Deportes

Boca festejó en todo el país y Central le apuntó a la AFA

Luego de la consagración, los hinchas Xeneizes disfrutaron del título, mientras que Central criticó a Luis Segura.

La moneda tiene dos caras, pero en este caso una estuvo oculta, oscurecida por un parcial arbitraje de Diego Ceballos que le permitió a Boca Juniors acceder a su tercera Copa Argentina de la historia y a sus hinchas celebrar otra vez en el Obelisco porteño en menos de cuatro días, mientras la gente de Rosario Central, con sus directivos a la cabeza, fue directamente a quejarse al propio presidente de AFA, Luis Segura.

Boca festejos1


Unos 500 aficionados 'xeneizes' llegaron hasta el Obelisco pasada la medianoche para abrazarse a otro festejo, sin importar la manera en la que Boca había accedido al título, mientras la parcialidad de Rosario Central emprendía el amargo retornó a su ciudad y sus dirigentes se abalanzaban sobre Segura en el palco del estadio Mario Kempes, acompañados por el propio entrenador Eduardo Coudet, que fue expulsado en el primer tiempo.

Boca festejos


"Fue un bochorno lo que pasó. Si quieren que ganen siempre Boca y River que nos avisen", disparó el vicepresidente segundo de Rosario Central, Ricardo Carloni, parafraseando al "Chacho", que había dicho exactamente lo mismo cuando el "canalla" se clasificó a la final de anoche venciendo a Racing Club.

Coudet queja

"Por eso después del partido fue a buscarlo a Segura y le hablé muy claro. El sabe muy bien lo que le dije", remarcó con visible ofuscación el dirigente centralista.

Previamente Coudet también había indicado que habló con Segura al respecto y el titular afista que el próximo 3 de diciembre dirimirá su permanencia en el cargo con Marcelo Tinelli le confió que no iba a concurrir "a otra final, porque se reciben insultos de todo el mundo".

Los jugadores de Boca, en tanto, se abrigaron en lo suyo y se desligaron de los fallos del árbitro, recordando, por ejemplo el arquero Agustín Orión, que "otra veces" fueron ellos los perjudicados, en obvia alusión a lo ocurrido con River Plate en la pasada Copa Libertadores.


Una Libertadores, en tanto, a la que Rosario Central igualmente pudo acceder directamente porque justamente Boca ya había accedido a esa instancia al ganar el campeonato local.

La frustración rosarina tuvo que ver con ser el primer equipo en perder dos finales, ya que el año pasado había sucumbido a manos de Huracán, y su último título importante data de exactamente 20 años atrás, cuando obtuvo la Copa Conmebol 1995 al imponerse en una emotiva definición con Atlético Mineiro, que lo derrotó 4-0 en Brasil y al que superó por el mismo marcador en el Gigante de Arroyito, para luego imponerse por tiros penales.

Y el broche de oro lo puso el hombre cuyo nombre albergó esta final, figura señera de Rosario Central, Mario Alberto Kempes, quien sostuvo que en este caso "Boca no tuvo la culpa" y felicitó a los componentes de su ex club "por el trabajo realizado". El "Matador", cuyo nombre lleva el mundialista cordobés, también utilizó la palabra "ladrón" cuando se refirió al árbitro del partido.

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 05:09
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 05:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho