El cura Grassi rompió el silencio

"Yo siempre digo que si hay Justicia, voy a ser absuelto. Pero la Justicia comienza a ser una palabra abstracta” destacó el sacerdote que será juzgado por abuso sexual.

Julio Cesar Grassi, el sacerdote que será juzgado a partir del martes próximo por abuso sexual contra tres chicos que concurrían a la Fundación Felices Los Niños que él preside, aseguró hoy que si hay Justicia será absuelto y acusó a un sector del periodismo por haber extorsionado a los niños.

"Yo siempre digo que si hay Justicia, voy a ser absuelto. Pero la Justicia comienza a ser una palabra abstracta, si entendemos que la Justicia está encarnada en hombres", dijo el sacerdote en declaraciones efectuadas a Radio 10.

El religioso será juzgado por abuso sexual y corrupción de menores agravada por su condición de cuidador contra tres niños, quienes ya son mayores de edad, que concurrían a su Fundación, en un proceso judicial que demoró seis años.

Grassi destacó que la acusación en su contra fue realizada "no por los niños que iban a la Fundación sino por gente grande que los ha extorsionado" y añadió. "No le echo la culpa al Grupo Clarín pero sí a algunas personas del Canal 13 que se equivocaron mucho en la investigación".

Indicó además que "ellos se fueron de periodistas a fiscales, a investigadores que tuvieron la osadía de decirle a algunas personas `decí esto, porque esto es verdad`".

"Digamos que fue realmente lamentable todo lo que dañaron a las mismas personas a las que hicieron decir mentiras, como así también a las personas que quedaron involucradas en toda esta trama", destacó.

El sacerdote afirmó que es "un pecador" y que "no soy el mejor, pero estoy del lado de los buenos, de los que buscan el amor al prójimo y todo esto que han inventado tiene otra finalidad".

Aseguró que en estos seis años siguió trabajando para la Fundación y que concurre todos los días desde las siete de la mañana hasta las ocho de la noche, con las precauciones que le impuso la Justicia al otorgarle la libertad morigerada.

Grassi precisó que los chicos de la Fundación "lo extrañan" y que también "él extraña a los que no puede ver" pero que trata de "disimularles el dolor".

En este sentido comparó su situación en la Fundación con la película "La vida es bella", donde un padre le disimulaba a su hijo a través de juegos que estaban en un campo de concentración nazi.

Manifestó sentir "una gran incertidumbre y un gran dolor, porque no creí que esto iba a llegar a durar tanto" pero aseguró estar "entero, en paz y con muchas ganas de hablar dentro del juicio".

El sacerdote será defendido por los abogados Ricardo Malvicini, Daniel Cabo y Martín Tipito y será juzgado por once hechos de abuso contra el menor Luis, tres contra Gabriel y otros contra Ezequiel.
Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 03:49
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 03:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia