El compartidor serial de pelotudeces en Facebook

Un lector nos deja una lista de aquellos infumables personajes que se hartan de compartir estupideces en Facebook ¿vos que otros conoces?

Sábado a la tarde. El verano arrancó a contramano, llueve en pleno diciembre y los recontramaricas de tus amigos que se están poniendo viejos, chotos y rancios como “the Mirthas´s alcachofa”, cancelaron el fobal por mal tiempo. Vos, que ya tenes los cortos puestos y la actitud de super campeón improvisas un manso plan: “bueno, salgo a correr”. Tu planazo de inmediato recibe una herida letal: facebook. Como buen atleta para-olímpico que sos, te desparramas en la silla mientras dejas que esos compartidores seriales de pelotudeces te inflen el cerebro a punto de sacarte hasta las ganas de tomarte un fernet más tarde. Acá van descripciones de algunos de esos terroristas del socialmedia que deberías eliminar de tus amigos, por el bien de tu salud (sisisi.... ¡salí a correr en serio, MORSA!)

El pro derecho animal

Si no es pariente o compañero de algo (colegio, laburo, facultad) seguro es una mina que agregaste porque este buena y vos sos un jeropa ensamblado en tierra del fuego. Si no te llena el muro de fotos de perritos de la calle pidiendo alguien que los adopte o les dé “transito”, está reclamando por los derechos de animales en extinción que no vio en la puta vida y que ni siquiera sabemos si no son un invento del complot internacional de culpa encabezado por Discovery Channel. Cuando la dieta se involucra con estos individuos llegas al caso más extremo que es el de las vege-veganas y otras formas similares de la estupidez alimenticia. Estos hippies del morfi no solo no se comen un asado como Darwin manda, sino que además te rompen las pelotas de manera constante y altamente efectiva para que no comas nada que haya tenido papá, mamá y ojos. Al parecer las vacas, chanchos y pollos siguen muriéndose injustamente en todo el mundo a pesar de la infumable prédica de estos malformados culinarios, y esto los provee de un flujo permanente de material fotográfico cadavérico con el que intentan disuadir a los normales de que se vuelvan vaca-friendly como ellos.

Llama poderosamente la atención como el defensor animal es al mismo tiempo un gran detractor del género humano, y suele verse de cada 5 fotitos de animales imbéciles que se les ocurre extinguirse, una de alguien a quien odian y piden “que se muera” o “que lo maten”.

El vendedor

Mezcla hijaderemilmeretricesbabilonicas entre Fenicio, judío, moro, pobre, sabandija, almacenero y pregoneador. Es el lado B del marketing. La versión Freddy Kruger del clasificado. El Chucky de la venta.

Te publica cualquier mierda en el muro y en 700 grupos creados por gente como él en donde se compran y venden entre ellos desde fundas para asientos, camiones viejos, máquinas de enema y posters de Michael Fox. Algunos son genios de la Literatura y expertos en ortografía que te meten cosas como “vendo bisi Yiti de montan bai”

El místico propalador de la paz

Esta es una especie de subnormal muy fácil de identificar por los colores del orto que le meten a las publicaciones que comparten. Hay mucho violeta, amarillo, naranjas y celestes, todo tirando a pastel, combinado con el mismo buen gusto de los vende-chino de la terminal y muy cargado de adornos horribles. Los mensajes giran en torno a paz, amor, flujos energéticos, que el universo conspira a tu favor, que el gran maestro Paulo “Chorehelo”, el Dalai Lama, parábolas y moralejas, ángeles de la luz y no sé qué otras mierdas que demuestran que esta caterva de oxidados mentales viven en el mundo de la pelotudéz más absoluta y tienen menos juicio crítico que el teletubbie rojo.

En este grupo se puede encontrar mucha vieja recauchutada con pelo amarillo peinado a lo nena, tetas fuera de norma y un cuello tipo “paisajes del desierto” que da para correr un Dakar de piojos. Aparentemente todos los de esta especie son mantenidos por padres, madres, tutores o ex´s, ya que si tuvieran que salir a la calle a laburar no tendría tiempo de diseñar y compartir tanta mierda y además les daría vergüenza escribir y publicar las pelotudeces irreales que publican.

El médico virtual

Este tipo es muy especial… está convencido que un simple “me gusta” en una foto o un poderoso “compartir” pueden salvar a un niño de cáncer, o sea… una persona llamada médico, que se quemó las pestañas diez o doce años de su vida, que convive con la muerte, que puede salvar vidas y está entrenado para ello, que ha invertido tiempo y dinero en saber cómo curar gente es reemplazado por una simple horda de nerds sociales que con un sencillo “me gusta” pueden extirpar del más maligno de los tumores de un niño. Es una cosa de locos.

El chupacirios

A él/ella se la fuma que vos creas en Dios, Buda, Alá, una computadora o sencillamente en nada, está absolutamente convencido/a de tener que compartir exhaustivamente la imagen de Jesús de la Misericordia Humana para solucionar todas las atrocidades de la tierra. Como si mil me gusta fuesen a detener las guerras de Medio Oriente o el hambre en el mundo. Como si por compartirlo cien veces nos vamos a salvar de los jinetes del apocalipsis. Si fuese un Dios sería a los primero que ajusticio. Ni hablar de los comentarios del Papa…

El militonto

Este no necesita mucha explicación. Es una ameba mental que le entrega el control del muro (y de sus sesos) a su líder político para que este haga llegar a los demás su perorata quemadora de mentes. Al parecer no tiene vida, solo militancia. No tiene sentido del humor, tiene discurso. No tiene un pedo que hacer y en esto se parece al místico.

El cabulero maldecidor que finaliza con amenazas como en de la película de la pendeja manca de mierda esa que no pudo salir del pozo

En realidad esta es una casta de publicadores compuestas de dos tipos de personas: el que escribe los post, y los dos millones de cagones que le tienen miedo a la amenaza final. La cosa siempre empieza con un mensaje buena onda con todo lo bueno que te va a pasar y al final dice que si no se lo mandas a todos tus contactos va a pasar lo peor y todos los gatitos bebes se van a morir, te vas a quedar embarazada del bagre con aliento a sillón viejo que te desayunaste en el parking de Cariló y la casa de al lado, esa que esta re buena y tiene pileta, la va a comprar el gordo sindicalista torturador de cinturones para que vengan el paquidermo que tiene de jermu y sus 16 hijos con familia a hacer caldo el agua, tirar petardos y que les parezca gracioso, y meterle replay al casette de Los Charros todo el verano.

Hay que ser muy hijo de puta para escribir esos mensajes. Seguro se trata de algún complot para detectar a los anormales que no ven porno o algo así. ¡¡¡Y a los otros.... manga de cagones entregadores!!! ¡Dejen de Compartir esa MIERDAAA que no les va a pasar nada! (salvo por lo del gordo del sindicato... al primo de un amigo le pasó)

El memero

Este es el más respetable. Suele tirar una gráfica con una frase de humor que pretende ser inteligente y algunas veces lo logra, pero al menos comparte un noble intento. Hay de todas maneras un subgrupo de estos que no entiende cómo funciona la cosa y sin control, patrón o sentido alguno le entra al meme como sordo al timbre

En fin, estos son algunos de los compartidores del orto que día a día nos topamos, ¿vos que otros conoces?

Escrito por Batman Pelotudo para la sección:

  

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 18:28
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 18:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"