La vida en la Tierra comenzó mucho antes de lo creído

El descubrimiento hace aumentar también las probabilidades de que exista vida en otros mundos, al demostrar lo rápido que puede aparecer.

La vida en la Tierra empezó hace al menos 4.100 millones de años, unos 300 millones antes de lo que los científicos creían. La nueva investigación en la que se ha hecho el hallazgo también ha encontrado evidencias de que la Tierra primitiva no era árida y desolada. Así pues, la vida podría haberse iniciado poco después de que el planeta se formara, hace 4.450 millones de años.

Mark Harrison

Mark Harrison. (Foto: Reed Hutchinson) 

En términos geológicos y geoquímicos, eso es un inicio casi instantáneo. En cuanto se dieron las condiciones adecuadas, no tardó en surgir vida.

"Hace veinte años, esto hubiera sido una herejía", declara Mark Harrison sobre lo revolucionario que es este hallazgo para la ciencia. Harrison es coautor de la investigación y profesor de geoquímica en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Estados Unidos. "Con los ingredientes adecuados, la vida parece formarse muy rápidamente".

El descubrimiento hace aumentar también las probabilidades de que exista vida en otros mundos, al demostrar lo rápido que puede aparecer esta cuando el escenario es adecuado.

La nueva investigación sugiere que la vida existió incluso antes del tremendo bombardeo meteorítico que sufrió el sistema solar y que formó los grandes cráteres lunares hace 3.900 millones de años.

Si toda la vida sobre la Tierra se extinguió durante este bombardeo, algo sostenido por algunos científicos, entonces la vida debió volver a surgir por segunda vez, y también rápidamente, tal como razona Patrick Boehnke de la UCLA, coautor de la investigación.

Los científicos venían creyendo desde hace tiempo que la Tierra era árida y desolada durante ese periodo de tiempo anterior al Gran Bombardeo. La nueva investigación de Harrison, y un estudio previo de 2008 en el que también intervino, demuestran sin embargo que en algunos aspectos clave debía parecerse más a la Tierra actual que a ese supuesto desierto inhóspito.

El equipo, incluyendo a Elizabeth Bell, de la UCLA, estudió más de 10.000 circones, formados originalmente a partir de rocas fundidas, o masas de magma, de Australia occidental. Los circones son minerales duros y duraderos. Capturan y conservan vestigios de su entorno inmediato, lo que significa que pueden servir como cápsulas del tiempo.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|18:36
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|18:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic