La topísima fiesta de los jóvenes de "Cambiemos" en Puerto Madero

Luego de celebrar en Costa Salguero, los jóvenes militantes y fiscales de "Cambiemos" partieron al boliche "Asia de Cuba", que se extendió hasta las veredas del exclusivo barrio. La música, los videos, los políticos que dijeron presente, y más. ¡Hacé click!

Ya siendo 23 de noviembre, y después de una intensa jornada electoral, en la puerta del mítico boliche Asia de Cuba se agolparon grupos de jóvenes como en tantas otras ocasiones, excepto por un detalle: era ya lunes, y en sus muñecas brillaban pulseras rosas y doradas, repetidas incontables veces, con una inscripción: "Ballottage 2015, 22 de noviembre". Todos esperaban para entrar al lugar que habían designado poco antes en el entorno del jefe de Pro, Mauricio Macri, para festejar la elección que lo transformó en presidente.

Según explicó La Nación, la clave para entrar al conocido local bailable -un boliche éxito de los años noventa-, era mostrar la pulsera obtenida durante la acreditación del búnker en Costa Salguero. "Sin pulsera, no había festejo en Asia de Cuba", dejaban en claro una y otra vez los más de diez patovicas que custodiaban el ingreso.


"Doce en punto, aunque las pistas todavía no se encontraban repletas, arrancó el tema que había sonado una y otra vez más temprano en los salones del Pabellón 2 de Costa Salguero en la espera de los resultados. "Estoy con vos, estoy con vos": todos se unieron en el canto, desde el VIP y el llano. Corrían la cerveza, el fernet, el champagne y los abrazos. Los presentes se mostraban exultantes. Bailaban al son de los reggaetones de moda y volvían a abrazarse. El militante por la diversidad Pedro Robledo entró enérgico, liderando una fila de cinco jóvenes hacia la barra del fondo. En su cabeza, una gorra de Cambiemos", cuenta Brenda Struminger, periodista de La Nación.

Fiesta pro 16

Las personalidades de Pro se vieron en el VIP, al lado de la pista, de restringido acceso, custodiado, también, por musculosos patovicas. Aunque no hubo señales de que Macri estuviera presente, sí llegaron sus estrategas políticos: el secretario general porteño Marcos Peña, el jefe de campaña de Horacio Rodríguez Larreta, Fernando de Andreis y el secretario de Gestión Comunal, Edgardo Macchiavelli.

Cerca de las 2 de la mañana, el senador Diego Santilli se metió en la cabina del DJ, en el centro de la pista principal y tomó el micrófono. "Creo que es hora de gritar 'Se siente, se siente, Mauricio Presidente'", clamó. El público, sin música de fondo, se encargó de replicar sus palabras. La música volvió a inundar el lugar.


Cada cierta cantidad de minutos alguna arenga política hacía volver a la realidad a quien hubiera olvidado que se encontraba en un festejo político. No sólo Santilli se encargó de que así fuera. Otros funcionarios -aunque de menor tenor- tomaron el micrófono para recordar que Macri había ganado la presidencia. Por momentos, entre los presentes se gestaban pequeños pogos para festejar el triunfo. Y en alguna ocasión, para criticar a Cristina Kirchner: "Ohlelé, ohlalá, el 10 se va Cristina, no vuelve nunca más!", cantaban en la vereda de Asia de Cuba.


Las canciones que más se escucharon, repetidas indiscriminadamente, fueron las clásicas asociadas al partido amarillo: Ciudad Mágica, de Tan Biónica, y Arde la ciudad, de La Mancha de Rolando. Hubo también mucho "punchi punchi". Afuera, sobre la vereda, se habían instalado vallas y una barra. Por una noche, Asia de Cuba también funcionó en la vereda. Como una especie de deck o "terraza", como la llamaban algunos de los presentes. Los tragos costaban entre 80 y 90 pesos. Una botella de champagne, $450.

Aunque algunos grupos de jóvenes llegaron al lugar porque ya tenían planeado ir a Asia de Cuba, la fiesta estuvo copada por funcionarios, militantes y simpatizantes del frente. A medida que pasaban las horas desde que se desagotó Costa Salguero, el local de Puerto Madero se fue colmando. A las dos de la mañana apenas se podía caminar adentro entre la muchedumbre danzante, el humo y el aire cálido y sofocante.

El VIP se mantuvo activo toda la noche. El espumante Chandon fue la bebida casi exclusiva del sector, donde había cómodas poltronas y especies de carpas. Allí, aunque casi no se dejaron ver, festejaron los funcionarios de Pro en la Ciudad, que en semanas formarán el gobierno nacional.

En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California