¿Qué comían los constructores de Stonehenge?

Se sabe que las ollas que fueron encontradas en las zonas residenciales fueron usadas para cocinar productos derivados de los animales.

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de York ha hecho públicos acerca de los hábitos alimentarios y de cocina que tenían los constructores del conocido monumento megalítico de Stonhenge, ubicado en Durrington Wall, construido aproximadamente en el año 2.500 antes de Cristo.

Conocer esta información ha sido posible después de haberse realizado un análisis pormenorizado de la cerámica y de los huesos de animales que fueron descubiertos en la zona, donde se indica cómo se distribuyeron y compartieron los alimentos en aquellos años.

Según reveló el análisis químico de los restos de alimentos que se encontraron en muchos fragmentos de la cerámica, destacó muchas diferencias en cuanto al uso de recipientes. Por ejemplo, se sabe que las ollas que fueron encontradas en las zonas residenciales fueron usadas para cocinar productos derivados de los animales como la carne de cerdo o de otra clase de ganado e incluso productos lácteos.

Asimismo se reveló que la cerámica que se usaba en ritos ceremoniales era usada para productos lácteos, lo que podría revelar que la leche, los quesos y yogures eran considerados como alimentos exclusivos que solamente podían llegar a consumir algunos grupos selectos o que los productos lácteos, eran utilizados en ceremonias públicas.

También se han encontrado escasas evidencias de preparación de alimentos de origen vegetal en el asentamiento de Durrington Wall, lo que revela que se consumieron en masa diferentes productos animales, sobre todo procedentes de los cerdos.

Al realizar un análisis más profundo, se reveló que tanto en la zona como en la época, muchos cerdos murieron antes de poder llegar a alcanzar su peso máximo, revelando que se planificaban sacrificios para su consumo en diferentes celebraciones.

Se cree que los constructores de Stonehenge preparaban la carne hirviéndola y después asándola en ollas, pero no solo en interior sino también en exterior, como si se tratase de alguna especie de barbacoa de la antigüedad.

En los análisis se encontraron huesos de todas las partes del esqueleto de los animales, indicando que el ganado era llevado a este lugar para su consumo.

También se reveló que los animales procedían de diferentes rincones, algunos de ellos bastante alejados de Durrington Wall, algo que llama la atención dado que se necesitó la organización de muchas personas para poder llevar los animales hasta este lugar aislado, o al menos se creía así hasta ahora, pero los datos revelan que en ocasiones la historia no es segura al 100% dado que en todo momento se está reescribiendo.

Fuente: http://redhistoria.com/

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|08:43
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|08:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic