan tanto, tampoco. Pero siempre salen en manada, digo; en grupo. La mayor parte del tiempo prefieren estar en terreno ya conquistado, la casa de alguno, un grupito de amigas “bien” o mejor aún, “fáciles”. Ahí ya son los reyes y disfrutan. En esto no varían mucho de los “cabeza de guinda”.

A finales de quinto año ya se sienten los reyes del mundo. No me imagino bien qué les dicen en ese colegio; pero entre la soberbia propia de los 18 años y la soberbia de un LMGEtudo en su máximo nivel de instrucción LMGEtuda, el resultado es una cosa de lo más espantosa. Seguro se acuerdan que a fines del año pasado los mocositos tuvieron el tupé de dejarlo a San Martín hecho un Drag-Queen como festejo por haber egresado. Pero a mí no me sorprendió, desde que yo salí del secundario eran tristemente célebres los desmanes de los Liceístas, sintiéndose muy bichos por romper vidrios, mear o cagar en las casas de la 5ta sección, y toda clase de destrozos que después sus papis pagaban sin que se les moviera un pelo.

En la universidad rápidamente contactan gente de su misma “condición” (también llamada gente-como-uno) como para compartir una gaseosa o un café. No se detienen mucho a hacer amistades, siguen sólidamente unidos a sus hermanos LMGEtudos como una mosca al asado de tira o como un nerd a su muñeca inflable. El resto del tiempo estudian, y buscan posicionarse en el mundo adulto. En general tienen contactos, pero a esos contactos (parientes propios o de un hermanito liceísta) hay que chuparles las medias como locos, y bueno, quizá haya que pisarle la cabeza a algún hermanito, pero todo se perdona porque la competencia es obvia y dentro de todo, de reglas claras. Es también un buen momento para buscar una chica de “buena familia” (lo menos alejada posible del entorno), una que entienda el vínculo indisoluble con la jauría, una que no joda demasiado con las salidas o viajes grupales. Es ideal una futura docente, nutricionista o una que se dedique al deporte y al autocuidado. Apenas se reciben obviamente se casan. Y mediante ese proceso se genera el Gran LMGEtudo.

El Gran LMGEtudo tiene como característica principal la incoherencia. Con el mismo desparpajo que le permite a los 18 años desfilar en uniforme cual modelo de juventud luego de una noche de vandalismo a la propiedad ajena; de adulto consigue sentirse un ciudadano ejemplar y un católico ferviente siendo la realidad muy distinta. Como los políticos nombrados anteriormente, creen servir a la sociedad cuando lo que en realidad hacen es SERVIRSE de la sociedad para favorecer negocios, propios y de su jauría. Piensan que son muy católicos porque no te faltan un domingo a misa, pero son soberbios, hipócritas, clasistas, explotadores. Creen que la solidaridad es comprarles juguetes a los hijos de la empleada doméstica que tienen en negro y tratan para el orto. Creen que piedad es compartir la foto del facebook con el niño deforme que con 1000 likes se cura. Creen que ser fieles a sus mujeres es no enamorarse de las prostitutas con las que hacen todo lo divertido. Creen que ser buenos padres es comprar lo más caro.

A los LMGEtudos, en síntesis, le gusta tener todo en orden. El dinero en el banco, la mujer en la cocina, los pobres en el servicio, el rosario en el cuello. El poder en el bolsillo.


Opiniones (35)
24 de octubre de 2017 | 09:03
36
ERROR
24 de octubre de 2017 | 09:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Soy excadete de la gloriosa camada 16 del Liceo Militar Gral Espejo. Vivi de joven 2 años en Mendoza. Vivo en Buenos Aires. Despues de 50 años me siento orgulloso de haber pertenecido a esa Institucion. Un excelentisimo colegio en todos los órdenes. Estoy indignado por este articulo frivolo y escrito con odio hacia todos los liceístas. Realmente el que escribió este artículo me parece una basura. Ademas es un ataque a la Iglesia Catolica, lo cual es una clara discriminacion. Deberia haber sido denunciado a las autoridades. Un saludo a todos mis Camaradas del LMGE. Juan Crocchi Ruda.
    35
  2. El_chori. Gracias. Y a mí el tuyo me encantó. Mi Facebook es el de mi nombre, separado. Un saludo.
    34
  3. Me gustó tu comentario gabrielcabrera
    33
  4. Comentario #32... bastante bien. La gente va aprendiendo, podría haber habido muchos más. Padilla hacía esto con más éxito. Tratar de ofender a un grupo relativamente grande aunque no tanto en términos de porcentaje de lectores. Eso genera tráfico en la nota que es lo que garpa (los directivos del diario saben cuánta gente abrió la nota para leerla y, al hacerlo, vio alguna de las publicidades asociadas). Quizás Padilla tenía más éxito porque, al tener mucho menos nivel aún, resultaba más ofensivo para algunos. Está bien, es el Mendolotudo, es joda, pero todos sabemos qué hay detrás de la joda. Sabemos qué se esconde detrás de un chiste de judíos, de negros, de camporistas o de liceístas. Como Padilla es mucho más salame, atacó también a los católicos. Con su estilo, cero altura, todas pavadas, cuando hay hasta bibliografía como para pegarles hasta que su dios venga a salvarlos. Me imagino cómo le deben haber pegado, pero yo ya no hacía clic en sus notas. Es cierto que el ejército tiene un vínculo importante con el clero. Sus ceremonias están impregnadas de fetiches y supersticiones católicas. Todos los liceos tienen un cura párroco, una capilla, los alumnos suelen hacer la confirmación en un acto prácticamente oficial (una formación con autoridades), todas las aulas, comedores, dormitorios, etc., tienen colgado un crucifijo. La palabra ?laico? no está en su diccionario, no entre las ?buenas palabras?. Pero el 75% de la sociedad se dice católica, es decir que para la gran mayoría, esto no es un problema. El porcentaje que va a misa? como el resto de esos católicos, casi nadie. De mi camada supongo que deben ser 3. Si alguno llegara gobernador, serían 4 (en esta sociedad, si querés ser gobernador, deberías ir a misa). Nos critican por andar juntos. Es una pavada la crítica pero, cuando nos juntábamos 4 o 5, era obvio que éramos 4 o 5 liceístas por culpa de la pelada. Los otros también se juntan, pero no se nota. Los desmanes? Si claro, como suele ocurrir con cualquier grupo de estudiantes secundarios. Los nuestros eran nada al lado de los del Nacional. ¿Tunear un busto de San Martín estilo Drag-Queen? Supongo que para alguien que ve abominable la homosexualidad (volvimos a los católicos) es algo terrible. Lo cierto es que no dañaron el busto, es en realidad una joda inocente, y una perfecta excusa para que les peguen algunos soretes que se escandalizan por eso pero, si alguna vez entonan el himno, es porque es el de Charly. En cuanto a la soberbia, si, claramente somos superiores, por lo menos, a cualquier egresado de Maristas (ja, jaa. No se chiven, es broma) Que somos raros, no es la primera vez que lo escucho. Hasta mi mujer me lo dice. Que vemos a las niñas como bichos raros. Las veíamos como que hacía una semana que no veías una. Ahora por suerte es mixto. Ver a la gente por arriba del hombro. No puedo generalizar. Pero normalmente soy el primero en ceder el asiento en el micro (viajo casi todos los días) y muchas veces el único. Creo que fui mejor educado que muchos, cosa que no me enorgullece, me apena. Porque soy parte de esta sociedad, donde vive la gente que quiero. Que nos gustan las minas fáciles: en alguna época fuimos fáciles y nos gustaban las minas fáciles. Muchas gracias por existir. Como políticos: evidentemente somos iguales que el resto de la fauna política argentina. Como católicos: igual de hipócritas que el resto de los católicos. En definitiva, la nota es una pedorrada sin asidero. Pero puede ser divertida para el mundillo de la resistencia kirchnerista.
    32
  5. Dra Li, tendrías el valor de replicar lo escrito por Gabriel Cabrera??? Me parece que no tienes nivel, ni pensamiento, como para escribir en cualquier libelo de los que se entregan gratuitamente por las calles o negocios.
    31
  6. Se fue Padilla y la reemplazaron con esta malcogi....... ????? Muchachos de MDZ, hay que levantar el nivel, pongan una secciòn de jardinerìa o de cocina, va ser mejor recibida que publicar estas sandeces.
    30
  7. me suena a envidia y complejo de inferioridad, los militares siempre nos educaron para tener la patria bien alto, fue siempre un orgullo desfilar, rendir honores a los simbolos patrios, cantar el himno bien fuerte y no cagarse en todos ellos como hacen los mal educados de la mayoria de las escuelas públicas, el vivir 5 años juntos con mas de 100 compañeros, pasando todo tipo de experiencias dentro y fuera del aula, forma lazos muy fuertes que duran décadas y evidentemente crea relaciones que duran de por vida ¿ es esto cuestionable ? , no entiendo el resentimiento de esta columnista, acaso la dejó colgada algun cadete ?
    29
  8. Gracias Gabriel Cabrera, solo puedo ponerme de pie y aplaudir ante tan brillante, atinada y respetuosa contestación brindada a esta nueva "doctora", que al igual que la otra, la "exitosa", desparrama ignorancia y desconocimiento de este tema, como de tantos otros seguramente.
    28
  9. La nota es elemental y predecible desde el principio, ya que sigue la lógica absurda típica de esta clase de ataques, que se han convertido en deporte nacional de fracasados, tan comunes en las sociedades populistas donde sus gatofloristas cultores avanzan (se arrastran, se agazapan) reaccionando contra las tradiciones, las instituciones, las mayorías y las minorías. Y más aún en estos días donde en el país abundan los perdedores buscando trabajo o atención. Desaparecida ya quien era una cultora del desprecio ad hoc y la soberbia per se, parece que nos toca ahora tener que soportar las sandeces de otra exitosa doctora. La estrategia de esa especie es avanzar contra algo, no importa contra qué, y mucho menos cómo. Es evidente que el tema elegido por esta supuesta académica es un trampolín; tomando al liceo militar como una plataforma desde donde lanzarse no contra el liceo mismo, que poco parece importarle y menos conocer; sino contra los estudiantes serios, lo militar, lo religioso, la iglesia, la disciplina, el compañerismo, los símbolos patrios, la niñez, la paternidad, la familia, el matrimonio, lo viril y lo femenino, la política, el empresariado, los uniformes, el cabello corto, etc., etc. En fin, contra buena parte de la sociedad que conocemos e integramos. Para ello se explaya con argumentaciones de escasa o nula seriedad. Comienza sacando un temerario 50% de la galera, y cabría preguntarse por qué no el 10% o el 60% o el 80. Es un número dibujado, vaya uno a saber con qué finalidad. Estadística, obviamente no lo es. Dice que son (somos, soy liceísta) gente "rara". ¿Porque pasamos las navidades y cumpleaños con amigos, como lo hace tanta gente?? Ah, sí, amigos del liceo ¿Y? ¿En qué edades forjó sus amigos la Dra. Lí para "no ser rara"? Pero no deja de tener algo de cierto: tal vez sea raro en estos tiempos, en que se reverencian otros intereses materiales, el formar y mantener amistades, menos aún de esas de hierro. Porque, claro, forjar esos vínculos habla de lealtad, solidaridad, ayuda, responsabilidad, memoria, apego, tradición, honestidad y sano orgullo. Tender la mano y poner el hombro. Y esas son cosas que hoy en día "no pagan", y claro, no todos pueden expresarlas, porque para eso hace falta cierta educación. Como la del liceo, por ejemplo. No sabe la extrañeza, doctorcita, que me causa a mí ver a primos, vecinos, hasta hermanos; que no se vieron más (pero nunca más) con sus compañeros de la secundaria. Y si digo extrañeza digo "raro". Sí, me parece raro: se les evaporó una parte de sus vidas. Junto con la química y Cervantes se les fueron de la mente nombres, sobrenombres, cumpleaños y camaradas. Cosa simétrica esto de los puntos de vista ¿vio? "Llamados por la Patria y los Santos Evangelios" -dice la doctora- "a poner orden en este mundo". Punto. Lo de negros y villeros es un agregado suyo. Bueno, incluyamos entonces la Patria y los Santos Evangelios en la lista negra que puse al principio. Por qué, me pregunto yo y muchos. Por qué pretender ridiculizar la Patria y los Evangelios (sean santos o no) como puntos de partida válidos para cambiar al mundo. Podrían ser la Ciencia y las Artes, la dialéctica y la ecología, la producción y la economía, la virtud y la espiritualidad, la razón o la fuerza, la humildad y la honestidad, la alegría y la paz, etc. ¿Son unos mejores que otros? ¿Quién lo dice, usted, doctora-en-no-sabemos-qué? O veámoslo por el absurdo: ¿Le molestan la Patria y la religión; Belgrano y San Pedro?. Y yendo al objetivo ¿no es acaso responsabilidad de todos, como Humanidad, cambiar el mundo? O acaso no busca usted lo mismo sectorizando y discriminando a las personas como lo está haciendo. Déjeme adivinar en nombre de quién lo hace: de usted misma, de sus resentimientos. Corta meta la suya para declararse tantos supuestos enemigos. Así que dudo que le vaya muy bien. "Jauría, picudiar pibes, patota, imponer presencia en el bar". No, se equivocó de rubro señora. Mientras el cadete estudia y juega a la pelota (y levanta minas, como todo el mundo, o es levantado por minas), los que hacen eso que usted dice son los piqueteros, los chorros de gorrita al revés, los D'Elía, uniformados con tatuajes, capuchas y mangas que cubren los dedos. O la turba que le pegó unas piñas el otro día al estudiante en el auto. Salga nomás a la calle para verlos, su número actual excede ampliamente la suma de todos los egresados de los nueve liceos. No será ensuciando el parque el Día del Estudiante donde verá a los cadetes, señora. Lo más probable es que se hagan un asado en la casa de alguno de ellos. Somos tantos que nos podemos dar el lujo de turnarnos sin aburrirnos. Los desmanes. Para muestra basta un botón: sólo compare las fachadas (y los interiores) del colegio Martín Zapata con el liceo militar. O la Plaza Independencia frente al Colegio Normal en la rabonas colectivas. O recordar el desastre vandálico en el Liceo Agrícola hace unos años. Pero buéh, aclarado lo cuantitativo, pongamos todo en contexto estudiantil adolescente y las diferencias cualitativas desaparecen. Y lo de mear y cagar en la calle de dónde lo sacó ¿De la canción de Serrat, o de la imagen de La Cámpora en La Catedral Metropolitana el 10 de diciembre? Muchas veces vemos la imagen de lo que no queremos como reflejo de lo que defendemos... Después pasa la nota a lo arbitrario, a lo que a fuerza de no poder ser demostrado se convierte en clara mentira, fruto vaya uno a saber de qué pasiones de la autora ¿De qué modo concluye, o demuestra, que los liceístas tratan a la empleada "para el orto", o que la tienen (jamás tuve empleada) "en negro"? ¿Estaba usted allí para ver cómo le regalaban juguetes a sus hijos? ¿O acaso era usted la empleada de marras? ¿Qué carajo tiene que ver que los cadetes y excadetes vayan o no a misa? Aquí sí que le pifió fiero, porque al menos entre mis compañeros y los de mis hijos creo que si van a misa un 20 o 10% es mucho, y de ser "infaltables" menos aún. En cuanto a sentirnos ciudadanos ejemplares, que es lo que a usted parece quitarle el sueño y sería uno de los espantosos resultados del liceo, parece algo exagerado pero en el fondo no se lo discuto, porque a eso tendemos todas las personas de bien ¿Está mal eso? Si usted no se siente una ciudadana por lo menos respetuosa y honesta, dedíquese a engañar a la gente escribiendo horóscopos. Y hablar tan a la ligera de un patrón liceísta de esposas versus prostitutas me parece que requiere por lo menos de una investigación seria. En cuanto al "poder en el bolsillo", los que lograron tenerlo seguramente fue por la vía de las urnas, el trabajo, el estudio, el sacrificio o la suerte. Comparto con usted que los caminos para obtener cada uno de ellos lo aprendimos en el liceo. Pero si el excadete brilla, tanto como para que usted lo vea y lo describa, será porque ha sabido ponerse a la luz. Pero eso es natural: las leyes de la óptica lo quieren así.
    27
  10. 10 felicitado, tomando también como válido la aclaración acerca de que no todos los cabeza rapada terminan en la misma o pertenecen al mismo molde. La mención al hecho de dejarlo a San Martín hecho un Drag-Queen perpetrado por un grupo de pichoncitos de verde algo exaltado, es una muestra de lo hipócrita de nuestra sociedad que los sigue viendo aptos para todo servicio, cuando ha quedado demostrado que cuando alguno de sus egresados gobernó lo hizo para un selecto grupo, para luego recibir su 'debida remuneración' o lo hizo administrando muy mal. El hecho relacionado al busto del padre de la patria, pasó sin mayor repercusión y los papis liceistas, allegados y terceros fervientes defensores, aún cuando no tolerarían ni un día en ese lugar, hicieron mutis por el foro, ahora bien, si el mismo hecho lo hubieran cometido en una escuela pública de pibes con simples guardapalvos blancos, hubieran denunciado enérgicamente que fue un acto vandálico, difamatario, subversivo de villeritos resentidos comandados por la Cámpora o alguna otra agrupación de esa calaña. Así está Mendocita.
    26