La sociedad y la literatura según Los Simpson

El escritor Damián López hablará con la gente y firmará ejemplares de su nuevo libro "¡Cámbiale, Marge!", hoy en una librería de Ciudad.

Hoy, entre las 17 y las 18, en la librería Pájaros (Las Heras 676 de Ciudad), el escritor Damián López estará conversando con la gente y firmando ejemplares de su nuevo libro, ¡Cámbiale, Marge!, un ensayo que se mete con la posmodernidad, el capitalismo y la literatura en Los Simpson.

Es el mismísimo Damián López quien nos presenta su nuevo libro indicando:

¡Cámbiale, Marge! es, principalmente, una reescritura de la tesis con la que obtuve mi título de Licenciado en Letras el 13 de abril de 2012 en la Universidad Nacional de San Juan: La literatura en las condiciones de producción de The Simpsons. En el camino que une los dos textos (el original, pensado para una situación específica del ámbito unviersitario, y este, que aquí empieza a desarrollarse) fui tomando algunas decisiones discursivas e incorporando datos complementarios y ciertas opiniones personales, todo apuntado a mejorar la fluidez del discurso, teniendo en cuenta un destinatario más amplio e informal que un tribunal examinador de tesis.

Las prácticas de escritura académica suelen desestimar (cuando no prohibir) los rasgos de subjetividad, las divergencias, los cabos sueltos. En este caso, el objetivo es otro: por un lado, asumir el espacio de la enunciación desde una postura manifiesta en la que caben la duda, la suposición y la fragmentación; y por otro, ofrecer un texto amigable a la mayor cantidad de lectores (abanico tan amplio como el de los propios fanáticos de The Simpsons) sin renunciar a todo el andamiaje teórico que lo sostiene.

El primer paso es el título. Tengo claro que ¡Cámbiale, Marge! no sería aceptado con mucho entusiasmo en la carátula de una tesis: después de todo, conseguí recibirme. Sin embargo, es una expresión que resume magistralmente la “actitud Simpson” que este trabajo intenta demostrar, tanto al interior de la serie como en su contexto de producción. Frank Grimes, el hombre que superó todas las adversidades posibles, muere por electrocución en un ataque de nervios provocado, básicamente, por una sobreexposición a Homer Simpson. En su funeral, en el medio del discurso de Reverend Lovejoy, entre ronquidos y babeos, Homer balbucea ¡Cámbiale, Marge! Para él, la situación no es más que un programa de televisión aburrido. ¿La respuesta de los demás? Una risa condescendiente.

Si bien la tesis debió reducirse al uso de la literatura como soporte del humor en The Simpsons (explicado en cantidades y mecanismos), la hipótesis que subyace es que existen productos culturales de la posmodernidad que no responden al prototipo de superficialidad y vacío de sentido impuesto por la “opinión pública” y, en cambio, ponen en juego un aparato crítico complejo que involucra un conjunto significativo de saberes previos, con los cuales establece una relación de desacralización. Esta realidad (una crítica que no es asimétrica y un despliegue de saberes que no es erudito ni pedagógico) sumada a la pérdida de datos contextuales provocada por la propia circulación de Los Simpson (la versión traducida) en Argentina han provocado a lo largo de los años posturas diametralmente opuestas respecto de la serie, pero igualadas (en muchos casos) por la falta de sustento, de una mirada históricamente situada.

La literatura es uno de esos saberes con los cuales The Simpsons establece la relación de desacralización: el conocimiento circula por todas las voces, con naturalidad, integrado a las situaciones más cotidianas, sin ser presentado como una Verdad inobjetable. Para demostrar esa hipótesis, tomé como objeto de estudio las primeras 10 temporadas de The Simpsons (226 capítulos) en idioma original (por eso los personajes también son nombrados en inglés). La investigación constó de dos partes: la búsqueda y registro de casos y la organización de los mismos de acuerdo a ciertos mecanismos discursivos construidos a tal efecto. Esta construcción de categorías analíticas se realizó en base a la teoría de la enunciación propuesta por E. Verón, de acuerdo a los objetivos del enunciador y las exigencias al enunciatario.

Este libro no pretende ser la investigación definitiva sobre The Simpsons, el libro que dice todo lo que hay que decir. Tampoco intenta un desarrollo exhaustivo de los enormes conceptos que gravitan en él: posmodernidad, capitalismo, literatura, televisión, discursos sociales. Ni siquiera intenta agotar el estudio de la relación entre la literatura y la serie: siempre hay una nueva interpretación.

Prefiero, si es posible, acercarme más a la literatura que al discurso académico, usurpando esa zona de indefinición semántica que caracteriza al ensayo. Es decir, antes que lo real prefiero lo verosímil: algo que suena como una verdad, pero tiene permiso de no serlo, una mirada personal enriquecida por muchas otras miradas personales, un devenir que de a poco seduce al lector y lo invita a creer.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|10:36
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|10:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic