Réquiem en el Cementerio de Godoy Cruz

Por segundo año consecutivo, el músico Jorge Mertín presenta su obra Aeternum en la necrópolis godoicruceña.

Por segundo año consecutivo, se realizará esta noche la interpretación del réquiem Aeternum, del músico mendocino Jorge Martín, en el Cementeri de Godoy Cruz.

La cita es a las 20, con entrada libre y gratuita, y la interpretación estará a cargo de su creador.

En diálogo con MDZ Online, Martín señaló que el origen de este réquiem se remonta a cuando conoció la obra fotográfica del mexicano Rosendo Quintos, quien había realizado una serie en la que retrataba a gente dentro de un ataúd, y sobre estas imágenes el artista y escritor salteño Alejandro Ahuerma había creado textos en referncia a las posibles historias de esas personas.

A Martín le interesó crear una música que acompañara la obra, entonces se contactó con Quintos, a quien le pareció buena idea.

A partir de esto, Martín investigó sobre la historia del réquiem, el formato que creyó el más adecuado para este trabajo, y en la asociación que los griegos hacían del éter con la eternidad vio el punto de partida de l a obra.

Aether es el título del último movimiento del réquiem, y a partir de esto se preguntó qué es lo que él desearía si supiese que la muerte está pronta, y llegó a la conclusión de que ese deseo sería el recuerdo de los demás. Surgió así el primer movimiento, Memento mei.

Lux perpetua, Anima perpetua y Evigilavi son los tres movimeintos intermedios de este réquiem que, explica Martín, es instrumental sinfónico con algunos recursos de instrumentos electrónicos, sintetizadores, guitarras eléctricas y vocalizaciones.

“Me parece que todo artista, haga lo que haga, en el fondo con lo que está luchando es con la mismísima muerte. Yo no creo que vengamos ni vayamos a ningún lado, me tocó hacer un réquiem que es un desafío como músico y que es una obra de gran escala, pero ideológicoa y y religiosamente no pertenezco a ese mundo. Tomo el réquiem como una obra que intenta recordar, como un acto muy mundano, como llevarle flores a n muerto. Más allá de este hecho, creo que hacer cualquier obra de arte es para el artista inmortalizarse. Me parece que en el fondo lo único que el artista quiere es no morir, por elevarse de su condición. Me parece que el verdadero pecado del ser humano no es el conocimiento, es la creación, no es la manzana de adan, es desafiar a dios creando un universo, y ahí está la verdadera elevación”, explica Jorge Martín sobre esta obra que él dedica a los muertos y desaparecidos de la dictadura, especialmente a aquellos cuyos restos están siendo recuperados y, con ellos, la identidad, para ser restituidos a sus famililas.

Hoy, en el Cementerio de Godoy Cruz, un réquiem eterno.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|14:13
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|14:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016