Prohibido olvidar: Chiche Illa seguirá siempre en Mendoza

El periodista fue privado de su libertad y desaparecido en mayo de 1976. Hoy será ejemplo de lucha para los estudiantes de la prisión de San Felipe.

Los homenajes y la búsqueda de Justicia son quizás las únicas herramientas que nos quedan para traer de vuelta a los desaparecidos de la dictadura. Es una forma de remediar algo de todo el horror que vivieron durante la última dictadura cívico-militar de 1976-1983.

Conocer su lucha es admirarlos, y eso fue lo que pasó con Santiago Illa, periodista y escritor, su voz fue silenciada pero su recuerdo vivirá por siempre. Por esta razón, los internos que estudian en el Centro de Educación Básica de Jóvenes y Adultos (CEBJA) que funciona en el penal de San Felipe decidieron nombrar su escuela en su honor.

La iniciativa fue de la docente Marta Ramón, quien estuvo respaldada por las autoridades penitenciarias de la Provincia, y también por los internos que declararon:  “Es uno de los nuestros, ha sufrido lo que nosotros estamos sufriendo, nos sentimos identificados con él”.

¿Quién fue Santiago "Chiche" Illa?

Santiago Illa nació en Mendoza el 23 de Junio de 1952 , fue periodista, escritor y trabajó en una imprenta hasta los 23 años cuando lo secuestraron, lo privaron de su libertad y finalmente lo desaparecieron.

  El 9 de Marzo de 1976 allanaron su domicilio por fuerzas policial y ejército, donde se encontraba junto a su esposa embarazada ( Silvia Faget ) y su hijo de un año y dos meses . Lo detuvieron e incomunicaron, y al cabo de unos días lo trasladan a la penitenciaria de Mendoza (actual Boulogne Sur Mer) . El 12 de Mayo, del mismo año, en dicha penitenciaria le informaron que saldría en libertad. Cosa que no ocurrió, en cambio lo llevaron al Liceo Militar General Espejo, donde funcionaba un centro clandestino, allí fue visto con vida por última vez.

Sus compañeros de prisión cuentan que el joven periodista consideraba la cárcel "como una parte de su vida de lucha por una Patria Libre".

"Hombre de modos tranquilos y convincente, de gran cultura, con una actitud firme y digna ante los torturadores. Esa misma actitud, lo convirtió, en pocos días, en una referencia para muchos compañeros del pabellón. Su compromiso por construir una Patria independiente y más justa lo llevaba a hablar muy poco de él mismo y de su suerte, sino más bien sus preocupaciones y discusiones se centraban en la supervivencia de todos los militantes prisioneros y el modo de continuar la lucha. Su mayor, quizás única, preocupación personal era el no tener noticias de la suerte corrida por su compañera, su pequeño de un año, Reynaldo. El Chiche Illa, es una de los que construyeron esta Patria que aún estamos haciendo y disfrutando”, agregaron. 

Un acto muy emotivo

El martes el Centro de Educación recibió el nombre de Chiche, y su hijo, Reynaldo acudió con su guitarra para deleitar a los internos con "Viva la Revolución" de Pil y "Hadas y Serpientes", de Ataque 77, además de "Las luces de aquel móvil", canción que él mismo compuso.

Después instó a los internos a aprovechar una oportunidad que su padre no tuvo, la de recuperar la libertad: "Aprovechénla, afuera los espera el sol", les dijo.

Los internos se mostraron tan felices con el acto que pintaron un retrato de Chiche que también contribuirá a que su nombre no se olvide nunca. 

“Del otro lado de la reja está la realidad, de este lado de la reja también está la realidad: la única irreal es la reja…”, Paco Urondo.  

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|15:07
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|15:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic