Veinte preguntas viajeras imperdibles a Gabriel Conte

Comenzamos una sección en Boarding Pass en la que charlaremos sobre viajes con mendocinos destacados. Anécdotas divertidas, consejos, opiniones jugadas, los lugares imperdibles y los horribles y mucho más. ¿Qué confesó el Director de MDZ? ¡Hacé click!

Una vez por semana desde Boarding Pass vamos a charlar con algún mendocino destacado -político, empresario, deportista, artista, etc.- para curiosear sobre sus gustos a la hora de viajer, pero también sobre sus costumbres, sus anécdotas divertidas y sus consejos.

Para empezar, rompemos el hilo con el Director de MDZ Online y MDZ Radio, Gabriel Conte. Amante de los viajes y de conocer gentes y costumbres diferentes, Gabriel se entrega a un cuestionario de 20 interrogantes sin desperdicios. Ahí va. 

1) ¿Cuál fue tu último viaje, y cuál tu viaje favorito?

Mi último viaje largo fue a La Paz, Bolivia, hace exactamente un año. Es una ciudad que creo conocer y en donde tengo entrañables amigos, pero que me sorprende cada vez que vuelvo. Viviría allí si la altura fuera un poco más amable conmigo.

En realidad, todos los viajes son favoritos y me generan una gran expectativa cuando es la primera vez que voy a algún lugar. Goethe dijo que "viajar solo es el más triste de los placeres", por eso, ya que yo he viajado mucho por razones profesionales, destaco un largo viaje por Italia de punta a punta que hice con mi mujer, Paula, hace un par de años como "especial", porque pude hacerlo en compañía de un ser querido y disfrutarlo el doble.

Conte y Paula en Italia


2) Un viaje pendiente.

Mi viaje pendiente es por la Argentina. Algún día tendré un motorhome y subiré a todos los Conte para ir al Norte y a la Patagonia, que me atraen profundamente pero que no he podido conocer ni siquiera como viaje de egresados.

3) Relatame esa anécdota increíble de un viaje. Esa que contás, y contás, y contás.

Una anécdota que se reitera en decenas es que siempre que viajo me encuentro con mendocinos en cualquier parte del mundo. Me pasó en la Gran Vía de Madrid, que mientras caminaba al Círculo de Bellas Artes me crucé con un amigo de Jesús Nazareno, Guaymallén. En Frankfurt mientras desesperadamente buscaba un tren que debía tomar puntualmente para llegar a una conferencia en Bonn, un mendocino de apellido Pulenta me dio una mano y pude lograr lo que pensé imposible. 

En un barco que me llevaba desde Estocolmo a Helsinki, mientras estaba en la cubierta bajo una tenue lluvia admirando el paisaje, me llamó la atención una tremenda cámara de fotos de un tipo que estaba embelesado: me reconoció por el acento y resultó ser un joven poeta y empresario del barrio Bombal. 

Es algo que me parece increíble pero que se ha repetido en muchos lugares, como en una de las estaciones del aeropuerto de Orly, en Francia, que me equivoqué de punto de relevo de avión y un mendocino me acompañó hasta la estación adecuada y no perdí el vuelo. O un amigo de la Cuarta Sección que encontré comiendo pizzas en un sucucho detrás de la Fontana di Trevi en Roma y a los pocos días, me lo topé sentado en la Plaza de Cervantes en Madrid.

Conte y Paula en Italia 2


4) ¿Cómo te informás antes de viajar?

Me gusta comprar libros de viaje. Parece antiguo, pero me gusta manosear el libro, subrayarlo, marcarlo, tenerlo a mano, saber qué no perderme. De todos modos, uso aplicaciones en el teléfono que son muy buenas, oportunas y salvavidas.

5) ¿Cuál es la ciudad a la que hay que volver?

A todas, volvería a todas. Pero tengo pendiente volver a la isla de Sicilia, que me gustó por su africanidad europea y su belleza.

6) ¿Cuál fue esa ciudad de la que te habló todo el mundo, incluida la prensa y a la cual llegaste y sentiste una terrible decepción? ¿Por qué?

Todas las de Francia, que recorrí casi completa. Mi familia es oriunda de allí. Todo muy bonito, pero no hay ciudad bella si su gente es mala onda. No sé si me pasó a mí solo en esos días por Francia, pero en todas me sentí repudiado, expulsado, malvenido, por más que son ciudades maravillosas, las más grandes, las medianas y las pequeñas, tanto como la campiña.

Conte y Paula en Italia 3


7) ¿Qué puede cambiarte un viaje?

(...)

8) Contame una “argentineada” que hayas hecho en algún viaje.

En París, hace muchos años, dormí en el auto porque fuimos sin reserva con unos amigos y no encontramos hoteles a la altura de nuestro bolsillo. Pero elegimos un lugar especial: abajo de la Torre Eiffel. Obviamente nos desalojó la policía. Luego, me perdí -en ese mismo viaje- en la zona de La Bastilla e hice una "U" en la ruta que era tremenda. Un policía me paró, me reprendió pero me ayudó, porque era muy difícil sortear el tránsito para meterme en una diagonal a la que tenía que ir con el auto.

Pero la peor fue en Roma: era tal el despelote de tránsito la primera vez que fui en auto, que giré mal en la avenida Tiberíades y provoqué un choque séptuple sin desgracias que lamentar, todo muy leve, pero los italianos descargaron su lógica furia. Los sentí a ellos como argentinos y, por lo tanto, como pez en el agua.

conte montevideo

En familia en Montevideo.

9) ¿Me podés hablar mal de algún lugar que hayas visitado? ¿Te animás?

Sí, claro. Me embolé en Andorra en verano. Puede ser que no haya estado con el mejor ánimo, pero me pasé dos días durmiendo en el hotel sin salir. Todos eran shoppings y ese tipo de frivolidades que no me gustó.

10) Si te quedan sólo unas monedas en tu último día… ¿en qué preferís gastarlas? 

a) En algo rico para comer, 

b) En un souvenir, 

c) Las guardás de recuerdo, 

d) otra opción: ¿cuál?

Sin dudas en probar algún otro plato típico en algún lugar muy lindo y destacado. Mi souvenir ideal será algo que copié de mi amigo carioca Anronio Rangel Bandeira: una tarjeta del local.

Conte foto en viaje 1

New York: la sede de la ONU.

11) ¿En qué sos amarrete o “recortás” cuando estás de viaje? 

a) En comida. 

b) En transporte. 

c) En hotel o alojamiento. 

d) En compras y regalos.

conte onu

Plenario de la ONU en NY.

Bueno, necesito equilibrar. Pero en cuanto a transporte, generalmente en otros países uno se anima a utilizar medios públicos y con eso se ahorra bastante, en vez de tomar taxis o alquilar vehículos.

12) Planificás un viaje con un amigo/a y al 2do día te das cuenta de que no fue una buena decisión. No se llevan bien. Empezás a sentir que estás intolerante con él/ella, y hasta verlo tomar el café te molesta. ¿Qué hacés? 

a) Le mentís todo lo posible e inventás excusas para librarte de él. 

b) Te clavás los auriculares y hacés la tuya. 

c) Lo sentás en un café, te sincerás, y le das una buena charla aclaratoria para ver si cambia un poco. 

d) Le proponés: “cada uno por su lado, nos vemos el último día”.

No me ha pasado, salvo alguna discusión. Cuando han sido viajes de trabajo en los que he ido acompañado y he tenido alguna diferencia, en todo caso ha sido muy normal que cada uno se vaya por su lado. En el caso de la pareja, siempre hay algún día caracúlico: estás frente a frente 24 horas durante muchos días: el silencio suele hacer pasar el momento y después todo vuelve a la normalidad. Al fin y al cabo, todo viaje con tu pareja tiene una luna de miel a cuestas.

13) La capacidad hotelera de la ciudad a la que llegaste con tu amigo o con un compañero de trabajo está colapsada. Cuando llegan al hotel que habían reservado se enteran de que no hay disponible más que una sola habitación con cama matrimonial. 

a) Cancelás la reserva y te arriesgás a salir a buscar otro lugar. 

b) Armás un escándalo y amenazás con denuncias, defensa al consumidor, etc. 

c) Aceptás, pero con la condición de que te consigan aunque sea un sofá cama. 

d) Te la bancás, pedís que si pueden te lo solucionen al día siguiente, y compartís la matrimonial. Seguramente será una anécdota divertida para contar luego.

No sé, no tendría drama. obviamente que depende con quién vaya. Si voy solo, me la bancaría mejor. Si es un viaje matrimonial hay escándalo garantizado y reclamo asegurado.

Conte y Paula en Italia 4


14) Si tuvieras que aconsejar el primer viaje a alguien que nunca ha salido del país, le dirías:

a) Que visiten alguna de las capitales hits de Europa (París, Londres, Roma o Madrid).

b) Que elijan un destino paradisíaco y con “joda”, tipo playa caribeña.

c) Sin dudas, New York.

Yo me siento muy bien en Nueva York. No sé si está "bien" o "mal", pero frente a otras opciones, inclusive las paradisíacas, volvería reiteradamente porque siempre me quedan cosas por hacer y lugares por visitar porque he hecho viajes cortos. Pero lo mismo me pasa con Roma, Madrid, Río de Janeiro, Bogotá y hasta con Santiago de Chile que cada vez está más linda.

15) ¿Cuál sería tu peor compañero de viaje?

a) Un tacaño.

b) Un verborrágico imparable.

c) Un fóbico social.

d) Un gastador empedernido.

No sé, depende si es pariente o amigo y si me afecta muy directamente. Un tacaño sería jodido. Preferiría un dispendioso así saco provecho. Me bancaría que hable mucho así rellenamos horas muertas.

16) La mayoría de la gente tiene sólo 2 o 3 semanas de vacaciones anuales. ¿Qué puede ser más reparador: 2 o 3 “viajecitos” de una semana, o tomarse todos los días corridos?

Prefiero los viajes cortos e intensos. Debe ser porque uno se ha acostumbrado a cierta inercia laboral que cuando uno pasa demasiado tiempo fuera de la rutina, algo no funciona bien en el organismo y se quiere volver. Bah, me pasa a mí, no a mi familia. Por eso la mala compañía de viajes de placer soy yo en esos casos.

Conte y Paula en Italia 5


17) ¿Qué es más molesto, llevar ropa de más y cargar con el bulto por toda Latinoamérica o tener que usar 10 días el mismo calzoncillo? ¿Vos que viajero sos?

La maleta es lo más molesto. Los calzoncillos se la bancan a full. Se tiran y se compran nuevos sin necesidad de llevar tanto equipaje, es un bajón, y siempre está latente el peligro de olvidarte de algo o que se te pierda todo.

18) ¿Qué aprendiste a dejar en casa después de acumular experiencia en viajes?

Muchas de las cosas que podés conseguir en tu lugar de destino. Antes llevaba tremendas valijas y ahora con un bolso o mochila basta.

En la casa de Gobierno de Bolivia.

19) ¿Sos de los que se mimetizan con el acento del lugar a los 2 días de haber llegado?

No.

20) Qué te reprochás frente a una ciudad maravillosa?:

a) No poder compartirlo con algún ser querido que no está allí.

b) No haber nacido allí.

c) No saber mucho de la historia del lugar.

d) No haberlo conocido antes.

Hay dos opciones que te amargan: no poder compartirlo con seres queridos y saber que lo que veas o fotografiés no será lo mismo mostrarlo en una computadora o un teléfono que verlo juntos en el lugar.

Y no conocer mucho de la historia del lugar, por eso prefiero los libros de viaje, hablar con gente del lugar y buscar guías, sabiondos, cafeteros, taxistas, que te cuenten historias. Aunque sean mentira, siempre son buenas.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó6/10