Desentrañando los secretos del hielo que arde

Los hidratos de metano se conocen desde que las compañías de gas natural descubrieron que sus tuberías se obstruían con un tipo de hielo.

Los hidratos de metano son un tipo de hielo que contiene metano, y que se forman a ciertas profundidades bajo el mar o enterrados en el permafrost. También se pueden formar en las tuberías que transportan el petróleo y el gas, lo que lleva a su obstrucción. Sin embargo, los hidratos de metano son casi imposibles de estudiar porque es muy difícil obtener muestras, y estas a su vez son altamente inestables en el laboratorio.

Un equipo de científicos de Noruega, China y Países Bajos ha mostrado ahora cómo el tamaño de los granos de las moléculas que dan forma a la estructura natural de los hidratos de metano determina cómo se comportan si son cargados con peso o sometidos a otros efectos que los perturben.

Ello podría tener repercusiones importantes para muchas cosas, desde la ciencia climática al uso de tales hidratos como futura fuente de energía, tal como subraya Zhiliang Zhang, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, y miembro del equipo de investigación.

Disponer de un conocimiento lo bastante profundo sobre las propiedades mecánicas de los hidratos de metano es la clave para saber cómo gestionarlos de forma apropiada. La conducta de los hidratos de metano puede tener un gran impacto sobre la seguridad en el transporte de metano, las cuestiones medioambientales y el cambio climático.

Los hidratos de metano se conocen desde los años 30 del pasado siglo, cuando las compañías de gas natural descubrieron que sus tuberías se obstruían a veces por un tipo de hielo compuesto por agua y metano. Los hidratos de metano fueron más tarde encontrados en el permafrost, en los años 60, así como habitualmente bajo el mar en los bordes de las plataformas continentales, pero solo bajo ciertas presiones y temperaturas oceánicas. Se cree asimismo que se hallan en otros planetas, incluyendo Marte.

Cuando los hidratos de metano se “derriten”, liberan el metano atrapado dentro del hielo, pero dado que el metano fue atrapado inicialmente bajo presión cuando se formó el hidrato, un metro cúbico de hidrato de metano sólido liberará 160 metros cúbicos de gas metano. Eso los convierte tanto en una potente fuente de energía como, si se derriten junto al permafrost, en una potente fuente de metano, que actuará como un gas de efecto invernadero.

A grandes rasgos, el permafrost es hielo mezclado con partículas minerales, y forma una capa bajo la superficie, quedando lo bastante resguardada de los rayos del Sol como para que buena parte del material permanezca congelado de manera ininterrumpida durante miles o incluso millones de años.

Recolectar y aprovechar los hidratos de metano como fuente de energía, una opción que está siendo explorada por Japón, entre otros países, es técnicamente difícil. Su situación en los bordes blandos y cargados de sedimento de las plataformas continentales complica dicha explotación, y cuando son alterados, su estructura cristalina puede disociarse de forma súbita y liberar el metano atrapado dentro.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|20:41
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|20:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes