Las luces y sombras del futuro gobierno

Alfredo Cornejo anunciará mañana su gabinete, que no integrarán más de nueve ministros y del que se promete que será “profesional y alejado de la politiquería”. Hubo cambios de última hora y confirmaciones que todavía no llegan: Kerchner irá a Hacienda, Rubén Giacchi a Salud, hay polémica Educación con la posible designación de Jaime Correas y la novedad será un superministerio de Obras, Energía y Economía para el cual el elegido es Enrique Vaquié. Aunque este todavía no dice que sí.

Seis meses después de haber ganado la elección, Alfredo Cornejo comenzará a mostrar mañana las credenciales que permitirán saber si el cambio prometido en la campaña será posible en Mendoza o no.

Entre muchas dudas, designaciones de último momento y confirmaciones que todavía no llegan, el gobernador electo esperó hasta el final del interminable ciclo electoral de este año para anunciar a los miembros de su gabinete y a la estructura ministerial que diseñó para administrar el Estado a partir del 9 de diciembre.

Mañana, a las 18, en la Nave Cultural y el día después de las elecciones comunales de Godoy Cruz, Cornejo echará a rodar a un nuevo gobierno del que se vislumbran muchas luces. Aunque también, una gran cantidad de sombras.

Desde lo funcional, se presentará un gabinete que de los 15 actuales pasará a no más de 9 funcionarios en la primera línea (entre ministros y secretarios con rango de ministro), aunque, según se supo en las últimas horas, Cornejo baraja la alterativa incluso de dejar en 8 a la cantidad de colaboradores más cercanos.

La intención política del futuro gobernador es arrancar el gobierno con una nueva ley de Ministerios sancionada y por ello se tomó un proyecto presentado hace tiempo por un legislador radical, que pautaba modificaciones en ese sentido y que ya tiene estado parlamentario.

Dos nombres aparecen como confirmados. Uno de ellos es Martín Kerchner, en Hacienda, y Diego Gareca, en Cultura. Ambos han trabajado con Cornejo en Godoy Cruz y en la transición (sobre todo el primero) se movieron como referentes de Cornejo en sus respectivos temas.

Un par de nombres más circularon con fuerza. Si bien en algún momento barajó la alternativa de proponérselo a César Biffi, el ministro de Gobierno sería Dalmiro Garay. Ex funcionario de carrera de la Fiscalía de Estado y paritario de la DGE durante el gobierno de Julio Cobos.

Ricardo “Folqui” Canet sería la mano derecha del gobernador en cuestiones administrativas y ocuparía la secretaría Legal y Técnica. Canet conoce a Cornejo desde el momento en que fue director de Asuntos Legales del ministerio de Seguridad durante el cobismo y se ocupa hoy de la administración legal de Godoy Cruz.

Otro de aquella época, Gianni Vennier, se quedaría con Seguridad. Vennier fue el director de Inteligencia durante el gobierno de Celso Jaque.

Desde el jueves una versión no para de generar sorpresa: el ex director periodístico de Diario UNO, Jaime Correas, sería el encargado de las políticas educativas y recaería en la DGE.

Correas es Licenciado en Letras, periodista y escritor. Aunque su currículum no acredita experiencia de envergadura en el campo educativo. Su nominación podría transformarse en el primer episodio ruidoso desde lo político para la futura gestión: el cargo de la DGE requiere de acuerdo del Senado y seguramente en el tratamiento ese pliego se ventilarán muchas de las facturas que el arco político tiene para pasarle a quien fuera, durante 20 años, uno de los hombres del riñón del Grupo Vila.

La incógnita de estos y otros nombres se develará mañana, pero el sábado se decidió un cambio de última hora.

Más allá de que se lo mencionó a Carlos Funes como futuro ministro de Salud, Cornejo se inclinó para ese lugar por Rubén “Tano” Giacchi, ex funcionario de Roberto Iglesias en Capital y ex interventor del PAMI en Mendoza durante el gobierno de la Alianza. Hoy Gicchi está dedicado al manejo de clínicas privadas.

Fuera de toda especulación ya está clara la novedad. Se creará un superministerio que agrupará a las áreas de Obras Públicas, Energía y Economía y el designado para esa cartera es Enrique Vaquié.

El diputado nacional, que fue reelecto en octubre para ese cargo, a menos de un día del anuncio todavía no dice que sí y, si bien se encamina a hacerlo, podría declinar el ofrecimiento.

Vaquié ya convocó a un trío de expertos en materia energética que provienen del ámbito privado, aunque todavía no consigue darle el mismo perfil a quienes serán sus colaboradores en cuestiones de obra pública.

Para el área económica, Cornejo le impuso colaboradores: la relación con sector productivo de Mendoza, en los niveles de subsecretario, estará a cargo de gente de Laura Montero.

Si se sube al tren, Vaquié será una pieza calve no solo por su altísimo perfil técnico y político. Sino también por sus vínculos personales con funcionarios estratégicos del futuro gobierno de Mauricio Macri como Alfonso Prat Gay (el ministro designado en Hacienda) o Rogelio Frigerio (Interior).

Trabajó y estrechó vínculos muy cercanos con Rodolfo Santángelo, el actual socio de Carlos Melconian, lo que le permitió también relacionarse de manera personal en los últimos años con el próximo presidente del Banco Nación.

El miércoles al mediodía, el diputado nacional radical y dirigente de la Confederación Rural Argentina, Ricardo Buryalle, recibió un llamado telefónico en su despacho en el Congreso.

“Es el ingeniero Macri”, le avisaron y Buryalle pensó en ese momento que le daba un ataque cardíaco. Quien estaba esperando esa comunicación junto al nuevo ministro de Agricultura de la Nación, era Vaquié que, junto a un puñado de radicales, había empujado su ingreso al gabinete nacional.

Otro dato se agrega a la cadena de amistades. Se terminará por confirmar esta semana que un mendocino, Andrés Chambouleyron, será designado como secretario de Energía nacional. El coprovinciano, hijo de Jorge Chambouleyron, ex titular de Irrigación durante los 90, es amigo de Vaquié desde sus épocas universitarias y aseguran que jugará un papel importante en el redireccionamiento de la gigantesca masa de subsidios eléctricos nacionales.

La designación de Vaquié avisora, sin embargo, problemas políticos a futuro que Cornejo conoce. Pero que pateó para adelante consciente de que, en el elenco de ministros posibles, no había muchos a quien elegir para manejar tres áreas que serán estratégicas para el desarrollo de Mendoza.

No es un secreto que el diputado no es hombre de confianza del futuro gobernador y que además tiene un proyecto gubernamental propio que archivó en enero de este año y que, con la vidriera y el presupuesto que tendrá, retomará el primer día que se siente en su superministerio.

No será de extrañar que, en menos de un año, comiencen los cortocircuitos con Vaquié si Cornejo decide, como muchos descartan, cambiar la Constitución para buscar su reelección.

O, como otros aseguran, ungir al intendente de Capital, Rodolfo Suárez, como su delfín si no logra el primer objetivo.

Pero la designación en cuestión traerá otra consecuencia de la cual no hay duda posible: con Vaquié a cargo de las políticas económicas y de desarrollo energético, habrá que olvidarse nuevamente y por un largo tiempo del desarrollo de la minería metalífera en la provincia. De su puño y letra salió, en el 2006, la ley 7722 que restringió la actividad en Mendoza y que en días nada la Suprema Corte definirá si es constitucional o no.

Algo nuevo y algo viejo

Mientras lo miraba por televisión el miércoles, Cornejo se dio cuenta que Mauricio Macri le había puesto muy alta la vara para el armado de un gabinete. Lo que sucederá aquí, se avizora muy distinto a lo que pasó con Cambiemos a nivel nacional.

Está descartado algún golpe de efecto como el de Lino Barañao, aunque se promete un elenco “con una identidad técnica, conformado por profesionales universitarios y con poca politiquería”.

Hay algo vital para el nuevo mandatario: Cornejo tiene que sacarse de encima su perfil comiteril y rosquero, para pasar a otro que esté sustentado en la gestión.

Algo cambió durante estos de conducción municipal, pero las mañas no se abandonan de un día para el otro. Y la realidad de la provincia exige ese cambio de postura.

Lo que presentará mañana, seguramente, será casi una decena de caras nuevas en donde se asegura que también habrá mujeres. Pero en las segundas y terceras líneas, volverán muchos funcionarios del gobierno de Julio Cobos.

“No va a ser un gobierno hacia atrás, pero tampoco podemos empezar de cero”, se justificaron en Godoy Cruz, mientras preparaban el acto de este lunes.

Junto con el anuncio de los ministros, seguramente se hará otro: una reducción drástica de los cargos políticos que serán alrededor de 300 (contra los 600 que existen en la actualidad) lo que generó muchos problemas en el armado de las carteras.

El impacto financiero de la medida ronda los $3.000.000 mensuales, poco si se toma en cuenta el desbordado gasto público. Sin embargo la medida apunta más a lo simbólico. Un gobierno que seguramente impulsará un ajuste, empezará por reducirse a sí mismo.

Nada se dirá por el momento algo que será fundamental para entender si la nueva administración terminará con las zonas oscuras del financiamiento de la política y, sobre todo, con la injerencia de grupos de poder económico en el Estado para favorecer a sus negocios.

Hubo una mala señal esta semana en ese sentido. Se mencionó que Marcelo D'Agostino, abogado de Agustín Vila, terminaría recayendo en la conducción del Casino de Mendoza. El Grupo Vila-Manzano maneja, entre otros asuntos, los tragamonedas oficiales y hubiera sido un despropósito que los que debieran ser controlados terminaran manejando todo.

D'Agostino no irá al Casino, pero tampoco se conoce a quién pondrán allí. Francisco Pérez no le entregó a los Vila el control total del juego, pero sí le abrió la puerta del manejo de la recaudación a la política otorgándole ese beneficio a Carlos Ciurca.

El vicegobernador también manejó otra caja: los millonarios gastos reservados del ministerio de Seguridad que ahora controlaría Vennier, un amigo personal de Cornejo.

Tampoco se sabe, por caso, qué sucederá con OSEP, la otra fuente de financiamiento irregular de la política que controló el actual ministro de Agroindustria, Marcelo Costa, durante los últimos ocho años.

Lo que viene

El nuevo gobernador sabe que, en el mejor de los casos, su gobierno se parecerá más al de Iglesias que al de Cobos, si se comparara con las dos últimas gestiones radicales. En líneas generales, el primero de ellos fue más de ajuste y el segundo de expansión.

Depende de que a Macri le vaya bien y si el país crece durante los próximos dos años, Mendoza podrá pensar en salir del pozo. De otra manera, nos espera un largo proceso de crisis.

Una alarma suena desde hace ya varias semanas y por varias cuestiones. Si bien el diagnóstico de los radicales a los problemas es el adecuado, las soluciones todavía no se visualizan en el horizonte.

En el aspecto financiero por caso, es cierto que Pérez empeoró todo aún más sobre el final, pero independientemente de los vínculos y los contactos con el entorno macrista, no existe todavía una definición concreta acerca del único plan que hay y es esperar un socorro del Banco Nación.

Cornejo apunta a romper el acuerdo que hizo Paco con el banco para reestructurar una deuda de $2.200 millones que vence en diciembre y, en lugar de un plazo de un año para pagar como acordó Paco, espera que le den cuatro.

Eso está hablado con la línea gerencial del Nación que seguirá en funciones luego del cambio de gobierno. Todos descuentan que accederá, sin embargo no existe todavía una sola certeza de que Melconián dará el sí.

El sector productivo espera respuestas. Pero estas no serán de plata. Y los gremios estatales ya se preparan: Cornejo no logra todavía ablandar al núcleo duro, ATE y el SUTE, que amenaza con dar la pelea fuerte en paritarias desde febrero.

La peor de las tormentas se avecina para el verano. Quedarán en revisión la totalidad de los pases a planta permanente (se estiman que son unos 3.800 casos) y serán echados todos aquellos empleados que la gestión que se va haya incorporado de manera irregular.

Desde lo político, los aliados del Frente Cambia Mendoza que lo llevaron al triunfo dieron un gesto inesperado de independencia en la Legislatura.

No conformarán un bloque con los radicales en la Cámara de Diputados, sino que armaron un interbloque en dónde, independientemente de los legisladores de la UCR, funcionará otro bloque del PD, otro del PRO y uno más que encarnará Guillermo Pereyra.

La apuesta es a que nadie saque los pies del plato en la coalición y en eso la confianza está depositada en el ganso Marcos Niven. Pero este no responde al aliado Omar De Marchi. Sino a Carlos Balter, que está peleando por volver a conducir a los demócratas.

Para evitar todo tipo de roces internos, Cornejo trató de tomar todos los recaudos puertas adentro.

Repartió las cargas del poder en el partido otorgándole lugares a todos los intendentes que ganaron y trató de consensuar, como en el caso del superministerio de Vaquié, lugares de poder con Laura Montero.

La próxima vicegobernadora le responde a Cobos, aunque no lo sigue ciegamente en todas sus peleas internas. El senador nacional electo no plantea por ahora ninguna batalla interna. Pero con Cleto y con los radicales, nunca se puede decir nunca en este punto. 

Opiniones (26)
14 de diciembre de 2017 | 13:19
27
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 13:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. profesional y alejado de la politiqueria? vamos Cornejo, sea educado y no menosprecie a los que lo hicieron llegar, son militantes no politicos baratos, ademas ser prefesional no lo hace ser buen ejecutor, los que saben son los que estan cerca de la gente y comprometidos militantes, si no tienen compromiso pasa como Perez, aprovechan una oportunidad y despues a quien le reclamamos. los tecnicos, especialistas y profesionales se los debe tener staff, asi trabajan las empresas o las asociaciones y asi deberia trabajar la provincia.
    26
  2. Realmente considero que el único radical que vale la pena es Vaquié. Espero realmente que Cornejo busque en él un aliado y permita a los mendocinos que implemente sus políticas para todos. Cobos impresentable, pero admirable, sigue estando vigente después de haber cantado la marcha peronista de la mano de Nestor. Fue radical, peronista, KK y ahora????. Una basura. Hay que bancar a Vaquié,
    25
  3. RUBEN GIACHI, Médico, no es un improvisado, es muy inteligente y capaz. Lamentablemente es groseramente nefasto, irrespetuoso maltratador de sus subalternos. En el PAMI, donde le llamaban el enano maldito, no se olvidan de él (Los agradecidos directivos de las clínicas tampoco)..
    24
  4. Y bueh ... Alfredito como corresponde a un buen correligionario se esmerará en cumplir con lo que previamente se le ha ordenado hacer ... y merecer cuando abandone la función pública, reemplazar a Roberto Iglesias en la presidencia del directorio de Dalvian S.A. ... exitos!!! ... un globo por allá!!!
    23
  5. JAIME CORREAS director de la DGE??? Deberían averiguar sobre las causas judiciales por mobbing laboral existentes en los tribunales provinciales, que señalan al Sr. Jaime Correas como maltratador sistemático del personal a su cargo...
    22
  6. matasimios:Te completo el titular " Se va el gobierno de LAS POCAS LUCES Y LAS MUCHAS SOMBRAS,de la abogada exitosa y sus acólitos".
    21
  7. LA NOTA TENDRIA QUE DECIR " LAS POCAS LUCES Y LAS MUCHAS SOMBRAS"
    20
  8. ESTIMADO SR. GOBERNADOR: ES UNA PENA QUE LA SRA. DE LAZARO LE HAYA IMPUESTO AL MINISTRO DE SALUD. SE LO DIGO PORQUE EL SR GIACHI SE HIZO K.K Y SE FUE AL NORTE, ADEMAS ES SOCIO DE SANCHEZ RIVAS UNO DE LOS DUEÑOS DE CLINICAS Y SANATORIOS DE MENDOZA. POR AHI VA EL NEGOCIO. - ABRA BIEN LOS OJOS PORQUE LO VAN A PASAR COMO MICRO PARADO.- AVERIGUE LOS ANTECEDENTES Y DESPUES DECIDA.-
    19
  9. tan dificil es encontrar gente honesta y capaz, cornejo no juegue con nuestra esperanza, afine la punteria,mire a perez no repita esos errores , si de movida ya pone gente conflictiva, o vinculada a vila manzano desde ya le pronostico que terminara mal como sus antecesores, salvo que como iglesias tenga un puesto reservado y eso sea lo que realmente le interesa, ojala me equivoque, pero esta claro que el mayor mal de este pais LA CORRUPCION sigue al acecho
    18
  10. EL CHUQUI, COMO SE LO CONOCÍA EN EL PAMI A SALUD. QUE DESACIERTO. FUE UNO DE LOS QUE QUISIERON DESTRUIR EL PAMI Y PASAR SUS FONDOS A LA OSEP.
    17
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho