Deportes

Nadal encuentra la felicidad en los Juegos Olímpicos: "Ojalá fueran así todas las semanas"

"Estoy disfutando de una experiencia única. En un mismo sitio convivo con otros deportistas de otras especialidades. Es un honor. Estoy pasándolo muy bien.

Ni chofer en la puerta, ni suite de lujo en un hotel, los Juegos Olímpicos de Beijing ofrecen autobuses de línea y habitaciones en departamentos compartidos. Da igual, porque el español Rafael Nadal es feliz.

"Todo está muy organizado, pero te tienes que espabilar. En la villa olímpica no tienes un chofer en la puerta, ni una habitación grandiosa. Y eso no hace falta para ser feliz", dijo el número dos del mundo tras avanzar a la segunda ronda del torneo de tenis de los Juegos de Pekín.

"Esto te ayuda mucho a ver lo que es la vida real", comentó. "Ojalá muchas otras semanas fueran así, porque me encanta estar con otra gente. Y no siempre solo. Y por suerte el equipo español en estos Juegos es muy grande".

Campeón de Wimbledon y Roland Garros y virtual número uno del mundo, Nadal eligió alojarse en la villa en lugar de utilizar un hotel, lo que exige cierto peaje. El español ha tenido que aceptar posar con cientos de deportistas que, con mucho menos proyección mediática, no quieren dejar escapar la ocasión de fotografiarse junto a él.

"En la cena casi no podía comer. Era increíble la cantidad de atletas que se le acercaron. Habrá firmado como 100 autógrafos y se habrá sacado otras tantas fotos", dijo a dpa María Gabriela Best, remera de Argentina, un día después de que Nadal llegara a la villa. "Eran deportistas de Pakistán, de India, de Uganda, de Israel, de todo el mundo".

Nadal se convertirá el próximo lunes en el número uno del tenis mundial, desplazando de lo más alto del escalafón ATP al suizo Roger Federer, que dominó de forma hegemónica el circuito durante cuatro años.

Federer decidió alojarse en un hotel, y a la vista del revuelo que armó también en su primera visita a la villa olímpica, su decisión no era injustificada. El suizo, ganador de 12 torneos de Grand Slam, debió esconderse detrás de una puerta lateral para poder tener un poco de tranquilidad.

Es la tercera participación olímpica de Federer, mientras que Nadal jugó dobles en Atenas 2004 pero debuta ahora en individuales.

"No me importa. Estoy disfutando de una experiencia única", dijo el español. "En un mismo sitio convivo con otros deportistas de otras especialidades. Es un honor. Estoy pasándolo muy bien. Y las fotos me las hago sin problemas porque quienes me las piden son como yo, deportistas".

De hecho, el mismo Nadal confesó hoy que el domingo se tomó una fotografía con otra de las grandes estrellas de los Juegos, el estadounidense Michael Phelps.
En Imágenes