Deportes

El estadounidense Phelps ganó otro oro

Estados Unidos y Michael Phelps ganaron otra presea de oro en el relevo de 4 x 100 metros libre, el cual fue ganado de forma milagrosa ante Francia.

El estadounidense Jason Lezak salvó hoy con un récord mundial a su compatriota Michael Phelps, que puede seguir soñando con la hazaña de ocho oros en la natación de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Lezak dio vuelta en los últimos metros la que parecía una derrota segura ante Francia en los relevos 4x100 libre para darle el segundo oro a Phelps.

Estados Unidos se llevó el oro con un tiempo de 3:08,24 minutos, récord mundial que tritura la marca anterior, los 3:12,23 del domingo en la clasificación para la final de hoy.

Francia, que vio hundirse a su estrella Alain Bernard, registró un tiempo de 3:08,32 minutos, una marca estratosférica que sin embargo fue muy amarga para los "bleus". Australia fue bronce con 3:08,91.

Los tiempos dan una idea de la notable final vivida en la gris mañana de Pekín por miles de espectadores en el "Cubo de Agua": además de Estados Unidos, Francia y Australia, también Italia y Suecia rompieron el récord mundial vigente hasta hoy.

Pudo ser récord y festejo para Francia y su supermusculoso velocista Bernard, porque así se perfilaba la historia: parecía casi seguro que Francia ganaría la prueba y Phelps se despediría de su sueño de superar los siete oros de Mark Spitz en Múnich 72.

En el primer relevo el australiano Eamon Sullivan, la otra estrella de la velocidad junto a Bernard, tomó una buena ventaja que Phelps sólo pudo reducir en el final para llegar a 27 centésimas del "aussie".

Garret Weber-Gale asumió el control para Estados Unidos en los segundos 100 metros por apenas un suspiro, tres centésimas sobre Fabien Gilot. Australia se había desfondado con Andrew Lauterstein.

Entonces apareció el veterano Frederic Bousquet. El nadador de 27 años fue una segundo y dos centésimas más veloz que Cullen Jones, y el agua de la piscina olímpica parecía más "bleu" que nunca. Bernard, el gran y veloz Bernard, no podía fallar.

Pero lo hizo, y de la manera más amarga para sus compatriotas. Pese a que su ventaja se iba reduciendo imperceptiblemente, el francés tenía un margen apreciable a su favor en los 25 metros finales, los mismos en los que Lezak se puso un "turbo" para desatar un estallido de euforia en Phelps, que seguirá soñando al menos una noche más.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|06:01
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|06:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic