Pérez y Cornejo juegan hoy su propio partido

Para el peronismo mendocino una victoria en la provincia de Daniel Scioli se transformó en una cuestión de vida o muerte. Y al frente de esa supervivencia está el gobernador. Cornejo apuesta a que Macri llegue a la segunda vuelta, aunque es consciente que si eso sucede se alargará un mes y medio más esta transición de locura que estamos viviendo.

Francisco Pérez y Alfredo Cornejo bien podrían haber sido, por cómo están por estas horas, los guionistas de aquella recordada primera escena de Match Point, la película de Woody Allen.

En el film, se ve en cámara lenta cómo una pelotita de tenis baila sobre la red mientras el protagonista reflexiona en off: “Hay momentos en un partido de tenis en el que la pelota alcanza a pegar en la red y por una décima de segundo puede seguir su trayectoria o bien caer hacia atrás. Con un poco de suerte sigue su trayectoria y ganas. O tal vez no y pierdes”.

Así, los dos principales dirigentes aguardan el resultado de la elección presidencial clave de hoy en dónde uno y otro se juegan mucho de su futuro político atados a la suerte de Daniel Scioli o de Mauricio Macri.

Ni uno ni otro se arriesga a pronosticar quién ganará en Mendoza. El radicalismo apostó todo, e incluso así quedó claro en los últimos avisos de campaña, a que la figura de Julio Cobos termine consolidando el porcentaje de votos que Macri alcanzó en las PASO que le permitió, al frente Cambiemos, ganar por casi diez puntos sobre el Frente para la Victoria en agosto.

Pero algunas encuestas realizadas hace quince días le da a la UCR un escenario para este domingo más ajustado de pelea entre los dos principales candidatos, que rondan los 30 puntos cada uno.

Cornejo, en términos políticos amplios, apuesta obviamente por la victoria de Macri. Pero con una mirada más cortoplacista y puesta en las urgencias de la provincia en diciembre, le da lo mismo cualquiera de los dos.

En estos últimos tiempos habló varias veces con Macri y mantuvo contactos con Scioli también y ambos les planteó la necesidad financiera millonaria de la provincia. Lo que importa para Cornejo son los tiempos.

Una victoria en primera vuelta de Scioli le dará al gobernador electo la chance de sentarse a negociar, por caso, rápidamente con Gustavo Marangoni, el seguro nuevo presidente del Banco Nación.

La alternativa de una segunda vuelta estirará un mes y medio más esta transición de locura que vivimos en Mendoza: Pérez y Cornejo se cruzaron mails y llamados telefónicos esta semana como consecuencia de la continuidad del banco como agente financiero y Paco terminó diciéndole a Cornejo “yo no soy un cagador”, en medio de otra de las tantas disputas que han tenido.

De los dos, fue Macri quien más se acercó a una propuesta para la salida de la crisis en Mendoza. Y esta también tiene que ver con la principal entidad bancaria estatal.

El jefe de Gobierno porteño se comprometió, en caso de ganar, a facilitar el acuerdo que quiere Cornejo de renovar el vínculo de agente financiero a cambio de un crédito millonario.

El peronismo juega a otra cosa. Está convencido que Scioli ganará en la provincia, como consecuencia de la fuga de votos en el frente opositor luego de las PASO en donde Cambiemos obtuvo el 36%. Pero Macri el 26%. Y en ese entusiasmo estiman que la diferencia podría rondar los 3 puntos en favor del gobernador bonaerense.

Que este domingo gane Scioli en la provincia se convirtió en una cuestión de vida o muerte para el PJ mendocino.  Y al frente de esa sensación de supervivencia, está Pérez.

Tanto es así, que es muy probable que esta noche el Salón Báltico, el lugar elegido para seguir la votación, quede vació de dirigentes si hay un triunfo nacional del FPV. Se van a ir todos a Buenos Aires.

El mandatario mendocino ató irremediablemente hace tiempo su destino político al proyecto sciolista y sabe que corre hoy con pocas chances de ganar la beca que significa convertirse en legislador del Parlasur.

Que Mendoza aparezca en todos los diarios de mañana pintado de naranja y no de amarillo, va a ser el salvoconducto para que Paco pueda seguir aspirando a un lugar clave en el equipo de Scioli, puesto que todavía le es esquivo.

Ni en público, ni en privado tampoco, el candidato oficialista a la presidencia le hizo ningún ofrecimiento a ningún dirigente mendocino para ocupar cargos en su gabinete. Y eso que ya casi lo armó por completo.

Pérez sabe que otra derrota acá, lo terminará por borrar de la lista para ocupar algún lugar de privilegio en un eventual gobierno de Scioli. Lo mismo a buena parte del peronismo vernáculo que ambicionaba más.

Paco designó hace más de un año a su ex ministro de Gobierno, Félix González, para una tarea en Buenos Aires que hasta aquí solo cosechó fracasos.

El ex funcionario había viajado con la misión de instalar al gobernador como uno de los hombres importantes en el concierto de los gobernadores del PJ y además con el sueño de colocar a medio centenar de peronistas vernáculos entre los equipos técnicos del candidato del FPV.

La mala gestión de gobierno peronista provincial, la falta de conducción y la acumulación de derrotas electorales derrumbaron toda esa estrategia.

Si gana Scioli hoy en la provincia, para los justicialistas vernáculos podría ser un volver a vivir: revertirían una serie de seis elecciones perdidas consecutivas en lo que va del año.

Ahora, si esto no sucede, lo que se viene será duro. Es muy probable que Pérez termine renunciando la semana próxima a su cargo de presidente partidario, para anticipar el recambio de autoridades y permitir que una nueva conducción arranque desde cero.

En tanto, hay que conseguir plata

Si Scioli gana hoy a nivel nacional, otra cosa habrá cambiado para el PJ. Se abrirá un período más horizontal en la relación con el poder central, muy distinto al vínculo que hoy existe con la Casa Rosada y que está sujeto a la intermediación de La Cámpora.

Pero más allá del resultado que surja de esta noche, Paco deberá prenderle velas al kirchnerismo al menos una vez más.

El estado de la caja en Mendoza es similar o peor que el del mes pasado y, a cuatro días de que se deba proceder a la liquidación de los sueldos de los estatales, la plata no está otra vez.

A decir verdad, por este asunto, el gobernador carga con menos angustia que a finales de setiembre. Cristina asumió el compromiso político de salir a socorrerlo por última vez antes de irse en diciembre y todos confían en que cumplirá su promesa.

Lo que todavía no se sabe es cómo. Algo ya tienen claro en Peltier 351: independientemente del ruido que se hizo con el anuncio del acuerdo con el Banco Nación, todavía no se ha podido instrumentar ese acuerdo.

El gobierno mendocino estaría impedido por ley a reestructurar los $2.300 millones ya que la norma sancionada por la Legislatura solo lo habilita a discutir con el Nación $800 millones.

Además, dentro del articulado de la misma norma, los préstamos bancarios que fueron utilizados para pagar sueldos no fueron considerados como nueva deuda y, por lo tanto, el gobierno mendocino no los podría renegociar.

Si sale el arreglo será por una vía legal alternativa, de las varias que la provincia y el Nación ya han ensayado durante estos últimos meses para facilitar recursos.

Mientras tanto, este mes, el rojo para pagar sueldos se cubriría con el ya tradicional anticipo financiero del banco de $600 millones del mismo banco y por otro tanto que saldría, entre muy pocas opciones disponibles, de un nuevo adelanto de coparticipación federal que le achicará aún más la disponibilidad de fondos a Cornejo en diciembre.

Paco, como si nada, ampliará esta semana el presupuesto de la Villa Olímpica en $250 millones y su berretín, en medio de la crisis, ya va por los $600 millones.

Pero realmente muy pocos están pensando en esto por estos días. Prácticamente todos, raciales y peronistas mendocinos, están en vilo por saber de qué lado de la red caerá la pelotita hoy.

Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 11:23
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 11:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Entreguistas ! y encima mentirosos, Lo de Pako de terror. El otro, mirá que ser el colaborador para meter a la UCR detrás de Macri, y ser la cola del PRO. Gente sin honor, que no sabe vivir sino tiene un sueldazo -. Que laburen y se pague los viajes con sus propios bolsillos. Es fácil ir tanto la China, y a Barcelona con el finaciamiento del pueblo en los pasajes, hotel, y la comida. Se imaginan la que se nos viene no ?????
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial