Florencia Breccia presenta hoy su libro "Estructural"

En "un bosque idéntico a un desierto", crecen, se rompen y chocan personajes de ojos quebrados, anulados. Entrevista con la artista.

"Uno empieza con el dibujo. El dibujo está antes que la escritura. Y es también, como la escritura, una forma de comunicación. Pero antes que comunicación es una forma de conocer, de llenar al mundo y a los objetos de subjetividad. 'Un dibujo de un árbol no muestra a un árbol sin más, sino a un árbol que está siendo contemplado', escribe John Berger", dice la artista mendocina Florencia Breccia a propósito de su trabajo y de su libro Estructural (Borde Perdido Editora), que esta noche a las 20.30 presenta en Montaña Espacio de Arte Contemporáneo (Vicente Gil 562), con la participación de Brenda Sánchez (comentario sobre el libro) y Leandro Lacerna (canciones acústicas).

Estructural Florencia Breccia tapa

En "un bosque idéntico a un desierto", crecen, se rompen y chocan personajes de ojos quebrados, anulados. En Estructural, Breccia compone una narración en la que los personajes buscan la forma de "incendiar" el desierto en el que viven, y he aquí la gran paradoja que la autora nos propone: vivir en un bosque que nos desertifica el ser.

La propuesta de Breccia combina lenguajes, excede las tapas del objeto libro, viene cargada de decires y preguntas. Es un recuestionamiento, una repregunta ante las respuestas sencillas y directas que nos rodean.

“En los dibujos me hago preguntas que otros dibujos responden”, sostiene Claudia del Río en el epílogo de Estructural, y esta suerte de apología de la técnica es el punto de partida en nuestro diálogo con Florencia Breccia.

- ¿Por qué creíste necesario incluir esa defensa del dibujo de Claudia del Río?

- Porque el dibujo, dentro de las artes visuales, ha sido como un hermano marginal. En otro texto, Claudia también dice que es como la hermana pobre de las artes visuales. Ya desde la facultad es como la base de todo, pero no es un lenguaje en sí en lo académico. En la facu vos no tenés talleres de dibujo, y dentro de lo más contemporáneo, si bien ha sido como rescatado el dibujo, también queda marginado en relación a cosas más tecnológicas, como las instalaciones o la ilustración. Es como si el mercado ahora quisiera volcarse a la ilustración y dejar de lado el dibujo y le están llamando ilustración a cosas que no están en relación con otras textualidades.

- En el caso del dibujo llevado a libro, ya como un objeto, sería considerado como una categoría menor, pero con el dibujo podés narrar historias, por ejemplo, y eso no es poco.

- Es que siempre al dibujo se lo pone en relación a la pintura o al boceto, pero no como un lenguaje en sí mismo, y es un lenguaje rescatado por un montón de artistas, pero sigue estando un poco al margen.

- ¿Cómo relacionás este libro con el dibujo en las paredes, en papeles sueltos, en los baños?

- Con los dibujos en las paredes y en los baños en que son un tipo de dibujo más espontáneo, de comunicación, de decir cosas que me interesan, que me gustan, que me emocionen igual que ver un dibujo de un artista reconocido. Creo que la relación está en esa cuestión que tiene el dibujo de ser un lenguaje que está a la mano, por eso se dibuja en los baños, por eso dibujo yo también. Yo también vengo de laburar en las calles con un lenguaje que me interesó.

- ¿Y por qué te interesa particularmente el dibujo?

- Por eso que tiene de lenguaje primario, como que es un lugar de encuentro con las ideas, con lo que estás pensando, de reflexión. Quizás otro tipo de producción tiene más pasos, pero el dibujo es lo primero que te interesa. Para mí el dibujo es un lugar de introspección, de pensamiento, pero no esto de que pensás y después dibujás, sino lo que sucede cuando estás practicando esto. No es que tengo un dibujo pensado y lo hago, sino que cuando dibujo van apareciendo las preguntas y otros dibujos y se van armando.

- Acabo de ver en tu biblioteca una antología de la poesía surrealista, ¿qué tiene que ver esto que decís sobre el dibujo con la escritura automática?

- Tiene que ver con lo que a mí me ha influenciado y con lo que leí mucho. Después hay un montón de otras lecturas, pero eso puede ser como las primeras cosas que me conmovieron.

- ¿Hacia dónde se dirige tu búsqueda en lo artístico?

- Yo no hago sólo dibujo ni me considero sólo una dibujante, por ahí mi búsqueda artística está relacionada con un cruce, con una experiencia más subjetiva en relación con algo más político también, con un querer decir, eso es lo que se mantiene.

- ¿Qué cosas políticas pretendés mostrar a través de tu trabajo?

- Me parece que lo que quiero mostrar es que hay una subjetividad muy construida en relación al ideal de felicidad del capitalismo, de ser feliz y completo, y quizás la cuestión política desde el arte que hago está en rebatir ese ideal de felicidad del consumo desde un lugar subjetivo, desde una experiencia, desde una idea.

- ¿Esto puede leerse en Estructural si se contrapone la idea de ser feliz consumiendo a la de ser feliz cuestionando, que es lo que se trasluce en ese mundo de ciegos que proponés?

- Bueno, también estudio psicoanálisis, y por ahí estoy encontrando una punta. El otro día leí que en este mundo la angustia está dejada un poco de lado, como que no nos podemos angustiar, porque si te angustiás sos un depresivo, pero ser depresivo no es lo mismo que estar angustiado, porque no necesitás una medicación o comprar, que también una medicación sería como comprar, un placebo, entonces es defender ese lugar como un lugar de conocimiento, de construcción de sí mismo, de enfrentamiento con ciertas cosas, de cambio. Si no te angustiás, no podés transformar nada ni transformate. Un poco por ahí pasa mi búsqueda en este momento.

Dibujo Florencia Breccia


Sobre la editorial

Borde Perdido Editora es un proyecto independiente y autogestivo de la ciudad de Córdoba que comenzó su trajinar editorial en 2013 y tiene como premisa cruzar, atravesar y habitar las prácticas de la literatura y las artes visuales. Sabiendo de la endeble línea que divide géneros, la editora lleva adelante tres colecciones, una de ellas de poesía, otra de narrativa y una dedicada al dibujo.

La editorial propone una declaración de principios en formato de manifiesto, que expresa lo siguiente:

Breve Manifiesto Editorial

Si el libro es instrumento de saber, es arma de guerra:

palabra escrita que viaja por los cuerpos de quienes

quemados aún sueñan con el viaje, la excursión,

el sin sentido liberador: el deseo de lo imposible

(que no es el deseo de lo inasible).

En franca tensión fraudulenta con este

mundo literario -y literal-,

aparece BORDE PERDIDO EDITORA:

espacio-movimiento para (re)encontrarnos

quienes lean, escriban, editen:

actora-movimiento, acción-insinuación, intriga-movimiento:

proyecto laboral de edición de escritorxs sean

de los espectrales territorios que nos rodean o no, sean

de esta tierra, la tierra de los vivos que mueren, o de la otra,

la tierra donde viven los que mueren o no.

Entre ese espacio de muertos y vivos,

de muertos-vivos, y de vivos-muertos,

aparece la fantasmática BORDE PERDIDO.

Montaña, un nuevo espacio para las artes

Montaña, Espacio de Arte Contemporáneo, ubicado en Vicente Gil 562 de Ciudad, se propone como un proyecto en construcción que busca generar un espacio para la formación, producción y difusión del arte contemporáneo local.

Por eso es que apunta al desarrollo de muestras, eventos, clínicas espontáneas, residencias, workshops, charlas y cualquier tipo de encuentros que permitan el cruce entre distintos artistas y disciplinas.

Alejandro Frias

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:19
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic