¿Cuál fue el origen de los viajes?

La pasión por viajar y conocer nuevos horizontes es una actividad milenaria practicada por las más diversas civilizaciones en el mundo. Mirá cual fue su evolución.

En la Grecia clásica se daba gran importancia al ocio. El tiempo libre lo dedicaban a la cultura, diversiones, religión y deporte. Los desplazamientos más destacados eran los que realizaban con motivo de asistir a los Juegos Olímpicos de la Edad Antigua (las olimpiadas son los 4 años que transcurren entre dos juegos consecutivos en la ciudad de Olimpia), a las que acudían miles de personas y donde se mezclaban religión y deporte. También existían peregrinaciones religiosas, como las que se dirigían a los oráculos de Delfos y de Dodoma. La primera guía conocida en Occidente, “Descripción de Grecia”, fue escrita en el siglo II de la era cristiana por el geógrafo y viajero griego Pausanias.

LAS TERMAS DE CARACALLA. BLOG IMPERIO ROMANO DE XAVIER VALDERAS (9)


Durante el Imperio Romano los romanos frecuentaban aguas termales (termas de Caracalla), eran asiduos de grandes espectáculos, como los teatros, y realizaban desplazamientos habituales hacia la costa. Estos viajes de placer fueron posibles debido a tres factores fundamentales: la Paz romana, el desarrollo de importantes vías de comunicación y la prosperidad económica que posibilitó a algunos ciudadanos medios económicos y tiempo libre.

Viajar por razones comerciales o religiosas era habitual en antiguas civilizaciones. Cuatro mil años antes de Cristo, en Sumeria –un reino que estaba ubicado entre los ríos Tigris y Eufrates, en Asia Menor–, los buenos caminos hacían posible la costumbre de viajar. Otro testigo es la Ruta de la Seda que unía Constantinopla con Beijing: por ahí circulaban personas, nuevas ideas y tecnologías, como la porcelana y códices de papel que reemplazarían a los pergaminos.

La construcción de caminos durante el Imperio Romano facilitó una manera de viajar –con coches de caballos y un sistema de postas y hospedajes– que se haría popular. La red romana tenía 160 mil kilómetros de extensión, cubriendo Europa y parte de Medio Oriente. El historiador griego Heródoto contó su deslumbramiento ante los caravanserai –postas típicas del Imperio Persa, en el actual Irán–, donde descansaban las caravanas de comerciantes y viajeros. Allí era posible darse un baño, dormir, comer y comprar las cosas más necesarias.

Tanto en Egipto como en China y Persia se conocían las “letras de cambio”, origen del cheque, para pagar las cuentas sin llevar dinero en efectivo. Los primeros bancos modernos nacieron en Italia en 1402, aunque para las agencias de viaje hubo que esperar a 1841, cuando el inglés Thomas Cook creó el primer paquete de viajes aprovechando el ferrocarril. Aunque fue un fracaso económico se considera un rotundo éxito en cuanto a precedente del paquete turístico, pues se percató de las enormes posibilidades económicas que podría llegar a tener esta actividad, creando así en 1851 la primera Agencia de Viajes del mundo "Thomas Cook & son". En 1867 inventa el bono o Boucher, documento que permite la utilización en hoteles de ciertos servicios contratados y pre pagados a través de una agencia de viajes.

Cook1


El primer gremio de hoteleros nació en Florencia (Italia) en 1282, para atender a los peregrinos. Hoy en Acre (Israel) se puede ver el Hospital de los Templarios, que data del siglo XII. Se trataba de un hotel, donde descansaban los monjes guerreros.

En la Europa medieval, los caminos no eran seguros pero los monasterios y las postas de correo funcionaban como hospedajes. Allí nació el concepto de hotel, en sentido moderno. La palabra de origen francés hôtel designa a estos establecimientos desde el siglo XVIII, aunque en Francia aludía al típico palacio aristocrático anterior a 1789 ( hôtel particulier ) y también al edificio sede de un municipio ( hôtel de ville ). En 1698, los cronistas de la época ya escribían que en París existía “un gran número de hoteles –alojamientos públicos donde uno alquila habitaciones– pero esta palabra se aplica también a las casas de los aristócratas”.

En 1150, el monje benedictino francés Aimery Picaud escribió en latín una guía del Camino de Santiago –“Liber peregrinationis”, incluida en el “Codex Calixtinus”–, una de las primeras guías turísticas europeas. Las guías modernas nacieron con el ferrocarril y la Revolución Industrial del siglo XIX.

Grand Tour Charabancs


Turista es una palabra que deriva del inglés tourist , aplicada desde el siglo XVIII a aquellos viajeros europeos que –para completar su educación– hacían el Grand Tour para conocer la cultura clásica y renacentista. Era un viaje de larga duración (entre 3 y 5 años) que se hacía por distintos países europeos, y de ahí proceden las palabras: turismo, turista, etc. El Grand Tour es un viaje motivado por la necesidad de instrucción de estos jóvenes aristócratas que en un futuro habrán de gobernar su país. Del conocimiento "in situ" de la grandeza de Roma, París o Atenas así como de los debates en los cafés de los grandes centros termales, los viajeros deberían aprender cómo llevar las riendas de un Imperio como el británico. Para algunos autores éste es el auténtico fenómeno fundacional del turismo moderno ya que surge como un fenómeno revolucionario en paralelo al resto de transformaciones que se dan en la Ilustración. Desde entonces, primero con los barcos a vela y vapor, luego con el ferrocarril, los autos y aviones, viajar fue cada vez más sencillo.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
28 de Septiembre de 2016|07:05
1
ERROR
28 de Septiembre de 2016|07:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"