El peso del padre queda escrito en su esperma

La investigación ofrece una explicación biológica de por qué los hijos de un padre con sobrepeso están más predispuestos a la obesidad.

Un trabajo de expertos en epigenética de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) revela que el peso del hombre afecta a la información hereditaria contenida en su esperma. Según la investigación, publicada en el último número de la revista Cell Metabolism, las células de semen de hombres delgados y obesos poseen diferentes marcas epigenéticas en las regiones de genes asociados con el control del apetito.

Las comparaciones, que incluyeron a 13 hombres delgados y 10 obesos, ofrecen una explicación biológica de por qué los hijos de un padre con sobrepeso están más predispuestos a la obesidad. En la siguiente fase de la investigación, los científicos estudiaron a seis hombres sometidos a cirugía de pérdida de peso para ver cómo había afectado el procedimiento a su esperma.

La investigación ofrece una explicación biológica de por qué los hijos de un padre con sobrepeso están más predispuestos a la obesidad.

Observaron un promedio de 5.000 cambios estructurales en el ADN de las células de esperma antes de la cirugía, inmediatamente después, y un año más tarde. Según Romain Barrès, autor principal, "aunque hay que estudiar más a fondo qué significan estas diferencias y sus efectos sobre la descendencia, tenemos una primera evidencia de que el esperma lleva información sobre la salud del progenitor".

"Nuestra investigación podría plantear la necesidad de un cambio en los hábitos del futuro padre, sobre todo en la etapa previa a la concepción. Se da por supuesto que cuando una mujer está embarazada debe cuidarse, no beber alcohol, evitar los contaminantes, etc., pero, según nuestro estudio, las mismas recomendaciones deben dirigirse a los hombres", destaca.

Barrès se inspiró en un estudio publicado en 2005 que mostró que la hambruna padecida por un pequeño pueblo sueco en 1836 se relacionó después con un riesgo en los nietos de desarrollar enfermedades cardiometabólicas. El estrés nutricional de los abuelos probablemente se transmitió a través de marcas epigenéticas que controlan cómo se expresan los genes.

Herencia paterna

Esta infografía muestra cómo los espermatozoides de los hombres obesos llevan una firma epigenética distinta a la de los hombres delgados. El metiloma de los espermatozoides se remodela después de la pérdida de peso inducida por bypass gástrico, especialmente en las regiones de genes implicados en el control del apetito.  

En el nuevo trabajo, el equipo comparó las marcas epigenéticas específicas en el eyaculado de hombres delgados y obesos. Si bien no se observaron diferencias en las proteínas que envuelven el ADN, sí había variaciones entre los ARNs pequeños de los participantes (cuya función aún no está determinada), así como metilación de genes asociados con el desarrollo del cerebro y el apetito.

La siguiente pregunta que se hicieron los investigadores fue si estas diferencias eran subproductos de la obesidad o del estilo de vida. El experimento llevado a cabo con los hombres sometidos a cirugía bariátrica mostró que este procedimiento afectó a la epigenética de esperma, con el consiguiente descubrimiento de que el peso era el factor principal.

Los científicos estudiaron a hombres sometidos a cirugía de pérdida de peso para ver cómo había afectado este procedimiento a su esperma.

Razones evolutivas

Hay razones evolutivas probables por las que la información sobre el peso de un padre es valiosa para la descendencia. Según Barrès, antes era normal animar a los niños a comer más y engordar en tiempos de abundancia. "Solo recientemente la obesidad ha dejado de ser una ventaja. Hace unas décadas, la capacidad de almacenar energía era considerada valiosa para resistir las infecciones y hambrunas", dice.

Con el objetivo de obtener más información sobre la conexión epigenética de los descendientes, el equipo está colaborando con una clínica de fertilidad para estudiar las diferencias en los embriones desechados generados a partir de los espermatozoides de hombres con diversos grados de peso corporal (por ley, en Dinamarca, después de cinco años, los embriones deben ser descartados y pueden ser utilizados para la investigación). También planea usar para el estudio la sangre del cordón umbilical de los hijos que hayan tenido los voluntarios.

"Se ha demostrado que estos cambios epigenéticos ocurren en roedores. Ahora, necesitamos saber si esto también sucede en humanos porque este conocimiento puede ser utilizado en evitar futuros problemas de salud de nuestros hijos", concluye el autor.

Fuente: http://www.agenciasinc.es/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|23:57
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|23:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016