La Cámpora busca un reducto propio en la capital puntana

Luego de perder la provincia de Buenos Aires, a dónde pensaban refugiarse, los cristinistas miran con cariño a la capital de San Luis.

 El próximo domingo cerca de 150.000 electores votarán para definir quién será el nuevo intendente de la capital de la provincia, donde el 25 de octubre se impuso cómodamente como gobernador Alberto Rodríguez Saa.

La capital puntana ha sido históricamente refractaria al oficialismo provincial y desde 2011 está en manos de Enrique Ponce un peronista tradicional devenido en kirchnerista y cobijado por La Cámpora y Alicia Kirchner.

Sin embargo, lo que hasta hace meses parecía para Ponce una reelección asegurada se ha convertido en las últimas semanas en un panorama sombrío con el resultado del 25 de octubre y la aparición del joven candidato por el Frente de los Saá, Gaston Hissa, según informó La Política Online.

Hissa es un ascendente joven de 36 años que ya ha sido ministro de Salud y de Inclusión durante la gestión provincial desde 2011.

Por este apremio, los camporistas desembarcaron en la capital puntana y desplegaron una fuerte campaña de apoyo al actual intendente en el marco de un pacto cerrado con Eduardo “Wado” de Pedro, que implica cobijar cuadros de la agrupación en los más de 200 cargos políticos que conforman el plantel de la Gestión. Eso lejos está de cubrir los 30 mil cargos que Aníbal les había prometido en la provincia, pero algo es algo.

El vínculo de Ponce con los Kirchner está atravesado por una historia personal cara a los afectos del matrimonio presidencial y tiene que ver con el joven Luis "Piri" Macagno, cuyo padre desaparecido compartió con ellos la militancia en La Plata.

Cuando Néstor era presidente y visitó Córdoba –donde el muchacho estudiaba abogacía–, el “Piri” se acercó a saludarlo y Kirchner, en medio de una emoción que lo llevó a las lagrimas, le dijo: "vos te venís a trabajar conmigo". Hoy, después de haberse desempeñado en la Anses, Macagno encabeza la lista de concejales que se presentará el domingo.

El disfraz

Ponce San Luis


Ponce, en tanto usa la simbología macrista para atraer electores despistados.  hizo plotear camionetas y ordenó una nueva gráfica con el contradictorio slogan “Sigamos cambiando juntos, Ponce intendente”.

Lo curioso es que hasta el 25 de octubre, el slogan de Ponce era sólo “Sigamos juntos”. Tras la performance del frente Cambiemos, el intendente agregó el gerundio y la estética colorida del frente de Macri, muy alejada del naranja y azul de Scioli.

Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 02:03
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 02:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Desde Mendoza les podemos ayudar a los muchachos de la Kámpora, tenemos el "reducto" perfecto para que se acobachen: BOULOGNE SUR MER 1890!!!!! o ALMAFUERTE
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial