Deportes

Entrenador cubano se refiere duramente al proceder chino

"Estos chinos son unos hijos de puta", clamó el entrenador Ronaldo Veitía. La judoca Yalennis Castillo se había quedado sin el oro ante la china Yang Xiuli por un fallo "injusto".

En el combate decisivo, precedido por otras cuatro peleas, transcurrieron los cinco minutos reglamentarios sin marcación. Se pasó al tiempo de oro, donde el primero que anota gana, y hubo una acción que, según los cubanos, fue koka.

Pero los jueces no lo consideraron así, y el tiempo suplementario terminó sin que hubiera nada para nadie. Al final, en medio del estruendo del público chino, se levantaron las banderas para decidir al ganador: con dos votos a favor y uno en contra, ganó la china.

Castillo, de 22 años, aspiraba a llevarse el primer oro de judo para Cuba en los Juegos en la categoría de hasta 78 kilos. Cuba tiene otras dos medallas de plata y una de bronce en judo, además de un bronce en tiro y el oro que conquistó hoy Mijain López en lucha grecorromana.

Los jueces fueron "muy injustos en este combate", dijo Castillo, bañada en lágrimas, porque sentía que no le habían reconocido puntos que le correspondían. "Había ataques que eran koka y eso, y no cantaron nada".

"Yo esperaba coger la medalla de oro y es un poco difícil", afirmó haciendo grandes esfuerzos para recomponerse. Ante las cámaras de la televisión cubana, le dedicó la presea a su familia y "al comandante", Fidel Castro.

La china Yang pensaba distinto. En conferencia de prensa, en la que estuvo ausente la cubana porque fue a un control antidoping, Yang fue interrogada sobre la decisión que le dio la victoria en el gimnasio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Beijing. "Creo que los jueces fueron justos", manifestó.

El camino hasta la final había sido largo y pesado para la cubana, que terminó séptima el año pasado en el Mundial de Rio de Janeiro en menos de 70 kilos y que por primera vez competía en su nueva categoría.

Primero mandó a la repesca a la kazaja Sagat Abikeyeva en la primera ronda, luego venció a la india Diviya, después a la francesa Stephanie Possamai, una de las ganadoras de bronce, y a continuación a la surcoreana Jeong Gyeongmi, que también fue bronce.

Con la china tuvo que pelear diez minutos completos, una enormidad en el judo.

"Para nosotros está bien, porque hemos sobrecumplido. Atenas era una medalla de plata y una de bronce. Ahora tenemos tres de plata, y una plata inmerecida (además de un bronce)", dijo Veitía, al hacer un balance del desempeño del judo cubano en Beijing.

Mañana todavía saltará al tatami otro cubano, Oscar Brayson, en la categoría de más de 100 kilos, pero el entrenador no se hace ilusiones. "Aquí te podrás ver lo que nos espera, y lo que está montado aquí".
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic