Deportes

Boxeo: Cuba mantiene su superioridad olímpica en Beijing

A pesar de los pronósticos en contra de su desempeño en estos Juegos Olímpicos, la delegación cubana de boxeo ya se aseguró tres medallas de bronce y tiene nueve púgiles posicionados en cuartos de final.

La anunciada pérdida de supremacía del boxeo aficionado cubano que iba a ocurrir en el torneo olímpico de Beijing 2008 tendrá que esperar a la próxima cita después de ver como los púgiles antillanos lograron ya el derecho a medalla, mientras que sus rivales más directos, Rusia y Estados Unidos, apenas pudieron salvar el honor.

Cuba, que llegó con 10 boxeadores al torneo olímpico y calificó a nueve para los cuartos de final, ya se aseguró tres medallas de bronce después que los pesos ligero welter (64 kilos) Roniel Iglesias, welter (69) Carlos Banteurt y pesados (91 kilos) Osmai Acosta ganaron sus respectivos combates en la primera jornada de cuartos de final.

No pudo tener mejor comienzo la jornada para Cuba después que Iglesias venció por puntos (5-2) al subcampeón del mundo, el ruso Gennady Kovalev.

En el primer duelo entre púgiles cubanos y rusos, Iglesias, de sólo 20 años, debutante en unos Juego Olímpicos, ganó su primera pelea en el mismo día de su cumpleaños, que le dejó como el gran protagonista y el símbolo de la nueva generación de peleadores antillanos.

Iglesias, a pesar de las dificultades que le puso el veterano peleador ruso, supo como trabajarlo para conseguir los puntos necesarios que le aseguró la medalla de bronce, primera del torneo y para su equipo.

Su rival en las semifinales será el tailandés Manus Boonjumnong, campeón olímpico, que venció por puntos (7-5) al kazako Serik Sapiyev, monarca mundial.

"Aunque no pienso en el oro, voy pelea a pelea, estoy convencido de que nuestro equipo va a conseguir más medallas", declaró Iglesias, que completó una gran pelea, algo que fue reconocido por el propio entrenador del equipo cubano, Pedro Roque.

No brilló de la misma manera su compatriota Banteaux, se lo notó la presión de asegurar la medalla, pero al final también demostró ser muy superior a su rival, el egipcio Hosam Abdin, al que ganó por puntos (10-2).

"Me he quitado una gran presión y ahora puedo hacer mucho mejor las cosas", comentó Banteurt. "La medalla era muy importante para mi y el pueblo cubano".

Su rival en las semifinales será el púgil local, el chino Silamu Hanagti, tercero del mundo, que ganó por puntos (14-4) al bahamés Toureano Johnson.

"Cuando llegas a un torneo sabes que para conseguir la medalla o ser campeón necesitas ganar a todos tus rivales, luego no importa cuando te van a tocar", comentó Banteaux sobre su próximo rival.

El peso pesado Acosta cerró la jornada triunfal para Cuba con su victoria a los puntos (7-4) frente al griego Ilias Pavlidis.

Acosta no hizo su mejor boxeo, se mostró inseguro y no saco bien las manos, pero supo utilizar mejor su técnica para poco a poco conseguir los puntos que le fueron abriendo el camino del triunfo.

"Estoy contento y me siento muy bien con el triunfo", declaró Acosta. "Me costó un poco entrar en la pelea, pero cuando lo hice todo fue fácil".

Acosta reconoció que su rival tenía una pegada fuerte y al final buscó el golpe que pudiese dejarlo fuera de combate, pero su guardia trabajo bien y lo mismo que la resistencia de las piernas.

"Estoy listo no sólo para seguir en la competición sino también llegar hasta la final y alcanzar el gran sueño de la medalla de oro", señaló Acosta. "De mi próximo rival estoy seguro que los entrenadores sabrán todo".

Este rival será el ruso Rakhim Chakhkiev que venció por puntos (18-9) al francés John Mbumba.

La jornada también iba a tener como triunfador al ligero welter dominicano Félix Díaz, que le dio a su país la primera medalla olímpica después de 24 años desde que consiguiese la última en Los Angeles 84.

Díaz, el único de los seis púgiles dominicanos que clasificó a los cuartos de final, superó con claridad por puntos (11-6) al iraní Morteza Sepahvandi.

"Le dedicó la medalla a todo el país y a mi familia", declaró Díaz. "Ahora estoy listo para seguir en la lucha por la medalla de oro, algo que con la ayuda de Dios voy a conseguir".

Los grandes derrotados de la jornada fueron los equipos de Rusia y Estados Unidos que perdieron a un púgil más cada uno para quedarse los primeros con tres en competición y los segundos con sólo uno.

Rusia, que llegó con 11 púgiles y máximo aspirante a quitar la supremacía al boxeo aficionado cubano, vio como después de la derrota de Kovalev recibió la consolación del triunfo de Rakhim Chakhkiev, el peso pesado subcampeón del mundo, que venció por puntos (18-9) al francés John Mbumba.

Estados Unidos perdió al campeón mundial del peso welter Demetrius Andrade y les salvó el honor, envuelto en polémica, el peso pesado Deontay Wilder, que venció al marroquí Mohammed Arjaoui por decisión de los jueces después de haber concluido la pelea con la puntuación de empate a 10-10.

El italiano Clemente Russo, campeón del mundo, superó la difícil prueba del ucraniano Oleksandr Usyk, al que ganó por puntos (7-4) y será el rival de Wilder.
En Imágenes