Nicanor: ¡Ayuda, por favor!

No creo que el asunto sea más fácil para el resto, es más, tal vez les vaya peor que a mí, pero no me encuentro de buenas para pensar en los demás.

 () nada hay más molesto para el hombre que seguir el camino que le conduce a sí mismo. Demian. Hermann Hesse.

A continuación, la transcripción de una carta que Nicanor le escribió a una mujer, con la que al parecer, mantuvo una estrecha relación.

Por esas leyes de la vida que tienden a complicar el decurso de las cosas, o dicho de otro modo, por esas fuerzas ininteligibles que conspiran contra uno, me veo obligado a recorrer un camino desconocido, del cual no tengo referencias, la incertidumbre forma parte de mí más que nunca, de lo único que estoy seguro es que cuando acabe el trayecto, las sombras que me persiguen se habrán hecho a un lado. No debo ceder ante mis miedos internos, el fin es encontrarme, y si bien la causa es buena, todo ello va en contra de mis deseos, no por simple capricho u obstinación, sucede que me sienta mal no saber a qué atenerme. La encrucijada en la que me encuentro posicionado, dista de parecerse a cualquier otra, no se compara con ningún otro conflicto mundano. Para ser más precisos, siento que algo en mi interior se agita y me grita con desesperación y clemencia: ¡Ayuda, por favor! Es mucho más insoportable de lo que pude haber imaginado alguna vez; tal como la eclosión de algo nuevo y bello, digno de contemplación, y que a la vez se encuentra poblado de espacios vacíos y sin formas. Pero qué más da, tal vez esa voz quiera ser escuchada por una buena razón, y a ella pretendo corresponder, aun cuando me falte la convicción de estar procediendo correctamente. Para acercarme a mí mismo, es necesario que deje de lado todo aquello que, de alguna u otra manera, se empeña en hacerme dudar. ¿Dudar de qué? De todo; de mis más profundos y delicados sentimientos, de lo que tengo y lo que no, de la complejidad de mis problemas, de las mil y un frustraciones que aún no han aparecido y ya se han convertido en la causa de mi sufrimiento, de la existencia real de los incendios en mi corazón, de las cosas que he logrado hasta el momento y han sabido complacerme, y de las que he abandonado a mitad de camino, o simplemente no han resultado, la lista es más extensa de lo que crees, pero no quiero ser otro más de los que caen en una eterna catarsis, casi vomitiva. Puedo decir que de todo este infierno encantador que es mi vida, resulta una cosa: cada día estoy un poco más cerca de mi meta, que consiste en algo tan displicente como lo es el conocerse a sí mismo. ¿Y por qué -te preguntarás- ha de ser tan tortuoso dicho camino? Y si es tal cual como me lo figuro, te preguntarás nuevamente, ¿qué sentido tiene emprenderlo? Creo responder a tus preguntas al no eludir mi propósito. Estoy como embelesado, creo que lo que me mueve, y lo que nutre a mi existencia, es la certeza de saber que de todo esto, algo se obtiene al final. Lo que se obtiene es tan gratificante y está compuesto por simples nimiedades, que cuesta creer el hecho de que nos haga ver con otros ojos lo que nos rodea y a nosotros mismos. Hablo de que al final, uno se obtiene a sí mismo, y desde ese momento, todo lo demás pasa a ser secundario.

No creo que el asunto sea más fácil para el resto, es más, tal vez les vaya peor que a mí, pero no me encuentro de buenas para pensar en los demás, en realidad, creo que pocas veces he pensado en alguien que no fuera yo. Lo que digo es malsano y egoísta, lo sé, pero es lo que siento. Ellos, por su parte, deben estar descubriendo su propio interior, y qué mejor que apartarse del resto para hacerlo. Un viejo proverbio decía: más adentro de sí está uno, cuanto más afuera está de los otros.

No me hagas caso, deben ser los años y los días que no ayudan.

Tuyo, Nicanor.


Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|01:55
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|01:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic