Quincho MDZ

El "Peronismo Chu Chu" y el tipo de los orgasmos

La política mendocina ya no es solo "patalarrastra": se arrastra de cuerpo entero en algunos casos paradigmáticos. Unos diálogos tremendos.

La primera pareja llegó al hotel, tal como habían planeado con sus amigos. Tomarían "algo", como se dice usualmente en Mendoza, con la idea de planear el quincho del fin de semana, desde ahora, con mujeres, que ya se venían quejando y sintiéndose desplazadas. Por ello irían ambos "quincheros" con sus parejas. Al mismo tiempo, la otra pareja de amigos entraba al hotel, pero a otro, el de al lado. Se habían equivocado. El uno y el otro durante mucho tiempo estuvieron vinculados y ahora no. Son muy distintos, pero "muy" vecinos. Ambas parejas se entretuvieron esperando que llegara la otra, en vano, pero no desperdiciaron el tiempo.

"¿Nos vamos? Llegamos media hora antes para tomar un café tranquilos antes de que lleguen los chicos y todavía no nos atienden" -protestó la fémina justificadamente impaciente. Desde el fondo, con sus camperas y cartera se dispusieron a salir cuando en el café de adelante los frenaron y les prometieron atención. Retornaron a la mesa solitaria del fondo, casi a media luz y así fue: llegó una moza corriendo y les sirvió el café. No volvió más.

De repente se sentaron tres tipos mesa de por medio. No eran de acá. Y escucharon su charla, disimuladamente porque parecían preocupados.

- Este tipo está loco. Montó todo como para demostrar que tiene manejo de la situación y era mentira. ¿No se da cuenta que tarde o temprano se conoce que era falso? ¿Confía tanto en que repartiendo guita a los medios la gente les va a creer? Un día la gente va a dejar de ver y darle bola a esos medios que cobran por decir sus mentiras. Él está sumamente desacreditado, ¿no?

- Lo que me habían contado es que antes, el que se iba de gobernador de Mendoza lo hacía con una altísima imagen. Algo único en el país.

- Claro: único porque se iban del poder.

- Jajaja, así es. Porque en otras provincias ni se van, bah, salvo Santa Fe. Pero es cierto. Celso tuvo que ser enviado lejos fuera del país porque aquí estaba difícil que volviera a caminar por las calles tranquilo. Pero si volviera, no sé si no lo recibirían con aplausos y pedidos de perdón...

- No, pará. Tampoco es para tanto. Pero lo que ha hecho este tipo es increíble.

- ¿Qué dice Daniel?

- Daniel no tiene tiempo para decir nada, pero procesa todo. Quedate tranquilo. Los mendocinos tienen que saber que este tipo no va estar en un gobierno suyo. Entró por la puerta equivocada.

El silencio se hizo notorio y la pareja tuvo que hablar de algo para que no se dieran cuenta esos peronistas bonaerenses de que estaban tomando nota de un temón para tratar en el quincho.

En forma simultánea, la otra pareja hacía lo propio en el lugar errado. O no tanto. El lobby estaba plagado de caras conocidas y hacían un esfuerzo por juntar cara con nombre con cargo. Por lo pronto les había llamado la atención que en la entrada haya habido tres tipos pesados que salieron a fumar y charlaban. Era hora laboral y no estaban laborando. Más bien se los veía rosqueando. Un exministro, un ex "hombre fuerte" y un intendente.

"¿Qué hacen acá a esta hora, a la vista de todos?"- les preguntó un paseante que los conocía. Se miraron y la reacción de uno de ellos fue jocosamente dramática: "Estamos esperando que pase". "¿Que pase quién?", inquirió, ingenuo, el ocasional interlocutor. "Que pase un cadáver político. Le rendiremos nuestros respetuosos honores y... a otra cosa, pero rápido". Tremendo. Adentro habían estado con un exministro nacional.

En el café de este hotel, al fondo - abajo, la pareja distraída pedía una Coca Zero (ella) y un cortado (él) mientras aguardaban la presunta e inminente llegada de sus amigos, que ya estaban escuchando conversaciones en el hotel de al lado. "¿Será el Factor Chu Chu?", preguntó en voz alta el flaco y su pareja frunció el ceño mientras chupaba de la pajilla. ¿"Lo qué? ¿Estás bien amor?". "Muerto el Chueco, ¿bienvenido el Chupete"?, analizó con más especulación que datos el vago, con la mirada perdida en la barra, en la que se acodaba un puñado de dirigentes azulados. La mujer quedó con más dudas que certezas, pero siguió chupando, mientras relojeaba hacia la entrada, para ver si se arrimaban los amigos que presumían atrasados en la cita.

Mientras tanto, en la otra locación... Los tres tipos seguían su charla, ante la oreja parada de los protoquincheros. "La verdad es que Pepe metió la pata. El Paco le presentó al Omar y de ese trío el que salió ganando es el segundo. Estrecharon amistad y un enorme potencial a futuro, claro que si gana Daniel, por eso desde sus medios el tipo se la está jugando con todo" -largó el más veterano.

- Lo que no me explico es por qué, a la vez, le abrió sus portales para que Miranda le pegue tan fuerte al Paco. No entiendo a los mendocinos.

- Es lógico: Pepe y Omar, como han quedado en off side ante el grupo de Alberto Pérez, la otra pata de la interna, necesitan ganar, necesitan generar mística militante, necesitan no solo que el cabezón lasherino sume votos sino que, en lo posible, no entre solamente la camporista, la Sagasti sino que asome uno de los hermanos del emirato del sur. Miranda está en la boleta con Daniel. ¡Necesita despegarse de Paco en forma urgente!

- Te creería ese análisis, en todo caso, de no ser proque Paco también está en la misma boleta con su eventual "enemigo" Miranda.

- Paren un poco la manija, "mendocinólogos". Se olvidan que los tres van en la misma boleta: ¡la Sagasti también!

- Puta madre che. Pensemos una teoría creíble y posible porque si volvemos a La Plata con estas especulaciones terminaremos peor que Paco... ¡Qué rara es Mendoza!

Como los tres se dieron cuenta de que, además de las orejas, la perejita de mesa de por medio ya les habían clavado los ojos, giraron hacia ellos. El flaco hacía media hora que estaba tomando de una taza vacía. Y se notaba la falsedad del además. Volvieron sobre sí mismos. Ella manoteó el iPhone, torpemente. Él le tomó la mano y empezó a hablar de cualquier cosa, por ejemplo, del programa de radio de anoche.

- ¿Te conté amor del caos que fue el programa de anoche en la radio?

- No, no sé de cuál me hablás.

- Estuvieron la Balbo, Miranda, un médico que han puesto en la lista de Massa y que parecía segundo en la lista con el lasherino porque le avalaba todo y una encuestadora. Un caos.

- ¿Por? Parece gente seria.

- Parece. ¿Pero dice el dicho que no solo deben parecerlo sino serlo?

- No, nene, no. Es al revés: "Ser y parecer".

- Bueno, Miranda le dijo de todo a la Balbo y el otro tipo, un médico, no sé, nadie lo conoce, le aplaudía todo.

- Bueno, así es la política.

- Pero me contó un amigo que trabaja en ese grupo de medios que lo peor no estuvo al aire. Casi se agarran a las piñas, casi se van de la emisora, un desastre. Hubo uno que largó en la pausa comercial que la señora "no ha tenido un orgasmo en su vida...".

- ¡Ay, por favor! ¡No seas tan ordinario! ¿Cómo le van a decir eso a una mujer en una radio?

- El ordinario es el que se lo dijo. Pero no fue al aire.

- ¡Ni al aire ni fuera del aire! ¿Vos te imaginás a alguien hablando así de otro? ¡Y más si me decía que era gente invitada a un programa! ¿No te puedo creer!

- Creelo. Década ganada.

- Bueno, ya está. Vámonos. No me contestan los mensajes. Algo les pasó. Además no hay señal en este hotel. ¡Todo mal! ¡Y qué mal que atienden! Menos mal que es cinco estrellas....

Se pararon, buscaron a quien pagarle la cuenta. Al cabo de quince minutos alguien salió a cobrarles y no les pidió disculpas por la demora. Salieron escudriñando el 3G a ver si los amigos les respondían.

Lo propio hacían aquellos saliendo del hotel de al lado. Al punto que se cruzaron en esa tarea, justo cuando los teléfonos vibraban con mensajes de los otros. Se saludaron, intercambiaron risas, situaciones. De lejos se los vio haciendo señas exageradas, mientras trataban de resumir todo lo que habían escuchado y presenciado. Pero lo cierto es que ya tenían tema para charlar en el quincho, el domingo, con el resto de los amigos. Y esta vez, con mujeres: harían por primera vez un quincho no misogeno y por lo tanto, más realista y con más color. Y con menos puteadas, por cierto.

- ¡Ah, pero que las minas lleven el postre! -largó el bruto solterón machista del rugbier que no fue a Londres y mastica bronca, al responder el aviso enviado al grupo de whatsapp que todavía contiene solo a los varones. Y así seguirá siendo, porque los videos que se pasan en la semana son irreproducibles delante de una dama.


Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 13:36
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 13:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. EXISTEN LAS TIJERAS que anulan y o blanquean. la unica opcion (por ahora) y esperar sentados en el umbral de casa ...esperar ver pasar los cadavares de todos los partidos....lo importante es que lleguen al cementerio xq ultimamente en eso esta fallando la ciudadania, en ponerles el moño con destino al mas alla.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'