Deportes

Nadal y González jugarán la final del tenis en los JJ.OO.

Nadal se impuso al serbio Novak Djokovic por 6-4, 1-6 y 6-4, en tanto que González derrotó al estadounidense James Blake 4-6, 7-5 y 11-9.

El español Rafael Nadal y el chileno Fernando González lucharán el domingo por conquistar el oro olímpico en el tenis de Pekín, en una final latina a la que ambos llegaron tras superar dos durísimos encuentros hoy.

El choque fue de los más intensos disputados por el español y el serbio, y terminó con drama y épica: Djokovic falló un smash prácticamente imposible de errar y Nadal celebró tendido de espaldas en el cemento caliente de Pekín.

"No, no, no", se iba diciendo a sí mismo Djokovic mientras abandonaba el estadio, consciente de la oportunidad que se le había escapado.

Nadal extiende así a diez triunfos contra cuatro derrotas su primacía sobre Djokovic en enfrentamientos personales, pero, sobre todo, extiende su notable racha de grandes finales, que incluyen los títulos de Roland Garros y Wimbledon este año.

Si gana el oro el domingo, el español habrá dado un paso clarísimo para garantizarse el número uno del mundo de la temporada.

El día fue también épico y exitoso para González, que con su triunfo quedó a un paso de igualar la hazaña de su compatriota Nicolás Massú, oro en Atenas 2004, pero además se aseguró una medalla, la primera para su país en Pekín 2008.

"Estoy cansado, pero muy emocionado", dijo el chileno tras las dos horas y 51 minutos de partido. "Esto es para mi país, que está todo detrás de mí".

Chile ganó dos oros en el tenis de Atenas 2004, uno en el individual con Massú y otro con el dobles Massú/González. En el individual González se llevó además el bronce.

"Es como el mejor sueño posible", reconoció González. "Lo peor que puede pasar es que gane otra medalla, pero yo quiero otro oro".

El choque fue tenso y polémico, con un punto clave con el chileno sacando 8-9. Blake le lanzó un potentísimo revés al cuerpo que González a duras penas pudo esquivar, aunque la pelota rozó su raqueta antes de irse fuera.

El estadounidense reclamó el punto, pero Carlos Bernardes, el juez de silla, no se lo otorgó. González calló, y en la rueda de prensa posterior aseguró no haber notado que la pelota rozara su raqueta.

Tras quebrar para 10-9 aprovechando el único break point del que dispuso en el set, González se dispuso a rematar el pase a la final.

No le fue sencillo, porque tras situarse 40-0 Blake recuperó la desventaja con tres fantásticos reveses, dos paralelos y el tercero cruzado. Finalmente, en el quinto match point, González alzó los brazos.

"Fue una semana realmente muy dura. Estoy muy, muy cansado", confesó el chileno.

"Ayer me fui a dormir a las cinco de la mañana y hoy a las 10 me desperté para venir a jugar un partido tan importante como éste. Sentía que mis piernas no funcionaban, pero por suerte mañana tendré un día libre".

Y aunque parezca curioso, también el suizo Roger Federer, que en los últimos meses no levanta cabeza, pudo festejar: mañana luchará por su primera medalla de oro olímpica tras avanzar junto a Stanislas Wawrinka a la final del torneo de dobles.

Federer y Wawrinka se impusieron a los hermanos estadounidenses Bob y Mike Bryan, pareja número uno del dobles mundial, por 7-6 (8-6) y 6-4.

Sus rivales serán los suecos Simon Aspelin y Thomas Johansson, vencedores hoy de los franceses Arnaud Clement y Michael Llodra por 7-6 (8-6), 4-6 y 19-17.

Eliminado en los cuartos de final del torneo individual y protagonista de una floja temporada, Federer se dio así el gusto de garantizarse su primera medalla olímpica, aunque él soñara con ganarla en el individual.
En Imágenes