Mantuvo a su familia encerrada 3 años entre cucarachas y residuos

La historia es similar a la del "Chacal" austríaco austríaco Josef Fritzl. Sin embargo, este sujeto no dejaba salir a su esposa a sus cuatro hijos -de 9 a 14 años- de la casa rodante en la que habitaban.

Como el austríaco Josef Fritzl, un hombre estadounidense mantenía encerrada a su familia. Sólo que en este caso no había secretos: todos eran conscientes de la pesadilla en la que vivían.

Raymond Thurmondno dejaba salir a su esposa a sus cuatro hijos –de 9 a 14 años de edad- de la casa rodante en la que habitaban. Ni siquiera los dejaba acercarse a la puerta. Dentro, la vivienda prefabricada estaba infestada de insectos y suciedad. Así mantuvo a su familia desde 2005.

El aberrante episodio ocurrió en Lavonia, en el estado norteamericano de Georgia, y la Policía lo descubrió por casualidad: una vecina se extrañó de que la mujer y sus hijos nunca salieran.

Para los vecinos, Thurmond era un hombre amable y educado que vivía en una casa rodante. Para su esposa y sus cuatro hijos, era el ogro que sólo los había dejado salir de casa una vez en tres años. Fue durante dos horas cuando su mujer fue con los chicos a ver a sus padres.

Thurmond vigilaba lo que su familia comía y les hacía vivir entre basura, chinches y cucarachas . Los niños no iban a la escuela. El padre, cuyos hijos dicen haber visto violando a su madre, no tenía antecedentes.

La teniente de Policía Missy Collins señaló que la familia vivía «como en una prisión. Él controlaba todo lo que hacían. Lo supervisaba todo», concluyó.
 
Quizá a la mujer y a los niños ya no les molestaba el terrible olor de su casa. Pero los agentes de Policía que detuvieron al estadounidense al principio se negaron a entrar en la vivienda para proceder a la detención. Sólo uno de los policías aceptó entrar, pero con una máscara que le protegiese.
 
Cuando entró vio miles de cucarachas y chinches entrar y salir de los cajones y las tazas de la cocina. Había comida tirada y los suelos y colchones estaban en malas condiciones por un problema con el agua.

Un tirano en casa
 
El hombre se encargaba de todo y dejaba a su mujer encerrada cuando se iba a trabajar a una granja de aves. Ahora Thurmond enfrenta a los cargos de violación y maltrato a menores, pues golpeaba a menudo a sus hijos, incluso con botas de punta de acero .
 
El jefe de Policía Bruce Carlisle explicó que «las víctimas de este tipo creen que no valen nada». Al principio ella describió su matrimonio como maravilloso, y luego empezó volverse loco.


Fuente: Minutouno.com
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 13:57
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 13:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial